Opiniones

La inseguridad ciudadana y las rondas campesinas

El asesinato de 2 policías que intentaron frustrar asaltos uno en Pisco y el otro en Juliaca días atrás solo abonan a nuestra tesis que la inseguridad ciudadana se viene incrementando de manera insostenible y violenta, el riesgo de los ciudadanos de ser la próxima víctima se ha incrementado y está claro que hoy no existe un ámbito seguro.

Ante esta realidad el insistir en proponer a las Rondas Campesinas como solución a la Inseguridad Ciudadana fue solo el inicio de una serie de errores políticos en el sector Interior que ha significado la vergonzosa salida de siete ministros, cuatro comandantes generales de la PNP y varios viceministros del sector Interior todo ello en un año de la gestión de Pedro Castillo; es decir, el problema creciente de la criminalidad y la delincuencia se trasladó al ámbito político en vez de centrarse en soluciones integrales y articuladas, el gobierno debe de entender que los profesionales del Orden Público son los policías y a ellos se les debe respaldar desde el más alto nivel del gobierno, de lo contrario las cifras de criminalidad y violencia urbana se seguirán incrementando. 

La propuesta inicial del Gobierno de Pedro Castillo Terrones de encargar la Seguridad Ciudadana a las Rondas Campesinas en las ciudades, en mi opinión se trató de un desconocimiento total de la problemática, la falta de una visión holística.

También un error de percepción debido a la realidad intercultural y multicultural del Perú, realidad que es hábilmente utilizada por la izquierda comunista para manipular y utilizar con fines políticos al amplio sector de la de la desinformada población peruana de origen andino (quechua, aimara) o amazónico, mayoritario en las zonas rurales.

En el artículo 166 de la actual Constitución, la Policía tiene por finalidad fundamental, Garantizar, Mantener y Restablecer el Orden Interno, restar atención y ayuda a la comunidad, Garantizar el cumplimiento de las Leyes y la seguridad del patrimonio Público y Privado, Previene, Investiga y Combate a la delincuencia. 

Pero afirmar que los Ronderos podrían encargarse de la lucha contra la inseguridad ciudadana en las grandes ciudades del país es un error muy común en las relaciones de interculturalidad, es decir en donde participan o interactúan dos culturas diferentes, en este caso:

1. Los Ronderos pertenecientes a una cultura rural

2. La seguridad ciudadana en las grandes ciudades perteneciente a una cultura urbana muy diferente a la realidad andina o amazónica. 

Este error muy común en las relaciones interculturales es un error de percepción por simple desconocimiento de “la otra cultura”, error que durante los 201 años de vida republicana el Estado Peruano  acentuadamente centralista, ha venido cometiendo en sus relaciones con las poblaciones indígenas, nativas u originarias del Perú; y que ha sido motivo de múltiples teorías  y estudios sociales, históricos y antropológicos sobre cómo el Estado debe gobernar en las comunidades campesinas, comunidades nativas amazónicas e identidades etnolingüísticas del Perú (aproximadamente 70 lenguas incluyendo el quechua y el aimara).

Producto de este desconocimiento de “la otra cultura” el Estado peruano, centralista, criollo, limeño estuvo en 200 años de República distante y ajeno al mundo rural y provinciano, tomando decisiones desde el gobierno del Estado sobre “la otra cultura” del “Perú profundo” tomando algunas determinaciones equivocadas por exceso y cuando no lo hacían, la indiferencia y consecuencia era mayor. 

Pero en el caso del gobierno de Pedro Castillo Terrones, por primera vez sucede un fenómeno a la inversa, es la cultura del medio rural la que gobernará en el Estado Peruano desde la ciudad capital, centralista y criolla. Los Ronderos de Pedro Castillo corren el grave riesgo de volver a cometer el mismo error que durante 200 años ha cometido la República: desconocer “la cultura del otro” y tomar decisiones en el gobierno sobre una cultura y contexto que desconocen, que no les pertenece y a la cual históricamente no quieren.

Ese mismo error de percepción podría presentarse en otros aspectos de la política del gobierno de Castillo, y ése no sería un problema de polaridades de ideologías políticas izquierda/derecha o comunismo/capitalismo, sino que se trata de otro tipo de polaridad, no tan sólo ideológica, ni política, sino adicionalmente más bien cultural: campo/ ciudad, rural/urbano, provincia/capital, sierra/costa, blanco/indio, criollo/cholo, etc., etc. de los cuales la polaridad rural/urbano es la más antigua y data desde los orígenes mismo de la civilización, con las primeras ciudades, Caral en el caso del Perú. 

Las polaridades Lima/provincias, blanco/indio etc., provienen de la época del virreinato; mientras criollo/cholo e izquierda/derecha, capitalismo/comunismo son más recientes, de la República o el siglo XX.

Finalmente, el gobierno de Pedro Castillo entra en su segundo año con 5 carpetas de acusaciones Fiscales, con nuevas acusaciones por corrupción e incapacidad de gestión que se traducirá más temprano que tarde en serios problemas de gobernabilidad.

César ORTIZ ANDERSON

Presidente de APROSEC

www.aprosec.org

Cel.: 999316197 / 998160756

Fan Page:  Aprosec-PERU

 


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Banner promociona tu negocio 9ef7ef93 4f61d568

Aplicacionnueva b20fadd9 8d578dd2 67e873f6



Más leídas - Cesar Ortiz Anderson


Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00