Jaime Antezana Rivera

Narcoavioneta en Tocache: ¿Pólvora, zona de exportación aérea de cocaína?

Escribe Jaime Antezana Rivera.- Escribe Jaime Antezana Rivera.- Quemada y sin rastros del piloto y copiloto; sin el cargamento que estaba (¿o iba?) transportando ni documentos incólumes. Así fue hallada, hace unos días, una avioneta boliviana Cessna en un camino vecinal cerca de Challuayacu, en el distrito de Pólvora, provincia de Tocache, región de San Martín.

A contrapelo de estos primeros datos, que indican que esta avioneta fue incendiada por sus propios ocupantes, la versión mediática que mayor difusión ha tenido es que ésta se habría caído. O que se cayó a tierra y luego fue quemada. Eso indica el titular de El Comercio, "San Martín: avioneta con matrícula boliviana cayó y fue incendiada en Tocache".

Hasta aquí, la versión que la avioneta se cayó es deleznable. En efecto, si la avioneta se hubiera caído a tierra en esa zona de Tocache el ocupante o sus ocupantes habrían resultado muertos y/o heridos. Sin embargo, ni se encontró los restos ni rastros de sangre. Ni tampoco se encontró ni rastro de lo que transportaba antes de que se cayera.

Hay más datos que cuestionan la supuesta caída de la avioneta. "Los agentes (policiales) encontraron al costado de la avioneta varios timbos de gasolina, así como huellas de una de las llantas de la aeronave. Según la policía, esto sería porque la nave tuvo problemas en el tren de aterrizaje" (El Comercio 14.06.19).

Esos datos descartarían la supuesta caída de la avioneta como titularon la mayoría de medios nacionales. A lo sumo podría sostenerse un aterrizaje forzoso por fallas técnicas, más no que esta se haya caído. Los datos de las fuentes abiertas no apuntalan esa hipótesis.

Entonces, quedan dos hipotesis: que la avioneta haya tenido fallas técnicas (en el tren de aterrizaje, como desliza la policía) y por esa razón haya tenido que aterrizar forzosamente o que está no haya podido despegar. La primera hipótesis supondría que la avioneta estaba de paso por la zona; la segunda, que aterrizó en el lugar para levantar una carga y no pudo despegar.

Los timbos de gasolina y las huellas de una de las llantas en el lugar abonan la segunda hipótesis. Un dato de la nota de El Comercio fortalece más esta hipótesis: "La población de la zona manifestó que no es la primera vez que escuchan avionetas muy cerca de Challuayacu".

En conclusión: la avioneta no se habría caído sino que, por alguna falla tècnica, habría tenido que realizar un aterrizaje forzoso o no habría podido despegar de la zona. Y, para no dejar evidencias que era una narcoavioneta, es decir, una avioneta que iba a transportar cocaína, sacaron la carga y la quemaron.

Varios casos similares han ocurrido, principalmente, en el Vraem y Pichis-Palcazu. Ya es una práctica asociada al narcotráfico. A esta industria criminal no le interesa los costos de la avioneta, que por lo general son viejas. Lo que les interesa que no caiga es la cocaína.

Así, áreas del distrito de Pólvora, otrora y actual zona de producción de coca y cocaína sin la dimensión de los 80 y 90 ni del período 2000-2010, estaría siendo utilizada para la exportación aérea de esta droga a Bolivia y Brasil por los narcotraficantes. La carretera marginal en proceso de asfaltado y los caminos vecinales actuales son verdaderas pistas de las que hubo en la trocha de los 80 y 90.

El narcotráfico, tras dejar las pistas del Vraem, está utilizando todas las zonas que sea posible. Y que mejor si es una zona de Tocache donde -según las cifras oficiales- no hay mucha coca y se hizo retroceder al narcotráfico. Y, además, pese a que el Corah indicó que habría erradicado unas 8 mil hectáreas el año 2018, donde los programas de desarrollo alternativo han tenido éxito.

Una buena zona para camuflarse. ¿Será por esa razón que la versión que discurrió por la mayoría de los medios indicó que la narcoavioneta "cayó" en un camino vecinal de Pólvora? Es posible. Pues si se confirmase que la narcoavioneta habría cargado la droga en esa zona significaría que el narcotráfico goza de una buena salud ahí.

Fuente: Jaime Antezana Rivera


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos