Opiniones

El narcotráfico en la cuarentena: De la reactivación al afianzamiento de la exportación aérea y marítima de cocaína.

Escribe Jaime Antezana Rivera.- Así como se están reacti­vando las actividades empresa­riales legales, también se reac­tivan las ilícitas y criminales. Pero con una diferencia: las ilícitas y criminales, al igual que las informales, empeza­ron hacerlo antes que acabe la cuarentena implementada por el gobierno para paliar la pandemia del coronavirus que recalo aquí a inicios de marzo pasado.

El narcotráfico, una de las actividades empresariales cri­minales más importantes del país y a nivel global, empezó a reactivarse antes del fin de la cuarentena. ¿Por qué reac­tivación? Reactivación porque este negocio -al igual que otros negocios- se paralizó por la cuarentena que empezó en la segunda quincena de ese mes. Se puede distinguir dos mo­mentos.

La lenta reactivación del narcotráfico. 

El primero, entre abril y mayo, la reactivación del trá­fico ilícito de drogas discurre por vía aérea y marítima. En cuanto a la vía aérea (no por los vuelos en los aeropuertos regionales y nacionales e in­ternacionales que aún no se reactivan), los narcotrafican­tes reactivaron los narcovue­los por pistas de aterrizaje clandestinas.

A fines de abril, dos nar­covuelos en el Vraem reinició la vía aérea. El 27 de ese mes, según una fuente del Ene, sa­lieron dos vuelos con droga de la comunidad nativa de Katungo-Kempiri, en el distri­to de Río Tambo, provincia de Satipo, Junín. “En la quebrada Machorene funcionó el labo­ratorio. Ahí han elaborado la droga. La raya (pista) estaba en Katungo”, señaló.

Estos vuelos, ocurridos en plena crisis sanitaria por la pan­demia del coronavirus, en comu­nidades nativas del río Ene no solo reactivan los narcovuelos en el país rumbo a Bolivia, sino que, después de cuatro años, en el Vraem. Una digresión: desde el 2008 hasta el 2016, el Vraem fue el centro neurálgico de los narco­vuelos en Perú. Luego se desplaza a otras zonas.

Después de casi un mes, el 20 de mayo, según la Agencia An­dina, “la policía nacional con la Policía Federal y la Fuerza Aérea de Brasil incautaron 420 kilos de cocaína que eran transportadas a bordo de una avioneta en la re­gión Loreto”. Cabe destacar que la nota policial no indicó como fue y el lugar de la interdicción de la droga y la narco-avioneta.

Días después, el 27, la policía incautó 172,980 kilos de cocaína en el Muelle 1 del puerto del Ca­llao, en la zona denominada Proa Bay 6. La droga fue hallada en un bulto forrado con plástico color negro con cuatro maletas en su interior, que contenían un total de 161 paquetes rectangulares en el portacontenedores “Valparaíso Express” de bandera alemana.

Estos datos mostraban una lenta reactivación de la expor­tación transnacional por la vía aérea y marítima de cocaína a Bolivia, Brasil y Europa. Era una reactivación de la exportación de la cocaína más no de la produc­ción de coca y drogas en plena cuarentena. En ese sentido, lo que salía –y aún sigue saliendo- del país es el stock de cocaína acumulado.

La intensificación del tráfico ilícito de drogas. 

El mes de junio, periodo del desborde de la cuarentena por la informalidad, sectores que expre­san las profundas desigualdades en el país, no solo se afirmaran es­tas dos vías de la reactivación del narcotráfico, sino que se afianzan y -en un caso- se articularan. Y, a fines de este lapso, se reanimará la producción de coca y drogas en los valles amazónicos.

Así, el 18 de junio, la policía destruyó una pista de aterrizaje clandestina de 800 metros en el sector Las Dunas, en el distrito de Mórrope, en Lambayeque. Las bandas utilizaban el modus ope­randi “bajo el ala” consistente “en el arribo de la aeronave” y un “individuo sube los paquetes de droga y los lanza al mar o zonas ya previstas para su recojo y pos­terior distribución y comerciali­zación” (Correo 19.06.2020).

Más claro, este nuevo modus operandi consistía en transportar vía aérea (como lo hacen con me­dianas embarcaciones) los carga­mentos de cocaína mar adentro y lanzarlos en lugares donde lo re­cibían y subían a buques, asimis­mo lo lanzaban a zonas terrestres para su distribución en camione­tas en la misma región o fuera de ella. Esta pista, según la policía, fue detectada en enero pasado y habría sido utilizada por avione­tas Cessna y Super Stol.

Es decir, que la pista funcio­naba desde antes y en plena pan­demia Los vuelos también salían fuera territorio nacional. ¿A qué país? Fuentes consultadas indi­can a Colombia. Era la primera vez en el Perú que el narcotráfico utilizaba una pista de aterrizaje cercana al mar para la exporta­ción marítima y aérea de la cocaí­na. Un parte de los narcovuelos lo fortaleció.

Tras la destrucción de la pis­ta de aterrizaje en Mórrope, los narcotraficantes habrían optado por incrementar nuevamente la infiltración de la cocaína por la cadena logística del puerto del Callao. Así, el 25 de mayo, en el Terminal Portuario Muelle Sur, concesionado a DP World, cayó más de media tonelada de cocaí­na camuflado en algas.

Los datos indican eso. En casi un mes, se duplicó el volumen de incautación en el puerto del Callao: de 172 a más de 500 kilos, volviendo a ser el principal puer­to de salida de esta sustancia. Esta incautación es, igualmente, mayor a la última incautación pre-pandemia: 296 kilos a un nar­co-ninja, el 6 de marzo, cuando pretendía camuflarlo en un con­tenedor.

