Opiniones

La difícil labor de ser corresponsal en las provincias del Perú

Por Armando Avalos

Hacía 38 grados centígrados. El calor era agobiante y pese a ello, Herman Macahuachi bailaba con su disfraz de Papa Noel en el Asentamiento Humano Juan Silva Bocanegra de Pucallpa para animar a los niños y entregarle regalos. Pocos sabían que aquel robusto personaje, era corresponsal de prensa y esa tarde, había accedido a soportar la sauna que significaba su disfraz con tal de animar a muchos niños pobres en un show de navidad.

Macahuachi o “Santahuachi” como lo bauticé, es corresponsal de prensa diaria y esa tarde, dejó un momento la noticia para convertirse en un viejito bonachón que llevaba alegría a los pequeños. Me ayudó junto a varios cantantes del programa Yo Soy a realizar un concierto gratuito donde se repartieron más de 2 mil juguetes a pequeños de diferentes comunidades de nuestra selva.

Aquel día, mientras veía a Macahuachi mostrar su lado más humano, me convencí de la gran injusticia que viven los llamados periodistas del Perú profundo. Muchas veces satanizados. Es cierto, que en el interior del Perú como en muchos países latinoamericanos, los niveles más altos de corrupción en la prensa, se registran en las provincias.

Con “periodistas” que cobran para no denunciar un hecho o reciben publicidad a cambio de “olvidarse” de seguir investigando un tema. Es cierto que muchas personas, alquilan espacios de radio y comienzan a difamar a diestra y siniestra. Convierten la extorsión en una forma de vida y se autodenominan “periodistas” sin haber estudiado la carrera y calificándose como “fiscalizadores”. Como digo a mis alumnos y pupilos, esos no son periodistas.

A lo largo de mis 32 años ejerciendo el periodismo y recorriendo los rincones más apartados de este país, he sido testigo de los casos más sublimes de amor por esta profesión, justamente en las más alejadas provincias.

Los ejemplos de coraje y amor por la profesión las encontré en muchos rincones, como en Iquitos cuando mi ex corresponsal Delcar Rosales tuvo que cubrir el incendio en una embarcación pese a saber que su suegro era una de las victimas del siniestro y luego moriría por las graves quemaduras que sufrió.

O mi ex corresponsal de Madre de Dios, Manuel Calloquispe quien un día por denunciar a los mineros ilegales, tuvo que defender con machete en mano a su familia, luego que estas mafias intentaran ingresar a su casa para silenciar sus denuncias.

Son interminables las historias que podría contar y que me hicieron comprender el gran potencial y talento que existe en nuestras provincias y que a veces no valoramos ni aprovechamos.

De seguro seguirán existiendo, como en cualquier profesión, aquellos que con su conducta vil, conviertan su palabra en una mercancía para el mejor postor, pero también seguirán existiendo aquellas personas de principios y que con sus ejemplos de vida, construyen silenciosamente grandes cosas.

Dormí en la casa de muchos de mis ex corresponsales, almorcé con sus familias y cubrí noticias con muchos de ellos en cada una de sus regiones. Y pude ver cómo, la tara del centralismo y lo perjudicial que es el pensamiento de algunos, que aun creen que todo es Lima. Un pensamiento que condena a los periodistas provincianos a vivir con magros sueldos, sin casi equipos y rogando mayor atención.

Lo que no comprenden algunas compañías es que aquella que aproveche el potencial de las provincias será la que tenga un valor añadido invalorable. Que creará fidelidad y contribuirá a expandirse a bajo costo.

Una de las cosas que más me emocionan, es que muchos de mis ex corresponsales aun me siguen llamando “jefe” a pesar que varios años ya no los veo. Son mis amigos y es una de las cosas más valiosas que me ha dejado la carrera.

Como escribí en una oportunidad en un libro que titulé “El Corresponsal”, quizá la mayor lección que me dejaron los corresponsales de prensa diaria es aprender de gente sencilla que confirma que en la vida, más valioso que buscar una meta es disfrutar el camino. Y como en ese libro, este artículo es un intento de reivindicar a los periodistas del interior del país, muchas veces olvidados. Personajes que con sus actos extraordinarios  han construido también  parte de la historia del Perú.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00