Augusto Lostaunau Moscol

35 años sin Manuel Scorza

Augusto Lostaunau Moscol *

El 27 de noviembre de 1983, en un accidente de aviación ocurrido en España, partía a la eternidad nuestro Manuel Scorza Torres. Nacido en la Maternidad de Lima hace 90 años (9 de septiembre de 1928) estudió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde no sólo se destacó como un gran alumno; sino también, como un extraordinario líder estudiantil en las filas de Partido Aprista Peruano, partido del cual se desligó definitivamente cuando sus líderes y fundadores mostraron su inclinación por lo sectores de ultraderecha. Scorza se convirtió en un militante de izquierda marxista convicto y confeso.

Además, muy joven se convirtió en un exiliado. Salió del país para salvar su vida. Por un lado, la dictadura de Odría; del otro lado, los “disciplinarios” (los búfalos o delincuentes a sueldo) del PAP que lo buscaban para eliminarlo por las duras críticas hechas contra el líder e intocable fundador. Producto de esa huída nacen sus poemas reunidos en Las Imprecaciones (1955). 

América, no puedo escribir tu nombre sin morirme...

América,

no puedo escribir tu nombre sin morirme.

Aunque aprendí de niño,

no me salen derechos los renglones;

a cada sílaba tropiezo con cadáveres,

detrás de cada letra encuentro un hombre ardiendo,

y no puedo ni cerrar la a

porque alguien grita como si se quedara dentro.

Vengo del Odio,

vengo del salto mortal de los balazos;

está mi corazón sudando pumas:

sólo oigo el zumbido de la pena.

Yo atravesé negras gargantas,

crucé calles de pobreza,

América, te conozco,

yo mismo tendí la cama

donde expiró mi vida vacía. 

Yo tenía dieciocho años

yo vivía

en un pueblo pequeño,

oyendo el diálogo de musgo de las tardes,

pero pasó mi patria cojeando,

los ahogados empezaron a pedir más agua,

salían de mi boca escarabajos.

Sordo, oscuro, batracio, desterrado,

¡era yo quien humeaba en las cocinas!

¡Amargas tierras,

patrias de ceniza,

no me entra el corazón en traje de paloma!

¡Cuando veo la cara de este pueblo

hasta la vida me queda grande!

¡Pobre América! 

En vano los poetas

deshojan ruiseñores.

No verán tu rostro mientras no se atrevan

a llamarte por tu nombre, ¡América mendiga,

América de los encarcelados,

América de los perseguidos,

América de los parientes pobres!

¡Nadie te verá si no deshacen

este nudo que tengo en la garganta!

Gran promotor cultural. Amante de los libros. Novelista y poeta. Periodista destacado. Ganador de múltiples premios a nivel nacional e internacional. Militó en la causa campesina en su lucha por la tierra contra las grandes mineras que masacraron mujeres y varones del campo en su afán extractivista. Producto de sus ideas y compromiso social, nacieron grandes obras que han perdurado hasta la actualidad como textos de necesaria lectura para entender la descomposición de la oligarquía y el régimen semifeudal que existió en el Perú hasta la década de 1960.

Su poesía refleja el drama social producto de la injusticia y la explotación del hombre por el hombre que impone el sistema capitalista. Y, se convierte en el arma que libera la belleza del consumismo barato.

Epístola de los poetas que vendrán

Tal vez mañana los poetas pregunten

por qué no celebramos la gracia de las muchachas;

tal vez mañana los poetas pregunten

por qué nuestros poemas

eran largas avenidas

por donde venía la ardiente cólera.

Yo respondo:

por todas partes oíamos el llanto,

por todas partes nos sitiaba un muro de olas negras.

¿Iba a ser la Poesía

una solitaria columna de rocío?

Tenía que ser un relámpago perpetuo.

Mientras alguien padezca,

la rosa no podrá ser bella;

mientras alguien mire el pan con envidia,

el trigo no podrá dormir;

mientras llueva sobre el pecho de los mendigos,

mi corazón no sonreirá.

Matad la tristeza, poetas.

Matemos a la tristeza con un palo.

No digáis el romance de los lirios.

Hay cosas más altas

que llorar amores perdidos:

el rumor de un pueblo que despierta

¡es más bello que el rocío!

El metal resplandeciente de su cólera

¡es más bello que la espuma! 

Un Hombre Libre

¡es más puro que el diamante!

El poeta libertará el fuego

de su cárcel de ceniza.

El poeta encenderá la hoguera

donde se queme este mundo sombrío.

Hace 35 años que partió a la gloria el gran Manuel Scorza. Hace 35 años que su obra se hace cada vez más universal. Hace 35 años que nos dejó, aunque el Perú lo había dejado muchos años antes.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú.


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme


También te puede interesar



Poefil 79786035

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Femi2 7867c4d1



Comentarios