A fines de junio, un golpe en el Vraem, que apuntaba a esa sa­lida, fue la incautación de 1,200 kilos de cocaína liquida en un “megalaboratorio” en Alto Par­huamayo, Canayre, Huanta, Aya­cucho (La República 29.06.2020). Esa carga, de haber salido, se hu­biera dirigido a Lima y salido por el puerto del Callao. Un fuerte golpe al narcotráfico en el Vraem en plena cuarentena.

También retomaron otra sali­da que dejaron de utilizar con la pandemia. La incautación de 81 sacos con 1440 paquetes de dro­ga, cerca en el río Pichas, el 20 de junio, en el distrito de Meganto­ni, La Convención, Cusco (Caretas 29.06.2020). Ese cargamento iba a salir en un narcovuelo a Bolivia por una pista de aterrizaje clan­destina en esa zona.

Otros datos abonan ese pro­ceso. Según otra fuente confiable del Vraem, se han habilitado otras pistas de aterrizaje en el valle del Ene. En concreto, dos pistas ac­tivas en comunidades nativas del Ene: uno, en la playa del río Kempire, en Los Ángeles de 700 metros y, dos, entre Buenos Aires y Progreso, a 5 km de Pampa Ale­gre, de unos 500 metros.

La reanimación de la produc­ción de coca y drogas. 

Paralelamente, hay una re­animación de la producción de coca y droga en el Vraem y la re­aparición de los “mochileros” y el uso de las rutas de herradura y carreteras vecinales. La captura de seis “mochileros” en el labora­torio de Parhuamayo, en Huanta/Ayacucho, con 1200 kilos de co­caína y de 15 jóvenes armados en el distrito de Megantoni, en La Convención, Cusco.

Eso mismo está ocurriendo en otras zonas de producción. Así es. El 23 de junio, fuerzas combina­das de policías y militares destru­yeron dos laboratorios rústicos de elaboración de pasta básica de cocaína (PBC), en las quebradas Shishita y Pavayacu, del distrito de Pebas, en la provincia de Ma­riscal Ramón Castilla, Loreto. La producción de coca y PBC se reac­tiva.

Igualmente, en Ucayali don­de, después de un mes y días de la última incautación de una carga de droga en madera, la policía incautó 4 kilos 206 gra­mos de droga en el asentamien­to humano “Sagrada Familia” a la altura del kilómetro 13 de la carretera Federico Basadre, en Pucallpa. Estas incautaciones muestran que la reactivación de la producción de drogas es general.

Las incautaciones de drogas y la destrucción de laboratorios de cocaína y pozas de macera­ción de PBC presuponen que los precios de coca y la droga (PBC y cocaína), que habían descendido abruptamente por la crisis sani­taria y la cuarentena provocada por la pandemia del coronavi­rus, están en recuperación. Este es un proceso transversal en las zonas de producción.

Puerto del Callao, principal ruta. Vraem en puente aéreo Perú-Bolivia-Brasil. 

En general, en el lapso de la cuarentena por la pandemia del coronavirus desbordada por la informalidad, el narcotráfico pasó de la reactivación al afian­zamiento de la exportación tras­nacional de cocaína por la vía aérea y marítima a Bolivia, Brasil y Europa. Es posible que, después de 25 años, Colombia sea ruta de salida y tránsito de la cocaína a Brasil.

En la dinámica aérea, el dato central es que la reacti­vación del puente aéreo Perú-Bolivia-Brasil incluye -después de cuatro años- la rehabilita­ción de pistas de aterrizaje en el Vraem. Y el Bajo Urubam­ba, en La Convención (Cusco), se visibiliza como una zona de narcovuelos a Bolivia. Eso mismo está ocurriendo en Atalaya (Ucayali) y se consoli­da Pichis-Palcazu (Pasco).

En la dinámica marítima, las pequeñas incautaciones de cocaína en el puerto del Callao y el importante golpe a una carga de cocaína en el Vraem (1200 kilos), indican que este puerto ha vuelto a ser la más importante ruta de exportación. Eso, sin embar­go, no implica que no esté sa­liendo por los demás puertos marítimos: v.g. Paita y otros.

Dos cosas más. Por un lado, lo que está saliendo por aire y mar es el stock de cocaína en las zonas de producción y las regiones de la costa. Y, de otro lodo, lo que se incauta, tanto en pistas, rutas y el puerto, es una fracción de la cocaína que se exporta. El narcotráfico está aprovechando el escaso control anterior y el provoca­do por la crisis sanitaria.

Además, está en curso una reanimación de la producción de coca y drogas en los valles de ceja de selva y un incremen­to paulatino de los precios de estas dos mercancías. Asimis­mo, de los mochileros y el uso de las rutas de herradura y ca­minos vecinales. Los sicarios y las bandas de asaltantes de drogas, con ello se producirán los enfrentamientos armados.

Esta es una fotografía del narcotráfico en el contexto de la cuarentena que llegó a su fin el 30 de junio. Es al­tamente probable que estos procesos se intensifiquen en las demás regiones que pro­ducen coca y cocaína y sur­jan cambios en esta indus­tria criminal en el contexto de la postcuarentena.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Vision b91d938c

Gubanner2 b3d7e6eb

Regional a20152bcPagina c29a18dbEscape 42989b8bFamilia e0a9160dJne fe996a39Punto ec62ee0fSaludable 5fa274c9Vocacion 6ec01671

Anuncioscomerciales a7590232

Bono1 e44a856b



Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00