Opiniones

Un debate debatible

Augusto Lostaunau Moscol

Entre el lunes 29 y miércoles 31 de marzo del presente año, hemos sido testigos del peor debate de candidatos presidenciales de los últimos años. Y lo que afirmamos no se debe a que los candidatos no lograron impactar -en lo más mínimo- a quienes aun no han decidido su voto. Por el contrario, se debe a la misma organización del debate que fue convocado por el Jurado Nacional de Elecciones y un conjunto de medios de comunicación.

Debido a la cantidad de postulantes al sillón presidencial, se decidió realizar el debate en tres fechas y teniendo a tres grupos distintos, lo que generó una pérdida de interés en el mismo. Además, debido a las actuales circunstancias que vive el país, para una gran mayoría de ciudadanos peruanos, dicha confrontación política pasó desapercibida. Salvo algunas portátiles que se acercaron en forma desordenada y contraviniendo todas las actuales normas.

Esta modalidad no permitió observar una verdadera exposición de los programas políticos. Sólo fue un conjunto de enunciados, más o menos articulados. Y, para quienes un debate presidencial es sinónimo de un circo callejero, algunas frases directas o indirectas que pretendieron calentar el ambiente electoral que hasta el momento se muestra absolutamente gélido.

Mejor dicho, debido a la cantidad de postulantes y el poco tiempo asignado a su participación, lo poco que pudieron expresar fue una gota del tintero. Muchas veces promesas. Otras veces réplicas. Pero muy poco de los programas de gobierno.

Mucho mejor hubiese sido que el canal del JNE entrevistase a cada candidato por separado. Un programa de dos horas donde se explicaría punto por punto el plan de gobierno presentado al momento de la inscripción. Se dice que para conocer el programa de gobierno sólo se debe ingresar a la plataforma del JNE; aunque, es mucho mejor que cada candidato demuestre que conoce a la perfección el programa. Además, se podría corroborar que el programa de gobierno se encuentre dentro del marco ideológico que el partido tiene. Evitando, de esta manera, ser considera un partido vientre de alquiler.

Entonces, las entrevistas estarían al alcance de los ciudadanos que las podrían visitar en las plataformas e, incluso, compartir en las redes sociales. Lo que permitiría una mayor difusión de propuestas sustentadas en la realidad y no simples promesas o enunciados políticos difíciles de cumplir por las propias características del Poder Legislativo en los últimos años.

Es por lo que el JNE debe cumplir un rol de información al elector. No limitarse a ser una simple institución electoral. El canal del JNE y todas las plataformas que maneja, le permitirán generar mayores espacios para la participación política de los peruanos. Participación política directa. Donde confluyan los partidos políticos y la ciudadanía en general. Ese rol que por ahora algunos medios de comunicación privados pretenden controlar. Sería un gran avance para nuestra famélica democracia.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652

Aplicacionnueva b20fadd9

Pagina c29a18dbSaludable 5fa274c9Familia e0a9160dVocacion 6ec01671Regional a20152bcEscape 42989b8bJne fe996a39Punto ec62ee0f

Caminos 9661de73

Anuncioscomerciales a7590232


Más leídas - Augusto Lostaunau Moscol


Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00