Jaime Antezana Rivera

Venezuela: Entre el Narcoestado o el Estado Mafioso II.

Escribe Jaime Antezana Rivera.- La confesión de un testigo en el juicio al "Chapo" Guzmán, en Nueva York, que fue el mismo Hugo Chávez quien habría facilitado vueltos de cocaína de Venezuela a República Dominicana para el cartel de Sinaloa, es un elemento a tener cuenta. Pero, sobre eso versa esta segunda parte, hay que verlo a la luz de las relaciones entre el narcotráfico y la nomenclatura chavista que gobierna Venezuela post Hugo Chávez.

Narcotráfico en el siglo XXI: cambios y continuidades.

El narcotráfico en Venezuela tiene una antigua presencia. Pero se puede afirmar que el origen y evolución de esta industria criminal es indesligable a Colombia, país de producción de coca y cocaína. Eso sí, dado que este país no es una zona de producción de coca, su rol ha sido principalmente de tránsito de cocaína a EEUU y, posteriormente, Europa y Asia.

En lo que va que del siglo XXI hay cambios y continuidades. La continuidad más importante es que, aun cuando se han hallado y destruido plantaciones de coca en el lado venezolano, Venezuela sigue siendo un país principalmente de transito de la cocaína colombiana. Lo nuevo es la presencia de laboratorios de refinamiento de cocaína en la frontera de este país.

En este siglo también se ha producido otro cambio dentro de la continuidad histórica de país de transito de las drogas, a saber: según un reporte de la ONU, el 51% de la droga que ingresa por vía marítima a Europa parte de la nación bolivariana. O sea, sin dejar de ser una de las rutas para los EEUU ahora lo es para el Viejo Mundo.

Así, Venezuela se consolido como país de transito y exportación de las drogas. Obviamente, no solo es es una ruta marítima hacia Europa. También es una ruta de las drogas por vía aérea: han salido aviones con cargas de cocaína de su principal aeropuerto internacional, Maiquetía Simón Bolívar, y por otros aeropuertos nacionales en algunos estados.

De Tareck Zaidan a Diosdado: Sindicado e investigado por envíos de cocaína a EEUU.

Ahí no queda todo. Desde, más o menos, el 2008 hasta 2017, altos funcionarios gubernamentales y familiares de la esposa del presidente de Venezuela. Nicolás Maduro, han sido sindicados como narcotraficantes por el Departamento del Tesoro de EEUU o han sido detenidos cuando iban a transportar cocaína.. Los funcionarios son -y siguen siendo- del núcleo del poder.

Según el New York Times, EEUU sancionó al exvicepresidente del gobierno de Maduro, Tareck Zaidan El Aissami Maddah, fue sancionadopor sus presuntas actividades de narcotráfico desde 2015 (https://www.nytimes.com/…/estados-unidos-sanciona-por-narc…/). La sanción consiste en el congelamiento de los bienes que pueda poseer en EEUU él y su socio Samark José López Bello.

Según EEUU, El Aissami “facilitó el envío de narcóticos desde Venezuela” y “supervisó o poseyó parcialmente envíos de narcóticos de más de 1.000 kilogramos desde Venezuela en múltiples ocasiones, incluyendo algunos con destino final en México y en Estados Unidos” (https://www.lavanguardia.com/…/eeuu-impone-sanciones-vicepr…).

De esa manera, en febrero de 2017, el segundo hombre del gobierno de Maduro llego a la lista negra de narcotraficantes de Estados Unidos. Por su parte, Tareck El Aissami, calificó de "infame agresión" la sanción que le impuso Estados Unidos por narcotráfico "En lo personal recibo esta miserable e infame agresión como un reconocimiento a mi condición de revolucionario antiimperialista!! VENCEREMOS", escribió en su cuenta de twitter.

Hay más casos. En 2008, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sindicó al exministro de Defensa y actual gobernador del estado Trujillo Henry Rangel Silva, y al exministro del Interior y al ex gobernador de Guárico, Ramón Rodríguez Chacín como narcotraficantes por colaborar con la guerrilla colombiana de las Farc.

En 2011, Washington designó como narcotraficantes a cuatro altos funcionarios venezolanos: Amílcar Figueroa, representante de Venezuela en el Parlamento Latinoamericano; al general del Ejército, Cliver Alcalá Cordones; al diputado Freddy Bernal y al funcionario de inteligencia, Ramón Madriz, por colaborar con las Farc y los narcotraficantes. Al año siguiente, en 2013, se añadió a la lista a Vassyly Kotosky Villarroel Ramírez, un excapitán de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela.

Desde 2015, Néstor Reverol, ex ministro del Interior, ha sido investigado por fiscales de EEUU por su vinculación con los carteles del narcotráfico. Ese mismo año, Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, una de las figuras más importantes del chavismo, también es investigado por presunta vinculación con envíos de drogas a EEUU.

