COVID-19

Variante C.37 del coronavirus: ¿Por qué no es preciso llamarla “variante peruana o andina”?

Los investigadores que detectaron la variante C.37 reiteran que son necesarios más estudios para conocer a profundidad sus características.

Lima.- Hace pocos días, un equipo de científicos peruanos identificó una nueva variante del SARS-CoV-2 que está presente en Perú. Pero aún hay muchas interrogantes respecto a si es más transmisible que otras variantes o si es más letal.

La variante, que deriva del linaje B.1.1.1 que circula en el mundo desde hace meses, no solo se encuentra en Perú y Chile, sino que ha sido detectada en Argentina, Brasil, Ecuador, entre otros países. En nuestro país está presente desde diciembre. 

Al igual que los investigadores que la detectaron, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) considera que no es correcto calificarla como “variante peruana o andina” por los países en que se ha detectado.

“No es preciso llamarla andina, ya que su origen no es claro, y ha sido detectada también en EE.UU., Australia, Alemania, España y Reino Unido. Esa variante comparte algunas características comunes a otras variantes de interés [como la británica o la brasileña]”, dijo en respuesta a El Comercio el Dr. Sylvain Aldiguieri, jefe de Incidentes de la OPS. 

El experto de la OPS también considera que es prematuro asociar la variante con el surgimiento de las nuevas olas de contagio en la región.

“No hay evidencias que permitan afirmar [que C.37 tiene] una mayor transmisibilidad ni mucho menos mayor letalidad -afirma Aldiguieri-. Si bien se ha distribuido ampliamente en diversas zonas del Perú, esa variante está circulando con otras variantes presentes en la región, y al momento esa variante no es dominante, por lo que es temprano para asociarla a las nuevas olas”. 

El equipo de investigadores que detectó la variante C.37 también ha sido cauto al informar sobre sus características epidemiológicas y han reiterado que son necesarios estudios multidisciplinarios para determinar si es más transmisible o genera mayor letalidad.

En una reciente entrevista con este Diario, Pablo Tsukayama, líder del Laboratorio de Genómica Microbiana de la Universidad Cayetano Heredia y líder del grupo que identificó la variante, afirmó que C.37 tiene una serie de mutaciones que le permitieron superar a las más de 50 variantes que circulan en el Perú.

Los investigadores han destacado que C.37 tiene una deleción [una pérdida de material genético] que se ha detectado en las variantes de preocupación, y comparte una mutación clave [ORF1a:3675-3677] con la variante P.1 (brasileña), lo que que haría arrojen el mismo resultado en las pruebas PCR, por lo que es posible que actualmente se estén identificando muestras como P.1 cuando en realidad corresponderían a la C.37.

La OPS recomienda, en ese sentido, que todos los países fortalezcan la vigilancia genómica para la identificación de variantes articulada con la vigilancia epidemiológica, para “detectar a tiempo cambios en la forma de transmisión, cambios en la forma clínica de la enfermedad (mayor gravedad) o una falla en la eficacia de las vacunas”.

Cabe precisar que la aparición de variantes es un evento biológico natural que se da en todos los virus. Las variantes pueden ser introducidas a un país o surgir en el mismo territorio.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00