Opiniones

La historia contrafactual no existe

Augusto Lostaunau Moscol

Estamos a pocos días de un nuevo cambio de gobierno. Un ritual que, normalmente, sucede cada 5 años. Luego de cumplir con el proceso electoral donde millones de ciudadanos peruanos cumplen con depositar su voto. Así, en el Perú, los presidentes de la república nacen del acto electoral. Aunque, no todo es color de rosa, también tenemos una larga lista de presidentes surgidos del Golpe de Estado o de imposiciones del Congreso de la República.

En clases, varios alumnos me han preguntado ¿qué sucederá cuando el profesor Pedro Castillo Terrones juramente como Presidente de la República? Los historiadores -y ningún ser humano- tiene la capacidad de predecir el futuro tal cual sucederá. No existen ciencia ni otra forma de conocimiento que nos puede decir de manera exacta qué sucederá y cómo sucederán los hechos en los próximos años. Pero, partiendo de ciertos hechos concretos e indicadores reales, se puede hacer una suerte de “calculo predictivo”. La Historia Contrafactual no existe. Los historiadores somos científicos que debemos demostrar los hechos sociales estudiados. La verdad histórica es nuestro objetivo. Pero, la literatura permite mostrar muchos hechos de los cuales no tenemos suficientes documentos. Por lo que a muchos historiadores nos gusta la literatura. Es bueno imaginar lo que aún no se puede demostrar. La proclamada Historia Contrafactual puede ser un género menor de la literatura. Un ejercicio poco bello. Muy limitado y limitante. Literatura barata o panfleto literario.

En esta suerte de “calculo predictivo” tendremos que tomar hechos concretos: la conducta del sector mayoritario de los medios de comunicación privados y con intereses; y las manifestaciones de la candidata perdedora (por tercera vez) y sus aliados.

En primer lugar, muchos medios de comunicación privados y con intereses, han dejado de lado su discurso de “la verdad objetiva” o “imparcialidad” para -por fin- mostrar su careta de prensa política partidaria. Se han puesto -de manera clara y sin tapujos- de parte de la candidata que ha perdido tres elecciones seguidas. Para ello, han recurrido a la antigua fórmula del descredito del adversario. Al profesor Pedro Castillo Terrones los han acusado de todo aquellos que se les ha ocurrido. Luego de realizar sus “investigaciones” proclamaron que se trataba de un candidato de MOVADEF; también del SUTEP-CONARE; que era un “machista-homofóbico”; un candidato financiado por Soros: que era un “verdadero ignorante”; un advenedizo “creado por la ultraderecha para robar votos a la izquierda”; y un largo etc. Pero, nada de ello cumplió su objetivo; por el contrario, las preferencias a su candidatura se despuntaron desde enero de este año. En las regiones sólo se hablaba de él.

Entonces, los verdaderos informes que los medios de comunicación privados y con intereses manejan (y que no han sido elaborado por ellos) les hizo saber que, en realidad, el profesor Pedro Castillo Terrones era la propuesta de las grandes mayorías del país. Acto seguido, ingresaron al juego las empresas privadas y comerciales que dizque realizan encuestas y lo invisibilizaron. El profesor Pedro Castillo Terrones llenaba las plazas públicas de las ciudades del país, pero las encuestas lo negaban. El plan era eliminarlo de los medios de comunicación privados y con intereses. Y, en todo esto, sus principales aliados fueron los liberales de izquierda. Los mismos que ahora están detrás de él pidiendo un Ministerio.

Pero, nada les resultó como ellos querían. Al final de la primera elección, el candidato Pedro Castillo Terrones ocupó el primer lugar y aseguró su pase a la segunda elección. Los medios de comunicación privados y con intereses iniciaron la segunda etapa de su orquestada campaña de demolición. Invitaron a sus "analistas políticos” quienes tomando como base las “encuestas jamás realizadas” crearon una suerte de mundo paralelo. El objetivo: demostrar que el profesor Pedro Castillo Terrones llegó de casualidad y es producto de la pandemia.

Y, como nada de eso les dio resultado, entonces se lanzaron con sus feroces fauces, sobre el partido político Perú Libre y sus dirigentes nacionales. Al doctor Vladimir Cerrón lo han acusado de todo aquello que se les ha imaginado. Es desde “Terruco” hasta “Jefe de los Dinámicos del Centro”. Puede colocar “Un Coche Bomba” y puede pedir “10 soles por un brevete”. De esta forma, de 10 soles en 10 soles, logró “financiar la campaña de Perú Libre”. Mejor dicho, Perú Libre es un partido político “lavandería”. Nos hemos sentido otra vez en la década de 1990, cuando -quien dirige la Base Naval- redactaba los titulares de la denominada Prensa Basura.

