Focos de contagio

Áncash y Ucayali son los nuevos focos de contagio del COVID-19

Dificultades. Estas regiones fueron las últimas en registrar casos positivos; sin embargo, en poco tiempo presentan un ascenso en la curva de contagios. Falta de oxígeno y mala gestión golpean al sector.

Pucallpa.- “Esta noche hay cuatro pacientes en UCI y están con oxígeno, si llega otro, no hay cama ni oxígeno, lamentablemente no se le va a poder atender y puede morir”, es lo que cuenta Óscar Mendoza, médico del Hospital Amazónico de Ucayali.

Este es el riesgo que corren a diario los contagiados de COVID-19 en Ucayali. Vivir o morir. Hay momentos en que se acaba el oxígeno y la situación es intermitente, por ejemplo, dicho nosocomio contaba ayer con 20 balones por llenar.

“Le hemos pedido al gobierno regional que acelere una planta de oxígeno”, exige Mendoza, quien también es representante de la Federación Médica Peruana (FMP) de la región.

Ucayali fue una de las últimas en registrar casos de COVID-19, pero ahora la curva está en ascenso. Entre las dificultades está la falta de medicinas y pruebas rápidas y moleculares.

Sus primeros casos se dieron en abril con el contagio del personal de salud, luego se fue expandiendo. Al miércoles 27 de mayo, tenían 3.238 casos confirmados, de los cuales 54 eran de shipibos-konibo; también reportaban 104 decesos y otros 487 sospechosos por COVID-19.

La zona de Ucayali más golpeada es la ciudad de Pucallpa, con 1.757 casos confirmados.

“Ya hemos cerrado el mercado de mayor influencia, pero el gran problema es nuestra idiosincrasia, en Pucallpa el 70% de trabajadores son independientes, salen a trabajar y se producen los contagios”, comenta el gobernador regional, Francisco Pezo.

Debido a la falta de oxígeno, pidió al gobierno central que autorice la culminación del Hospital Regional de Pucallpa, que tiene un 80% de avance y está paralizado hace más de un año.

“Si nos dan luz verde para empezar esa obra, entonces podremos priorizar (la culminación) de la planta de oxígeno. No nos va a solucionar el problema, pero va a ayudar a abastecer a seis camas de UCI del hospital con oxígeno”, señaló Pezo.

Mala gestión en Áncash

Por otro lado, en un solo mes, Áncash pasó de tener 361 casos de COVID-19 a 2.823 (en el periodo del 24 de abril al 24 de mayo).

Hasta ayer, Áncash registraba 3.196 casos positivos y 237 defunciones, según el Minsa. Chimbote es la ciudad más golpeada, con más de 1.210 casos.

La jefa de la Defensoría del Pueblo de Áncash, Soledad Rodríguez, denunció que esta situación se debe a la mala gestión del gobernador regional, Juan Carlos Morillo, quien minimizó desde un inicio la epidemia.

La concentración de poder, falta de transparencia económica y falta de operatividad por parte del gobierno regional son los grandes problemas, según la Defensoría. Las consecuencias se ven en el sistema de salud.

En poco tiempo, el gobernador ha cambiado en cuatro oportunidades al director del Hospital Regional Eleazar Guzmán Barrón, dejando a la deriva la atención de los pacientes y la gestión administrativa.

La FMP de Áncash señaló que hay una inestabilidad en dicho hospital COVID-19, y dijo que hay un subregistro de casos y de fallecidos por la falta de pruebas. “Cada día mueren entre cinco y siete. La tasa de mortalidad es alta porque los pacientes llegan muy mal, y eso es porque la primera línea de atención no está funcionando”, precisó su vocero Leandro Pérez.

Medicinas

Los médicos de Áncash y Ucayali pidieron fortalecer la atención en las postas y el envío de medicinas para evitar tener pacientes en UCI. También, iniciar la vacunación de bebés contra el neumococo e influenza.

Fuente: La República


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00