Opiniones

El factor delincuencia extranjera y venezolana en particular

Por Cesar Ortiz Anderson

Son por los menos dos décadas donde la delincuencia en general y la organizada en particular viene ganando terreno en la Ciudad de Lima, los delitos urbanos están presente en todos los Distritos de la ciudad, así como en las principales ciudades del País, somos conscientes que existen una serie de deficiencias ya conocidas en nuestro sistema de Justicia, Fiscalía, Policial y Sistema Penitenciario, pero también tenemos una desidia en nuestros políticos en relación a este fenómeno, como es posible que luego de 4 gobiernos no exista una clara Política de Estado Anti-Delito, ante un fenómeno que afecta hoy a la Sociedad en su conjunto, desde que a inicios del anterior gobierno con PPK, que permitió irresponsablemente el  ingreso de más de un millón de ciudadanos venezolanos, sin mayores controles y filtros Migratorios,  que hasta la fecha y gracias a la corrupción no están funcionando adecuadamente el control.

En este nuevo Gobierno Pedro Castillo en su mensaje a la Nación el 28 de Julio planteo que todo aquel extranjero que cometiera un delito en el País, seria inmediatamente expulsado, y ello empezaría al tercer día de su mandato,  pero al no tener frontera con Venezuela y estando las fronteras cerradas producto de la pandemia, lo que podría hacerse es realizar un trabajo Integral y Articulado, bien planificado, empezando con las coordinaciones con Interpol y plantear algún convenio con el País de origen de los infractores de la Ley, para coordinar así su expulsión vía aérea, estrategia que no es nueva, ya que recordemos que en la gestión anterior del ministro del interior Carlos Moran salieron vía aérea, con aviones propios y en vuelos chárter, hasta en  tres oportunidades, venezolanos que fueron expulsados a su país, gracias a coordinaciones con Interpol y la Policía Venezolana, pero  incluso algunos de los que fueron expulsados, como quedó demostrado con el horrendo crimen en el doble asesinato en el Distrito de San Martín de Porres, una de las victimas había sido expulsado e ingreso nuevamente al País, mientras exista corrupción en la frontera y no tengamos un mecanismo adecuado de controlar adecuadamente los ingresos de ilegales no se podrá evitar ello.

Es importante aclarar que antes del ingreso masivo de Venezolanos, Lima y varias ciudades del ´país ya venían sufriendo un importante número de delitos, con modalidades como, Marcas, Raqueteros, Extorsionadores, Sicarios, hurtos y robos en cualquier lugar y ámbito, pero el factor de la  delincuencia venezolana fue la gota que derramo el vaso, comenzó a darse una delincuencia mucho más violenta, con más armas de fuego en manos de los delincuentes, con nuevas modalidades, como los dos asaltos que sufrió el centro comercial Jockey Plaza, los robos de relojes de alta gama ,incluso con bandas delictivas muy peligrosos como los del Tren de Arawa,  para que se hagan una idea de la gravedad, hace cinco años habían 37 internos venezolanos en nuestras prisiones, hoy son 1,167 los venezolanos que se encuentran detenidos, cifra que representa el 47% de toda la población penal extranjera, al menos 639 de estos delincuentes han sido sentenciados por robos agravados o están acusados por esa modalidad delictiva y no se trata de xenofobia ya que hablamos del casi  2% de venezolanos involucrados en el delito, de más de un millón de ellos que ingresaron al País.

La delincuencia es activa y dinámica, pero se incrementa con las modalidades y un accionar de extrema violencia traída de otros Países, hace que ya no solo la percepción, sino la victimización este aumentado y en delitos donde cada vez más el uso de armas de fuego es una constante. 

Finalmente, hay propuestas que estoy convencido que ayudarían a reducir el número y frecuencia de los delitos, el combatir la raíz del mal que es la corrupción como base, además de trabajar propuestas como, un mayor trabajo de inteligencia policial en las calles, activar las penas acumulativas, sanciones más  severas para la reincidencia delictiva, una mayor sanción para el infractor en delitos agravados que es menor de edad, sobre todo en el de sicariato, tolerancia cero a la impunidad, entre otras propuestas, lo importante será sentar las bases ya que hablamos de un trabajo a mediano y largo plazo. 

Cesar Ortiz Anderson

Presidente de Aprosec

www.aprosec.org

Cel.:999316197 / 998160756

Fan Page:  Aprosec-PERU


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00