Héctor Rolando Sinti Sebastián

Gobernar es servir al pueblo y no servirse del pueblo

Escribe Héctor Rolando Sinti Sebastián.- Las campañas electorales ya empezaron a perfilarse en la capital, en los departamentos, en las provincias y en los distritos. Todos con la intención de ganarse el voto de la población a pocos días de las elecciones.

Desesperados por conquistar la aceptación de la población, salen a los medios de comunicación y se vuelven el amigo, el hermano, el samaritano, el compadre, etc. solo con el objetivo de buscar un voto.

¿Pero qué es lo que todo ciudadano debemos conocer antes de elegir a una autoridad? ¿Qué perfil tiene que tener una persona que quiere gobernar? en la actualidad las personas ya no saben a quién elegir, porque saben que toda miente, que todos roban, que todos no cumplen lo que prometen. Estos antecedentes han generado en la población desconfianza.

Gobierne bien su casa

Si un candidato no sabe cómo gobernar su propia casa ¿Cómo podrá gobernar la municipalidad? Este pensamiento bíblico nos indica que un divorciado, mujeriego, borracho, ratero, y que aspira al chancho engordado (municipalidad). ¡No es apto! Así, que no regales tus votos.

Palabra fiel: Si alguno anhela obispado buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?

Esto indica que uno de los requisitos más necesarios para todos aquellos que anhelen gobernar la municipalidad: que gobiernen bien su casa y que tengan a sus hijos en sujeción con toda honestidad.

Si gobierna bien su propia casa como esposo, es una garantía, que podrá gobernar bien en favor de la población.

Si tenemos en cuenta que, gobernar, (aunque parezca duro) significa: mandar, guiar y dirigir, (entre otras cosas) tomando decisiones con autoridad.

Sin duda alguna, solo existen dos formas de gobernar: o se gobierna bien, o se gobierna mal; no hay término medio. Para gobernar bien no tienes que ser autoritario, dictador, mandón, opresor nada de eso, más bien tienes que trabajar en beneficio de la población. Porque el cargo no es para servirse, más bienes es para servir a los demás.

Porque, no se puede pedir que se nos sujeten, sin estar antes nosotros, debidamente sujetos, a la autoridad divina.

Desde esta columna invito a que analicemos bien y tomemos conciencia antes de emitir nuestros votos, para que luego no estemos realizando movilizaciones, paro, huelga en contra de quienes fueron elegido por nosotros mismo.

¡No regalemos nuestros votos!

Fuente: Héctor Rolando Sinti Sebastián


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Star2 6c76d23a

Gubanner2 b3d7e6eb

Familia e0a9160dRegional a20152bcEscape 42989b8bJne fe996a39Saludable 5fa274c9Pagina c29a18dbPunto ec62ee0fVocacion 6ec01671

Pod2 e0df9c0c

Anuncioscomerciales a7590232


Más leídas - Héctor Rolando Sinti Sebastián


Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00