Mientras tanto, la candidata que ha perdido tres elecciones seguidas, junto a sus dirigentes y militantes, han insultado al profesor Pedro Castillo Terrones utilizando los adjetivos que desearon proferir. Desde “Terrorista” hasta “Serrano ignorante”. Y ningún fiscal dijo nada. Tienen las instituciones del Estado para ellos. Ahora, anuncian que no reconocerán los resultados ni el nuevo gobierno. Fuerza Popular -y sus aliados- buscarán sabotear al nuevo gobierno. Así como lo hicieron el 2016. Cuando grupos que tienen mucho que cubrir y nada que exhibir se hacen del poder del Estado, lo convierten en su patrimonio y no pretenden dejárselo a los demás. Existen muchos archivos y documentos que se “deben atesorar” porque son la prueba de muchas inconductas. Por ejemplo, permitir que se pueda saber qué sucede verdaderamente en la Base Naval o en el VRAEM es un lujo que muchos no se pueden dar. O revisar los contratos de ciertas empresas con el Estado, tampoco. Para ellos, es preferible que mueran miles de peruanos en un Golpe Militar o una Guerra Civil, que permitir el conocimiento real de lo acontecido en el Perú desde 1975.

Entonces, con esa breve descripción de la realidad objetiva y concreta, podemos decir que desde el 28 de julio de 2021, el Perú vivirá una guerra política entre el gobierno del profesor Pedro Castillo Terrones y Perú Libre, contra los medios de comunicación privados y con intereses y la candidata perdedora de tres elecciones presidenciales seguidas. El gobierno de Perú Libre “será el gran culpable de los males del país”. Ya imaginamos que el profesor Pedro Castillo Terrones será el culpable de los 200mil muertos de la COVID19. Así lo dirá la prensa. También, Perú Libre será la mafia más grande -históricamente hablando- que ha gobernado el país. Serán los culpables que los brevetes “valgan 10 soles”. ¿Subió el dólar? Culpa de Castillo y Cerrón. ¿Subió el aceite? Culpa de Perú Libre. ¿No tenemos camas UCI ni oxígeno? Culpa de Castillo y Cerrón. ¿Miles de peruanos no tienen trabajo? Culpa de Perú Libre. Prepárense para la vergüenza que serán los medios de comunicación privados y con intereses.

Y, en el Congreso de la República la bancada de Perú Libre pedirá el cambio de la actual Constitución Política producto de una dictadura. Los enemigos de la patria se opondrán. Pero, Fuerza Popular pedirá una comisión para investigar los “millonarios aportes” de los Dinámicos del Centro en la campaña del profesor Pedro Castillo Terrones, y la prensa aplaudirá. La bancada de Perú Libre pedirá una Comisión de la Verdad para investigar todos los decretos -y sus beneficiarios- que se han dado durante la pandemia, y la bancada de Fuerza Popular se opondrá. Sus aliados también. La bancada de Perú Libre pedirá investigar lo que sucede en la Base Naval; y la prensa dirá que eso no se puede. La bancada de Perú Libre pedirá investigar los criterios de SUNEDU para licenciar universidades; e inmediatamente muchos se opondrán. Y las bancadas de oposición seguirán buscando en los bolsillos del doctor Vladimir Cerrón los “10 soles de los brevetes”.

Cuando intereses particulares y privilegios forman parte de la política de un país, la situación es realmente grave para sus ciudadanos, principalmente para los pobres y los más pobres. Un gobierno popular que pretende eliminar esos intereses particulares y privilegios es un peligro para las clases dominantes y los sectores corruptos enquistados en el Estado. Entonces, ya tenemos una idea aproximativa de lo que podría suceder en un futuro muy cercano. A menos que, los liberales de izquierda -que tienen su pacto por debajo de la mesa con los medios de comunicación privados y con intereses- se mantengan en sus mismos cargos desde hace 20 años y hagan del Poder una parodia. Como lo han hecho antes. Esa es otra variable que tendremos en cuenta en un siguiente texto.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Aplicacionnueva b20fadd9

Jne fe996a39Familia e0a9160dVocacion 6ec01671Escape 42989b8bRegional a20152bcSaludable 5fa274c9Punto ec62ee0fPagina c29a18db

Qatar 3a017fa6

Anuncio newsletter gaceta f29c7558


Más leídas - Augusto Lostaunau Moscol


Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00