Científicos afirman crear una mente artificial

Google dice saber cómo crear una inteligencia superior a la humana

Científicos aseguran que la clave para crear una inteligencia artificial general superior a la humana está en la evolución de las especies.

Un equipo de científicos afirman haber dado con la solución para crear una mente artificial con la misma capacidad de pensamiento general, adaptabilidad y consciencia que los humanos, pero lógicamente con una capacidad de proceso infinitamente superior a la nuestra. Si están en lo cierto, será un paso de gigante que dejaría atrás la rudimentaria inteligencia artificial actual y abriría el camino a una nueva forma de vida sintética con consciencia propia.

Según el trabajo de investigación publicado por un grupo de investigadores de la compañía DeepMind, la clave no está en unir sistemas que imiten las diferentes funciones del cerebro, como su capacidad de visión o escucha. Esto es lo que hacen las inteligencias artificiales actuales, que son excelentes en realizar una capacidad humana concreta y llevarla a cotas inalcanzables para el cuerpo humano, pero que están limitadas exclusivamente a una o varias funciones específicas. 

El brazo de inteligencia artificial de Alphabet — la compañía matriz de Google — asegura que la manera de crear una mente como la humana está en la evolución natural de la inteligencia. Es imposible, dicen, crear una inteligencia de arriba a abajo. Es decir, emulando funciones independientes e intentando que trabajen juntas. Lo lógico, argumentan, es dejar que una inteligencia artificial evolucione a través de la selección natural.

La naturaleza tiene la llave

Si ha funcionado para la biología, afirman, funcionará también para un organismo sintético. De hecho, afirman que es la única manera posible de conseguir que las máquinas adquieran la habilidad necesaria para enfrentarse a cualquier situación, igual que los humanos. Y también al igual que nosotros, es la única manera de desarrollar una consciencia de su propia existencia. 

Según su investigación, “el mundo natural al que se enfrentan animales y humanos, y presumiblemente los entornos que afrontarán los agentes artificiales en el futuro, so inherentemente tan complejos que requieren habilidades sofisticadas para tener éxito (por ejemplo, para sobrevivir) en esos entornos. Por eso, el éxito, medido por la maximización de la recompensa, demanda una variedad de habilidades asociadas con la inteligencia.” 

Los investigadores continúan diciendo que, “en esos entornos, cualquier comportamiento que maximice recompensas deberá mostrar esas habilidades [de la inteligencia general]. En ese sentido, el objetivo genérico de la maximización de la recompensa contiene muchos y posiblemente todas las metas de la inteligencia”. 

Los científicos de Deep Mind afirman que todos los animales, incluyendo los seres humanos, han llegado a su capacidad de proceso de la realidad de este modo. Todas las especies del planeta partieron de organismos más primitivos sin capacidad de pensamiento que, poco a poco, se hicieron cada vez más complejos hasta llegar a su estado actual.

Durante millones de años, múltiples mutaciones y variaciones modificaron nuestras masas grises. A través de mecanismos evolutivos, las mutaciones de formas de vida más avanzadas fueron recompensadas por el entorno. Otras, castigadas. Aquellos cuyas mutaciones maximizaron recompensas, sobrevivieron y pasaron esas características a generaciones posteriores. Otros, murieron. 

La historia de la evolución del homo sapiens — y su victoria evolutiva sobre el resto, incluyendo los neardentales — es el gran ejemplo, pero hay cientos de miles más, desde ardillas que guardan frutos secos para el invierno hasta mamíferos marinos capaces de comunicarse y organizarse para la caza de sus presas.

¿Cuándo veremos una nueva forma de vida sintética?

Por eso DeepMind — uno de los laboratorios de inteligencia artificial más avanzados del mundo — piensa que la inteligencia por diseño es sencillamente imposible. Hay infinitas variables para tener en cuenta. Crear inteligencias artificiales para emular aspectos de nuestra mente no da respuesta a la pregunta del “por qué” somos como somos sino “qué podemos hacer”. Y así, afirman, nunca será posible llegar a una inteligencia real. 

DeepMind propone poner en marcha un proceso evolutivo acelerado basado en estas normas naturales que, eventualmente, resultará en una inteligencia sintética tan real como las biológicas. Con mucha más capacidad de proceso, lógicamente (¡hola Skynet!). Un homo superior sintético que será el nuevo ápex de todas las especies sobre la Tierra.

O, por lo menos, ésa es la teoría. 

Los investigadores de DeepMind admiten que hay problemas que todavía no han resuelto. La cantidad de datos requerida para un sistema de maximización de refuerzos es masiva, por ejemplo. Igual que la potencia de proceso. Y tampoco saben todavía cómo crear mecanismos de refuerzo de recompensa que puedan luego aplicarse de forma generalizada, algo que nuestros cerebros hacen de forma constante. 

Otros expertos — como apunta VenturaBeat — dicen que esta teoría sería factible con un tiempo ilimitado, como la teoría de los monos infinitos que tocando teclas al azar durante un periodo de tiempo infinito podrían podrían llegar a escribir El Quijote. Sin embargo, el ser humano — y Cervantes — llegó a este punto en un tiempo finito. De millones de años, pero finito. 

Habrá que ver lo que DeepMind cuece dentro de cinco o diez años. Sabiendo todo lo que han conseguido hasta ahora, yo no apostaría contra ellos.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00