Opiniones

Las encuestas como parte de la campaña política

Augusto Lostaunau Moscol

Conocidos los resultados de la primera vuelta electoral 2021, quienes deberán enfrentarse en una segunda vuelta son los candidatos José Pedro Castillo Terrones (Profesor que representa a Perú Libre) y Keiko Sofía Fujimori Higuchi (Administradoras de Empresas que representa a Fuerza Popular). Los votantes del profesor Pedro Castillo se han concentrado en la región andina y sur del Perú: mientras que, los votos de la señora Keiko Fujimori se concentran en Lima y la costa norte del Perú. Es muy fácil percibir que los votantes de la propuesta del profesor Castillo son de las regiones donde el “Boom” neoliberal no ha tenido una correlativa política de mejor distribución de la riqueza; mientras la propuesta de la señora Fujimori se ha concentrado en las poblaciones urbanas que gozan más los beneficios de los programas sociales.

Cabe recordar que, José Pedro Castillo Terrones (distrito de Tacabamba-provincia de Chota- Región Cajamarca 19 de octubre de 1969), ha realizado estudios en el Instituto Superior Pedagógico Octavio Matta Contreras (Cutervo) y en la Universidad César Vallejo.  Keiko Sofía Fujimori Higuchi (Lima, 25 de mayo de 1975), ha estudiado en la Universidad de Stony Brook (Long Island-New York); en la Universidad de Boston (Boston-Massachusetts) y en la Columbia Business School (Manhattan-New York). De tal forma que la segunda vuelta enfrenta a dos profesionales. Un profesor de escuela rural versus una administradora de empresas.

Desde el inicio de la campaña electoral (fines de 2020) la candidatura del profesor Pedro Castillo Terrones sufrió de ataques y ninguneos. Por un lado, los que lo atacaron sostenían que era un “invento” de la derecha para quitarle (“robarle”) votos a otra candidatura de izquierda socialdemócrata; también lo atacaron quienes afirman que por su condición de maestro rural es casi un “ignorante” (lo que aún se sigue difundiendo en las redes sociales); o que era un “terrorista” de MOVADEF, lo cual es imposible porque el profesor Castillo es rondero (jamás olvidemos que fueron las rondas campesinas las que libraron a los peruanos del flagelo Sendero Luminoso) y de ser “terrorista” las leyes electorales vigentes no hubiesen permitido su inscripción. Así mismo, fue “ninguneado” por las empresas encuestadoras que jamás lo ubicaron en los primeros lugares pese a que su campaña era masiva en los distritos, provincias y regiones del interior del país. Los vídeos colgados en las redes sociales durante los tres primeros meses del presente año nos muestran una masiva concurrencia a sus asambleas y mítines; pero las encuestadoras no lo tenían en cuenta porque eran conscientes del peligro que eso significaba para quienes pagan las encuestas o, al menos, para quienes les indican qué cifras poner y el orden de los candidatos.

En cambio, la candidata Keiko Fujimori fue cuidada desde el principio. Protegida por la prensa adicta al dinero y las encuestadoras que jamás realizan una encuesta. En las dos elecciones anteriores (2011 y 2016) la señora Fujimori fue vinculada a los grupos de extrema derecha que mantienen el control sobre los derechos individuales de las personas. Este 2021, el candidato Rafael López Aliaga fue duramente criticado (incluso insultado) por estar vinculado directamente con dichos grupos. De esta forma, en estas elecciones, es casi inexistente encontrar comentarios de ese tipo contra la candidata Fujimori.

En las dos elecciones anteriores (2011 y 2016) la señora Fujimori fue vinculada a los grupos de poder económico que impulsaron el actual modelo económico y la Constitución Política. De igual forma, este 2021, el candidato Hernando de Soto ha sido duramente criticado (hasta insultado) por ser considerado el candidato que profundizaría el modelo neoliberal que viene fracasando en el Perú desde el mismo día que se impuso. De esta manera, son inexistentes los comentarios contra la señora Fujimori por este tema. En las dos elecciones anteriores (2011 y 2016) la señora Fujimori fue señala de no tener experiencia política y de ser improvisada. Este 2021, igualmente, el candidato George Forsyth ha sido criticado (llegando al extremo de la burla) por ser el candidato que representa la improvisación y la incapacidad de expresar ideas. De esta manera, la candidata Keiko ya no sufrió de esos comentarios muy comunes en sus dos candidaturas anteriores.

Mientras tanto, las empresas privadas que dizque realizan encuestas, jamás la colocaron entre los candidatos favoritos, tapando intencionalmente su histórico arrastre electoral heredado del régimen dictatorial de su señor padre. Entonces, sin ataques y sin primeros lugares, muchos “analistas políticos” se encargaron de predicar a los cuatro vientos que “el fujimorismo” ha muerto. Y muchos les creyeron y lo publicaron en las redes sociales. El fujimorismo vive porque ha logrado instrumentalizar la política.

Hoy, de cara a la segunda vuelta electoral de junio de 2021, es muy diferente y tanto los medios de comunicación adictos al dinero como las empresas encuestadoras que dizque encuestan, han decidió visibilizar al máximo al candidato Pedro Castillo y mantener en perfil bajo a la señora Keiko Fujimori. ¿Por qué? Porque de esa manera, muestran el “peligro” que corre el país de ganar el candidato de Perú Libre. Del “terruqueo” han pasado a decirle mentiroso porque tiene propiedades. Mejor dicho, un candidato de izquierda de origen rural no puede tener propiedades; debe ser un descamisado, debe ser un muerto de hambre, para ser incluido en el prototipo de “resentido social”. Pero, si tiene propiedades, entonces se está “aprovechando” de los pobres e ignorantes. ¿Castillo es el Túpac Amaru del siglo XXI? Los mismos argumentos.

Con esas encuestas falsas, también están buscando “demostrar” que las encuestadoras son empresas privadas comprometidas con la verdad; de tal forma que, pronto empezarán a “levantar” a la señora Keiko y el argumento: “Cuando Castillo estaba primero si creías en las encuestas; ahora que está perdiendo, ya no crees: Son unos convenidos”, tendrá fuerza. Así mismo, los medios de comunicación adictos al dinero tendrán la posibilidad de invitar a sus “analistas políticos” que con sus comentarios legitiman la farsa iniciada en las encuestadoras. Y, el circulo se cierra, cuando en las redes sociales, esas encuestas y esos comentarios, alcanzan el carácter de verdad irrefutable. Por ello, lo recomendable es no aceptar dichas encuestas, ni publicarlas y menos realizar un análisis de la realidad electoral actual teniendo como base esas cifras que no son reales. Las encuestadoras no realizan encuestas. Y los resultados que publican los medios de comunicación adictos al dinero solo buscan orientar el voto a la candidata favorita de los grupos de poder.

Incluso, con estas encuestas falsas, se busca “advertir” a los indecisos que el mejor voto es a favor de la señora Fujimori. Que ella será la protectora de la democracia y del “éxito” económico que viven todos los peruanos. Porque, de ganar el profesor Pedro Castillo, el Perú vivirá una fuerte crisis económica que significará que millones de peruanos vivan por primera vez en la “pobreza”. El Perú no tendrá camas UCI para enfrentar la actual pandemia. No habrá plantas de oxígeno ni vacunas. Las cifras de muertes se van a disparar. Miedo y pánico por todos lados.

Luego, se dirá que fueron esos “indecisos” los que a último momento han decidido votar por Fuerza Popular. Ellos “han inclinado” la balanza. Incluso, algunos “migraron” su voto a último momento. En extremo podemos decir que las encuestas están preparando el fraude. 


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00