Augusto Lostaunau Moscol *

Sobre la edición artesanal de minúsculas el primer libro de versos de Manuel González Prada

Nacido en Lima el 5 de enero de 1844 y bautizado como José Manuel de los Reyes González de Prada y Álvarez de Ulloa, ha pasado a nuestra historia social como González Prada o, simplemente, Prada. Así, muchos de sus libros aparecen escritos por Manuel G. Prada.

Casado con la dama francesa Adriana de Verneuil, formó una familia con tres hijos, de los cuales sólo logró sobrevivir Alfredo González Prada, el menor. Eran años de post Guerra contra Chile y la situación de salubridad de Lima no era la más óptima. Miles de párvulos llenaban el pabellón de niños del Cementerio General de Lima Presbítero Matías Maestro (inaugurado el 31 de mayo de 1808). Las llamadas fiebres y la pésima situación de los hospitales significaban que la capital presentara un descenso en su población, que era superada gracias a las constantes migraciones. Lima ya era una ciudad llena de migrantes. Ya sea migrantes del interior como del exterior del país.

En 1901, para el cumpleaños número 57, su esposa e hijo realizaron la edición artesanal de Minúsculas. Para ello, como indica Luis Alberto Sánchez en su libro Don Manuel:
“Entonces fue cuando, entre madre e hijo decidieron sorprender al padre, absorto en su inútil apostolado. Compraron unos tipos y una maquinita de imprimir tarjetas, con la que se entretenía Alfredo, editaron –magnífico papel inglés, edición numerada, de cien ejemplares- “Minúsculas”, el primer libro de versos de Prada. Adriana y Alfredo, con el componedor en ristre, escogían tipos, parando las estrofas, corregían las pruebas, imprimían pequeños pliegos que luego cocieron ellos mismos: ellos imprimieron también las dedicatorias. “N° 2. Para la Sra. J.C. de Lavergne” el fiel amigo. N° 10. “Para el señor Abelardo Gamarra”; N° 89. “Al Sr. José Santos Chocano”… Todos peruanos, excepto cuatro, ya que don Manuel no escribía cartas ni cultivaba amistades epistolares; los cuatro fueron: Unamuno, Eusebio Blasco, Fernando Lozano y el venezolano César Zumaeta”.

Minúsculas, ese hermoso libro de poemas escrito por Manuel González Prada y editado en forma artesanal por su esposa y su hijo. Es producto de un trabajo familiar. Un trabajo tipo taller. En Lima ya existían las editoriales y las librerías. Editar un libro ya era un trabajo que ocupaba a cientos de obreros y empleados. En 1896 se produjo la huelga de los trabajadores linotipistas que significó que la ciudad y El Callao permanezcan sin periódicos por varios días. Fue el momento en el cual, los directores de El Comercio anunciaron la compra de su propia imprenta, para evitar depender del sindicato de linotipistas y trabajadores gráficos. Pero, la familia González Prada decidió imprimir un libro de forma alternativa.

En la edición de Minúsculas realizada por la Academia Peruana de la Lengua, se puede leer:
“La edición de Minúsculas de 1901 es un libro raro en la bibliografía peruana en razón de haberse editado en forma manual en una tarjetera Minerva en apenas cien ejemplares que llevaban el nombre del destinatario… Adriana de González Prada ha narrado cómo se dividió la tarea editorial de la edición: Manuel González Prada entregaba el material, su hijo Alfredo cajeaba y ella lo imprimía. El producto fue un libro de cien páginas, de cien ejemplares, sin erratas que llevaba impreso el nombre del destinatario... La edición de Minúsculas de 1901 es, así, muy difícil de conseguir y es interesante porque, aunque su texto es casi igual a la de 1909, contiene algunas variantes sugestivas”. **

Esta edición contiene poemas extraordinarios. Como ejemplo Poema el amor:
“Si eres un bien arrebatado al cielo
¿Por qué las dudas, el gemido,
el llanto, la desconfianza, el torcedor quebranto,
las turbias noches de febril desvelo?
Si eres un mal en el terrestre suelo
¿Por qué los goces, la sonrisa, el canto,
las esperanzas, el glorioso encanto,
las visiones de paz y de consuelo?
Si eres nieve, ¿por qué tus vivas llamas?
Si eres llama, ¿por qué tu hielo inerte?
Si eres sombra, ¿por qué la luz derramas?
¿Por qué la sombra, si eres luz querida?
Si eres vida, ¿por qué me das la muerte?
Si eres muerte, ¿por qué me das la vida?”

La poesía es un trabajo de alfarero, donde la palabra –como un objeto de belleza- se va moldeando hasta llegar a la forma deseada, la forma que cause una impresión en el lector. Una emoción al momento de la lectura. Minúsculas, como libro y como creación, es un trabajo de artesanos. Hecho a mano. Hecho para los lectores. No es para vanagloriar al autor; todo lo contrario, es para enaltecer al amigo lector.

Durante la presentación de Historias de mi Barrio: Barrios Altos, libro editado por Caserita Cartonera, conversando con el historiador y antropólogo Héctor Sarmiento Maza; con el filósofo Humberto Quispe Hernández; con el docente Ricardo Sánchez Cabanillas, el abogado y escritor Alejandro Medina Ycochea y el publicista Daniel Galarreta Balboa, les hice saber que el primer “libro cartonero” editado en el Perú fue Minúsculas de González Prada. Un motivo más para estar orgulloso de las letras peruanas.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú
**Existe edición en PDF.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Star2 1b4555d5

Olvi1 10717088