Clásico Alianza Vs. Universitario

Un día azul, blanco y rojo

A pocos días del nuevo clásico de enfrentamiento entre los equipos eternamente rivales: Alianza Lima vs. Universitario de Deportes recordaremos una de las tragedias más lamentables que tuvo que pasar el fútbol peruano.

A pocos minutos de acabar el partido 2-1 ganado por Universitario de Deportes, se comenzó una gresca en el sur del estadio. Rápidamente, llegó la información de que un hincha había caído de uno de los palcos y se encontraba gravemente herido. 

Un joven de tan solo 24 años quién se encontraba en el palco C-128 el 24 de septiembre del 2011. Un hijo, hermano, amigo; más allá de la camiseta, un ser humano. Walter Oyarce, un estudiante de Ingeniería Industrial e hincha hasta la muerte del equipo de sus amores Alianza Lima. 

Su cuerpo tendido en el pavimento daba señal de la fatídica noche que vivieron todos los peruanos, pero sobre todo la familia Oyarce. El estadio monumental se tiñó de rojo, desesperación y miedo. Las arengas blanquiazules fueron la supuesta provocación hacia los hinchas cremas tras su accionar vandálico. Saltando de palco en palco se acercaban estos 4 sujetos a correazo limpio y rompiendo todo a su paso. La violencia con la cual se dirigen a los palcos era extremadamente peligrosa, sin importarles que había madres, niños, personas vulnerables; según la versión de los aliancistas, ellos salieron en su defensa y para tratar tranquilizar a estas iracundas personas que se dirigen con el único objetivo de lastimar a los palquistas; decidieron intervenir, pero fue en vano. El forado en la puerta, vidrios rotos, sangre por doquier, botellas, entre más evidencias de la fatídica agresión dieron pie a despues de 4 años la sentencia del “Cholo Payet” y “Loco David”. “Lo tiraron como una bolsa de basura” según uno de los testigos protegidos por la fiscalía. Alzaron su pierna derecha dando la espalda hacia la cancha, lo golpearon y con sus dos manos a la altura del tórax lo empujaron por más de 9 metros según el Reporte Policial.  

Ya hacia tendido el cuerpo del joven Walter Oyarce y a pesar de eso, aún había barristas arrojando objetos desde los palcos hacia el cuerpo. La fiscalía dio a conocer que las lesiones de Walter ayudaron a determinar la trayectoria de su caída; lo empujaron, impactó su cuerpo contra el muro de concreto y terminó en el piso a una velocidad de 0.15 segundos equivale a 17 km/h. Tuvo fractura del omoplato, fractura del cráneo, rotura de costillas, lesión en la mano derecha y una en el antebrazo izquierdo y la más importante, la lesión pro-morte por eso no hay sangre en el palco, sus vasos sanguíneos se congelaron segundos antes de ser lanzado. Las cámaras de seguridad no grabaron la caída, pero sí los momentos previos y posteriores. Según ha informado el diario La República, el gerente de Imagen de Universitario de Deportes es esposo de la primera hermana de “Loco David”, un gran detalle que los medios apuntan como “desaparición”.  

La sentencia de 35 años a los dos sujetos y los días posteriores pusieron en vilo al país, todo estaba muy turbio e intenso.  Les dieron una de las sentencias más largas que tiene la justicia peruana, muchos salieron a decir que esa condena no se les da ni a los violadores. Los padres de los acusados defienden por todos los medios la versión de que Walter se cayó solo y el padre de Walter salía a desmentirlos. Aquí el dolor de estas familias era muy fuerte, pero como el mismo padre de Walter lo dijo en una entrevista “Entiendo su dolor, pero no lo comparto”. Ese día se perdieron varias vidas, la de Walter Oyarce y la de los sentenciados que saldrían aproximadamente en 2042. El señor Oyarce se mantuvo muy firme ante las circunstancias, salió en todo momento a pedir justicia, pero sobre todo a exigir que esto no volviera a suceder. “Ellos pueden ir a visitar a su hijo, pueden verlo, abrazarlo, festejar su cumpleaños; yo tengo que ir a visitarlo al cementerio”. Walter Oyarce. 

Dado la muerte de Walter Oyarce, la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional (ADFP) tomó la decisión junto al ministerio del Interior de que los partidos del torneo descentralizado del fútbol peruano se jueguen sin público, como medida preventiva tras la fatídica muerte del hincha aliancista luego del clásico entre Universitario y Alianza Lima. Esta decisión fue aceptada por los hinchas, ya que todo era muy reciente y aún se sentía ese vacío latente en el estadio. Mientras había otros que la rechazaban ya que no consideraban que debían ser responsables por estos dos asesinos que no representar a las barras de los equipos. 

Algo sí es cierto, hay violencia cada vez que se juega un partido y se debe frenar. Ese día murió Walter, mañana puede ser otro ser humano. No se debe poner la euforia del partido por encima de los valores que nos han inculcado. Más allá de la camiseta que seas, eres un ser humano y se debe tal respeto.

Vannia Valdivia


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Efemerides2 bef73a75

Carna2 ad27cf07

Sepa a78df1e7

Champion c4530bab

Cesaropinion 10ceb177

Banner tpd 60151c3a

Banner promociona tu negocio 9ef7ef93 4f61d568

Aplicacionnueva b20fadd9 8d578dd2 67e873f6



Más leídas - Fútbol Nacional


Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00