Opiniones

Uchuraccay y la verdad esquiva

Por Augusto Lostaunau Moscol 

“Seguimos bajando en una noche cada vez más presente, huyendo y hallándonos a cada paso

sin saber que era un juego pactado por los dioses en ese escenario de siempre”.

José Eduardo B. Gutarra. Pasacalle (2011).

El 26 de enero de 1983 en Uchuraccay –una especie de comunidad campesina perdida en los mapas del Perú y en el tiempo- se produjo el asesinato de ocho periodistas, el guía y un comunero. Ellos fueron: Eduardo de la Pinella, Pedro Sánchez, Félix Gavilán (de El Diario de Marka), Willy Retto y José Luis Mendívil (del diario El Observador), Amador García (Revista Oiga), Jorge Sedano (diario La República), Octavio Infante (diario Noticias de la ciudad de Ayacucho), el guía Juan Argumedo y el comunero Severino Huáscar.

La noticia recorrió rápidamente todos los medios de comunicación nacional e internacional. Se comentó mucho sobre la “Matanza de Uchuraccay” en las mesas familiares, en los colegios, universidades, sindicatos, plazas públicas, etc.

Inmediatamente el gobierno del arquitecto Fernando Belaunde Terry conformó una Comisión de Alto Nivel para investigar lo ocurrido. Esta comisión fue integrada por el escritor Mario Vargas Llosa, el Decano del Colegio de Periodistas del Perú, Mario Castro Arenas y el jurista Abraham Guzmán Figueroa.

La Comisión Vargas Llosa –como se le denominó- debería emitir un informe a los treinta días de su instalación, pero, él mismo recién se conoció el 4 de marzo de 1983.

El historiador Alberto Flores Galindo señala que:

“Hasta el primer mes de 1983, por Ayacucho deambulaban unos personajes incómodos, provistos de máquinas fotográficas y lapiceros, que bajo el pretexto de informar se ofrecían como eventuales testigos. El ejército comenzó a hostigarlos. El 7 de enero los corresponsales establecidos en Ayacucho protestan por la forma violenta en que se les impide realizar su misión. Días después, el 26 de enero, 8 periodistas y un guía fueron asesinados en Uchuraccay” (Buscando Un Inca).

La pregunta es ¿por qué los fotógrafos y periodistas empezaron a ser personajes incómodos en Ayacucho? La respuesta es que el gobierno del arquitecto Fernando Belaunde Terry el 21 de diciembre de 1982, mediante decreto supremo, entregó el control del orden interno de Ayacucho a las Fuerzas Armadas, siendo el General Roberto Clemente Noel Moral designado como el primer Jefe del Comando Político Militar de la Zona de Emergencia (diciembre de 1982- diciembre de 1983).

De esta forma, el Gobierno civil entregó la solución del problema a los militares. Aunque, el propio presidente Belaunde intentó una rendición senderista el 26 de diciembre. Sendero rechazó cualquier rendición y, por el contrario, los primeros días de enero de 1983 asesinaron al alcalde Víctor Raúl Tapahuasco (Acción Popular) y al cabo de la Guardia Republicana Chávez Ruelas.

Entonces, el 14 de enero de 1983, un destacamento de los Sinchis –destacamento policial- incursionó en la comunidad de Vinchos y asesinaron a tres comuneros (Clímaco Portal, Zenobio Yupanqui y un NN) en sus domicilios. Además, se denunció la violación de una niña de 9 años. Un día después, otra patrulla de Sinchis, incursionó en la comunidad de Antasco (a 93 kilómetros de Andahuaylas) y dieron muerte a ocho comuneros.

Las incursiones y los asesinatos se hicieron “cosa común” en las zonas de emergencia, la autoridad civil había declinado su rol de Estado, entonces, la población tenía en los periodistas el único medio para denunciar cualquier abuso.

Ser periodista o fotógrafo en Ayacucho desde 1983, se convirtió en la profesión más peligrosa del país. Ya anteriormente lo había sido ser profesor.

Jorge Luis Mendivil, periodista del diario El Observador, publicó el artículo Violencia, Suspenso y Recogimiento. La Pasión Según Ayacucho (5 de abril de 1982), donde escribió que:

"Algo que se ha repetido hasta la saciedad; que la actual violencia tiene mucho que ver con el estado de postración económica que hasta nuestros días sufren nuestras provincias. ¿Acaso el ejército podrá liquidar al hambre, ese principalísimo agitador terrorista?”.

Mendivil fue uno de los ocho periodistas asesinados en Uchuraccay, el 26 de enero de 1983, un mes después que el gobierno central designara al General Noel Moral como Jefe del Comando Político Militar de la Zona de Emergencia.

Los analistas de medios de comunicación del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, de seguro que habrán leído los artículos de Mendivil y conocían su posición sobre la intervención del ejército en la solución de la violencia política existente en Ayacucho.

Fue un periodista que buscó tener una visión objetiva de la realidad. Ser objetivo es ser –muchas veces- peligroso. Un peligro inaceptable en ese lugar y en ese momento. Esa peligrosa objetividad lo llevó a cuestionar los comunicados oficiales sobre los hechos. Y, entonces, buscó acercarse a la realidad de las comunidades. Allí fue donde la muerte lo encontró. Cuestionar “la historia oficial” lo acercó a Uchuraccay, donde finalmente encontró la verdad.

El 30 de enero de 1983, el General Roberto Clemente Noel Moral, realizó una conferencia de prensa donde señaló que, los comuneros confundieron a los periodistas con elementos terroristas. Los comuneros por ser gente de poca cultura confundieron los lentes de las cámaras fotográficas con armas de fuego. Además, los periodistas portaban una bandera roja. De esta manera, los periodistas fueron asesinados por una suerte de “hombres buenos pero ignorantes”.

La Comisión Vargas Llosa en su informe llegó a la misma conclusión. Utilizando un lenguaje plagado de conceptos filosóficos y antropológicos concluyeron que los comuneros por su ignorancia, asesinaron a los ocho periodistas, al guía y a su acompañante.

El círculo se cerró. Y, pese a que las fotos tomadas por Willy Retto demuestran que los comuneros dialogaron con los periodistas. El círculo sigue cerrado. La verdad sigue esquiva.

*Texto publicado en el 2013 por los 30 años de la Matanza de Uchuraccay.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00