Película

Ya no estoy aquí: Vivir y sobrevivir a ritmo de cumbia (rebajada)

La película para Netflix de Fernando Frías de la Parra es una ventana al fascinante mundo de la cultura Kolombia en Monterrey y a través de Ulises nos muestra las razones de su misteriosa desaparición.

Desde hace unos años estoy totalmente obsesionado con una subcultura del norte de México llamada Kolombia. También conocidos como cholombianos, son adolescentes de los barrios más rudos de Monterrey que usan gel para crear obras de arte con su cabello. Amantes de la cumbia colombiana (de ahí el nombre del movimiento), prefieren escucharla a media velocidad (cumbia rebajada, le dicen), vestir prendas abultadas de colores brillantes, como jerseys de equipos deportivos, tenis Converse de colores y emblemas religiosos o de las pandillas a las que pertenecen -- que recuerda al estilo chicano o cholo.

Cuando conocí este movimiento por primera vez, mi investigación parecía indicar que dejó de existir por ahí de mediados de la década de los 2010. A pesar de conocer poco sobre ellos (más allá de este excelente documental de Vice que muestra el trabajo que hizo el fotógrafo Stefan Ruiz con miembros del grupo -- comienza al minuto 8:40), me sentí fascinado y atraído por lo que intuía era una cultura profunda, compleja e interesante, de creatividad desbordada (casi la misma reacción que tuve cuando conocí las botas puntiagudas de la cultura Tribal, también del norte de México).

Ahora, el director y guionista mexicano Fernando Frías de la Parra nos trae Ya no estoy aquí (I'm No Longer Here, en inglés), un filme sobre la cultura Kolombia recién estrenado en Netflix. A pesar de su textura casi documental, gracias a la cual puede confirmar que esta subcultura de los barrios rudos de Monterrey incluye todos esos elementos que me atrajeron a ella, y aún más -- como un idioma muy particular y único -- la cinta de Frías es también una mirada a la adolescencia en mundos extremamente marginados y violentos donde el arte (la música y la moda, en este caso) es el único salvavidas que mantiene a estos chicos a flote.

Sin embargo, como otras joyas cinematográficas que muestran grupos marginados (Ciudad de Dios de Fernando Meirelles), Ya no estoy aquí logra enfocarse en las principales virtudes de estos pandilleros para mostrar la inmensa humanidad que poseen a pesar de sus terribles circunstancias aunque sin pretender engañarnos: las circunstancias terminarán ahogándolos porque sus salvavidas no son antibalas.

El protagonista es Ulises (un extraordinario Juan Daniel García "Derek") el líder de Los Terkos, una de las pandillas kolombianas que forman una banda aún más grande en un barrio en los cerros de Monterrey, al norte de México. Ulises es el líder, suponemos, porque es el mejor bailarín del grupo en un mundo en donde el idioma más poderoso es el baile y la música, repleto de pasos únicos que engalanan una versión muy particular de la cumbia. Estos chicos bailan en círculos, en cuclillas, girando con los brazos abiertos y muy lentamente, como saboreando el momento.

Y no se les puede culpar de saborear esos momentos o querer extender el placer que les da la música "rebajando" la cumbia, porque en esta vida que viven –o sobreviven– Ulises y su grupo, esos momentos pueden pasar del placer a la tragedia en instantes. Es en uno de esos flashes de realidad  y violencia que Ulises se encuentra en el lugar equivocado en el momento equivocado y se ve forzado a emigrar a Nueva York para salvar su vida (en la forma más literal posible).

En Queens, Ulises se topa con Lin, una chica local de origen chino quien reconoce de inmediato el estilo único del mexicano. Sin embargo, a  pesar de los enormes esfuerzos de Lin por comunicarse con él, la barrera del idioma resulta mucho más difícil de superar que el muro fronterizo que Ulises cruza sin siquiera tener que brincarlo.

La actuación de Juan Daniel García "Derek", medida, solemne y pausada, presenta a Ulises como un enigma que poco a poco descubrimos lleno de luz. Pero la luz de Ulises solo se enciende con la música y el baile. Poco más le trae alegría a este chico de 17 años que no tiene ninguna razón de sonreír. Porque más allá de sus ritmos y sus amigos, todo lo demás que lo rodea, en México y Estados Unidos, lo violenta, insistiendo en recordarle todo el tiempo que él es diferente.

Aunque Lin representa una pequeña ventana de esperanza (y confieso que por momentos imaginé que esto tendría un desenlace feliz), la vida de Ulises no logra sacudirse de ese zopilote que es la violencia, que toda su vida ha estado sondeándolo en el horizonte. A pesar de su constante presencia, Ulises no se rinde a la agresión constante que le acompaña a otro país, y de vuelta a México. Pero esta no es una historia de final feliz. Al final la sangre puede con todo, y en última instancia logra ahogar esa cultura que se llamó Kolombia y de la que no pude hallar más rastros cuando la descubrí hace un par de años.

Ahora sé lo que le pasó: le mataron su esencia a balazos y con ella el espíritu de Ulises.

Ya no estoy aquí es producida por Alberto Muffelmann, Fernando Frías de la Parra, Gerry Kim y Gerardo Gatica, En ella actúan Juan Daniel García "Derek", Coral Puente, Leonardo Garza, Luis Leonardo Zapata "Leillo", Fanny Tovar, Yocelin Coronado, Deyanira Coronado, Yahir Alday, Tania Alvarado, Jonathan Espinoza, Yesica Abigail Silva Ríos, Angelina Chen, Adriana Arbelaes.

Ya no estoy aquí se puede ver actualmente en Netflix.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Gubanner2 b3d7e6eb

Caminos 9661de73

Punto ec62ee0fEscape 42989b8bSaludable 5fa274c9Vocacion 6ec01671Familia e0a9160dPagina c29a18dbJne fe996a39Regional a20152bc

Bono1 e44a856b

Chela2 b2b72599


Más leídas - Netflix


Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00