Opiniones

Un corazón inmaculado en medio de un mundo corrompido

“A poco que hagamos un alto en el itinerario, observaremos el singular privilegio de contar con una impecable Abogada, siempre vinculada a nosotros, a fin de que toda la humanidad sea una sola familia”.

Por Víctor CORCOBA HERRERO

El mundo requiere de voluntades auténticas y trasparentes, unidas y reunidas contra la fiebre del espíritu corrupto, que todo lo embadurnan de inestabilidad y conflictos, poniendo continuamente en peligro el desarrollo social y económico, así como las instituciones democráticas y el Estado social y de derecho. Hay que abandonarse, despojarse de lo mundano, para empezar un camino de conciliación hacia todo aquello que nos vive de verdad. Tomemos el testimonio de María, un latido inmaculado y místico, revestido de bondad desde el principio. La belleza incontaminada de la Madre del amor hermoso de todos los vivientes, ha de ser nuestro horizonte a abrazar, para que las obras humanas no se vuelvan contra la humanidad, sino que sirvan para el desarrollo vivencial de este poema interminable al que aspiramos, cargado de autenticidad y luminosidad ante las sombras de nuestros andares.

Lo importante es irradiar cercanía y vitalidad de renovación personal, que es lo que en realidad nos vuelve libres y humanos. Ciertamente, aunque el mundo se hunda en la falsedad, siempre emergerán los brotes de la evidencia a través del amor. No olvidemos que somos hijos del nítido querer celestial, no de la autoridad; y, por ende, el poderío no debe ser lo nuestro, sino la capacidad de entrega y servicio permanente, como poetas en guardia. Son esas pulsaciones líricas, inherentes a nuestro palpitar por aquí abajo, las que no hacen entrar en el ser de las cosas y enternecernos con el silencio de sus abecedarios. Así surge el furor de la inspiración, las grandes elevaciones del alma, para que no perdamos el sentido de lo que uno es, absolutamente nada sin la trascendencia del Dios-Creador, del Dios-Redentor, y del Dios-Espíritu; injertándonos en un universo sistémico, previo hacernos verso celeste.

Lo terrícola es lo que nos endiosa de hipocresía hasta socavarnos al propio aliento que necesitamos para poder caminar. Realmente todo se vacía de pureza y se envicia de perversión. La inmoralidad de esta época es tan manifiesta que nos impide crear conciencia de existir, escuchar nuestra voz interior que vale por mil testigos, y dar continuidad poética, al modo de pensar y de vivir. Nunca es tarde, por consiguiente, para repensar nuestro camino. La espiritualidad de la Inmaculada Concepción, seguro que nos ayuda a reencontrarnos con lo puro, con ese infinito amor que todo lo abraza, sensible al Poderoso y también a la comunión con aquello que nos acompaña en el trayecto. A poco que hagamos un alto en el itinerario, observaremos el singular privilegio de contar con una impecable Abogada, siempre vinculada a nosotros, a fin de que toda la humanidad sea una sola familia.

La corrupción es un gran lastre que está ahí, en cualquier parte del mundo. Tenemos que saber que nunca florece tarde para levantarse de las caídas, y que los linajes, son un sumatorio de ramas que nos embellecen unidos; puesto que, las raíces de nuestra presencia se postran en la gracia infinita del Creador. En realidad, nada somos por si mismos. Solo a través de la cooperación y la implicación colectiva, podremos superar el impacto negativo de lo putrefacto. Sin duda, hemos de poner en valor la honestidad, la mejor de todas las artes desatendidas. Para ello, contamos con la valentía de María, nuestra eterna Inmaculada, que se resistió a todo soplo corrompido. Es cuestión de continuar sus dóciles huellas, de afirmarnos y de reafirmarnos en el sí de la lucha contra el seductor y sus negros estímulos, para que no se contaminen nuestras propias pulsaciones y custodiemos el bien que todos llevamos.

En un espíritu corrompido no cabe el decoro. Indudablemente, en la concepción inmaculada de María, estamos todos convocados a mostrarnos conformes a la aurora del mundo nuevo, en perenne transformación y en recreación idílica. Naturalmente, el pan sucio de la corrupción hay que quitarlo también de este mercado mundano, porque los únicos que pagan el precio son siempre los más vulnerables. Se trata de no dejar a nadie en el camino, pues, no es un lema ocioso; ha de ser un plan de acción incesante que abarque toda la visión de los derechos humanos. Asimismo, Ella, la nívea estrella de la mañana nos reafirma su proclama de bondades y virtudes, junto a la alborada protectora que nos confirma la espera, el nacimiento de la claridad en nuestras vidas, el principio de nuestra esperanza verdadera y el final de los callejones con salida al consumismo. La partida es la pureza.

Víctor CORCOBA HERRERO / Escritor Español / [email protected]


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
2 e4cad9e6

Ata2 c6658526

Efemerides2 bef73a75

Champion c4530bab

Cesaropinion 10ceb177

Banner tpd 60151c3a

Banner promociona tu negocio 9ef7ef93 4f61d568

Aplicacionnueva b20fadd9 8d578dd2 67e873f6




Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00