Opiniones

Comentario personal a historia de la unas

Augusto Lostaunau Moscol

En el Perú del siglo XX, la universidad fue una aspiración de los pueblos. Las regiones se movilizaron por contar dentro de su demarcación política con una institución de educación superior que permita a sus hijos el ansiado título universitario. Ser profesional fue -y es- un sueño por lograr.

Historia de la UNAS, Visión contemporánea de la creación legal de universidades públicas en la región Centro Oriental del Perú (Amarilis Indiana Editores, Huánuco-Perú, 2021), es la más reciente investigación que alcanza publica el abogado e investigador social y regional, Eliseo Talancha Crespo. Quien, en siete capítulos nos entrega el devenir histórico, social y político de la Universidad Nacional Agraria de la Selva (UNAS).

Para su mejor comprensión, la investigación inicia con la historia de Tingo María, desde su formación hasta los años anteriores a la creación de la UNAS. De esta forma, Eliseo Talancha nos presenta el medio social y económico regional donde se afincará la institución de educación superior. Sostiene que:

“En el curso de su existencia, Tingo María ha tenido hasta tres fundaciones: la primera fundación, de 1640, fue de carácter religioso, la realizó Fray Felipe de Luyando, quien la denominó como San Felipe de los Tinganeses; la segunda fundación, de carácter social, se produjo en 1830 por el médico portugués Sebastians Martins, recibiendo el nombre de Juana del Río, y la tercera, de 1938, fundación colonizadora efectuada por el Estado, bajo la inspiración del ingeniero Enrique Pimentel”.(pp. 11-12)

Interesante coincidencia histórica que una ciudad como Tingo María haya sido fundada tres veces en 300 años. Incluso, es fundada nuevamente cada vez que se acerca a un nuevo centenario. Además, eso demuestra la importancia que tiene como punto de comercialización en un espacio geográfico que se extiende por varios miles de kilómetros cuadrados. Por ello, fundar una universidad en Tingo María fue la aspiración de un pueblo pujante y de un sector social interesado en crear mejores condiciones científicas para el desarrollo económico de la región.

Así mismo, Talancha Crespo explica los intereses nacionales e internacionales que existieron por instalar un Centro de Investigación. Detrás de ello encontramos al gobierno de los Estados Unidos en plena II Guerra Mundial. Talancha anota que:

“Con el propósito de propiciar las investigaciones sobre la vida tropical de la hoya amazónica en los dominios de las ciencias naturales, médicas y sociales, y por recomendación de la Comisión Científica Internacional de la «Hilea Amazónica» de la UNESCO, el presidente José Luis Bustamante y Rivero, mediante Decreto Supremo del 20 de octubre de 1947, dispuso la creación del Organismo Coordinador de la Hilea Amazónica Peruana, que como una de sus primeras actividades se encargó de la organización y preparación de la primera reunión de lo que sería el Instituto Internacional de la Hilea Amazónica (IIHA) con fines de investigación científica”. (p. 65)

En los Estados Unidos de América, los gobiernos estaban creando las Estaciones Experimentales Agrícolas (EEA), siendo la más famosa, la EEA de California. La prensa peruana -controlada por la oligarquía- destaco que la EEA de California era una verdadera base científica productora de enormes conocimientos que pronto solucionarían el problema del hambre en el mundo. Esa misma prensa rechazaba la propuesta de una Reforma Agraria como la solución al histórico problema de la tierra en el Perú. A fines de la década de 1940, los sectores oligárquicos más conservadores y recalcitrantes contra la Reforma Agraria, formaron la Alianza Nacional, un frente político para “defender al Perú del comunismo y de las expropiaciones”. Sostenían que en nuestro país lo ideal era copiar la EEA de California y, de esta manera, se solucionaría el problema del hambre. Reducían los problemas políticos, económicos y sociales de la época al simple hecho de la existencia del hambre.

La UNAS inició formalmente sus funciones académicas y administrativas, el 3 de abril de 1965. Sobre ese momento memorable para el pueblo de Tingo María y la historia de la universidad en el Perú, Eliseo Talancha Crespo lo reseña de la siguiente forma:

“Como se deja constancia en el Libro de Oro 50 Años de Historia, la inauguración del funcionamiento académico de la flamante Universidad Agraria de la Selva (UAS) tuvo lugar formalmente el 3 de abril de 1965. A la ceremonia protocolar de apertura del año académico concurrieron las principales autoridades políticas, vecinos notables y padres de familia…Entre los asistentes estuvieron presentes el diputado por Huánuco Humberto Ponce Ratto, principal gestor de la creación de la universidad, el senador por Huánuco Carlos Showing Ferrari, el doctor Juan José Vega Bello, otrora rector de la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle, (La Cantuta), en representación del Ministro de Educación, los diplomáticos señor Collot D´Ecury, embajador de Holanda y señor John Rockson, representante del Embajador de Gran Bretaña; asimismo, el doctor Enrique Blair, representante del IICA, el doctor Armando Sacristán, representante de la UNESCO, el doctor Arthur Coutu, director de Asistencia Técnica de la Universidad de Carolina del Norte, y el doctor Axel Bretzen, representante de la FAO…También asistieron por la Estación Experimental Agrícola de Tingo María, su último director ingeniero José del Carmen Muro Castro, y el ex director de dicha entidad ingeniero Reynaldo Crespo Costa, el director de la Zona Agraria IX, ingeniero Manuel Lezcano Alva, el alcalde de la Municipalidad Provincial de Huánuco, señor Roque Gonzales Ruiz, el alcalde de la Municipalidad Provincial de Leoncio Prado, señor Víctor Abad Saavedra, entre otras personalidades”. (p. 169)

Además, el libro cuenta con dos importantes y muy valiosos anexos. El primero es el libro de debates de la Cámara de Diputados del Congreso de la República del Perú, donde se puede conocer los motivos de la creación de la UNAS. El segundo, es un conjunto de entrevistas a quienes forjaron los primeros años de la historia de la UNAS, destacando la versión de Fred Coral Uzurieta, primer Rector de la UNAS, y la de Gerardo J. Bailón Ariza, ex Diputado de la República, ex dirigente estudiantil de la UNAS y actual docente de esa casa de estudios superior.

En definitiva, es una investigación que nos ayuda a entender las relaciones entre la sociedad en su conjunto y la institución universitaria. Un gran aporte del abogado en investigador social y de Huánuco Eliseo Talancha Crespo, al conocimiento de la realidad del país.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00