Los narcosobrinos: La captura en Haiti con militares de la Casa presidencial.

En noviembre de 2015, dos sobrinos de la esposa del presidente venezolano Maduro, Cilia Flores, fueron detenidos en Puerto Príncipe, Haiti, cuando iban a transportar 800 kilos de cocaína en un avión a EEUU. Efraín Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, los llamados “narcosobrinos”, fueron condenados el 18 de noviembre de 2016, alegando que el dinero era para «ayudar a su familia a mantenerse en el poder» (https://cnnespanol.cnn.com/…/juicio-contra-sobrinos-de-mad…/).

Este caso no solo involucraría a su tía, Cilia Flores, sino al mismo presidente venezolano. Los narcosobrinos sacaron el cargamento de cocaína por la Rampa 4, para uso presidencial, del aeropuerto de Maiquetía hasta Puerto Príncipe, Haití, con dos militares venezolanos y acompañados por dos guardias presidenciales (https://www.infobae.com/…/1770908-la-casa-militar-venezola…/).

En efecto, el avión en el que volaron los narcosobrinos y la carga de cocaína, el jet Citation YV2030 estaba al mando de Pedro Miguel Rodríguez González, teniente coronel activo de la Aviación venezolana, y Pablo Urbano Pérez también militar. "La presencia de estos dos militares han puesto en evidencia el papel de la Casa Militar presidencial en el traslado de la droga" (Ibíd).

El 14 de diciembre de 2017, en Nueva York, a ambos sobrinos se les dictó la sentencia de 216 meses (18 años) de prisión y una multa de 50 000 dólares. La detención y ulterior sentencia de los narcosobrinos del dictador Maduro es lo más cercano a la familia presidencial que ha llegado las vinculaciones con el narcotráfico.

Tras la captura de los narcosobrinos, Nicolás Maduro a través de su cuenta de Twitter critico "los ataques y emboscadas imperiales" Por otro lado, Cilia Flores acusó a los Estados Unidos de secuestrar a sus sobrinos y declaró tener pruebas de que fueron secuestrados por la DEA.28​ Diosdado Cabello también declaró que los arrestos fueron un «secuestro» de los Estados Unidos.

El Narcoestado

Si lo narcosobrinos y su frustrado intento por enviar 800 kilos de cocaína a Nueva York es lo más cercano a la familia presidencial, la sanción a Tareck el Aissami, ex vicepresidente, y la investigación por enviar droga a EEUU y Europa a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, son los casos que vinculan a dos representantes de mayor nivel del gobierno con el narcotráfico.

A diferencia de los casos del 2008 al 2013, que va de un ex ministro a gobernadores de Estados, militares y agentes de inteligencia, los casos del 2015 al 2017, que va de ex ministros, ministros al ex vicepresidente y al presidente de Asamblea Nacional Constituyente, corresponden a la etapa de recuperación y de mayor crecimiento del narcotráfico en toda su historia en Colombia.

Si bien han habido capturas de importantes narcotraficantes y militares involucrados en esta actividad antes y en lo va del régimen chavista, es desde el gobierno de Hugo Chávez Frías (1999-2013) y de Nicolás Maduro (2013-2019) que esta actividad criminal ha llegado a los niveles más altos del poder político. ¿Cuándo empezó este ascenso? Los datos indican que eso habría empezado con el mismo Chávez.

Esos datos indicarían que el chavismo ha convertido a Venezuela en un narcoestado. Esta tipificación, sin duda alguna, no pretende simplificar o anular otras actividades criminales en la que se encuentra involucrado la nomenclatura gobernante y altos miembros de la Fuerza Armada, el principal sostén de este régimen. La corrupción (o saqueo de los recursos del petróleo) y la minería son los más importantes, incluso, que el narcotráfico.

Estos abonan por considerar a Venezuela un Estado mafioso. O, como recorre las reflexiones entre los intelectuales venezolanos, una estructura criminal. O, simplemente, que es la criminalidad organizada la que gobierna en alianza con los militares. Queda claro, pues, que lo que esta enfrentando la mayoría de venezolanos no es un régimen que se le puede definir simple y llanamente como una dictadura.

Ello tampoco supone justificar cualquier intervención extranjera. No solo de los EEUU y la posibilidad de una intervención militar. Tampoco se puede omitir la grosera presencia (intervención) de Cuba, que reciben gratuitamente 100 mil barriles de petróleo diarios. Ni tampoco de Rusia o China, dos imperios de la multipolaridad del mundo global actual.

Son los mismos venezolanos los que tienen que resolver sus problemas y dar solución solución a la crisis política que atraviesan. La situación en estos momentos es de alta tensión. Hay dos gobiernos, uno real y otro formal. No hay, hasta el momento, la posibilidad de una salida política negociada y pacifica.

Fuente: Jaime Antezana Rivera


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652



Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Olvi1 10717088


Expo2 b509ba58

Pasa3 8520705b