¿Un problema para la región?

Cacao: El precio necesario para una vida digna

La sobreproducción de dos de los mayores productores de cacao del mundo, Costa de Marfil y Ghana, puso en la mira a América Latina.

Los productores de cacao latinoamericanos vieron de reojo y desde la distancia las acciones emprendidas por los dos mayores productores de cacao del mundo: Costa de Marfil y Ghana. Hace unas semanas, sus productores llevaron a cabo protestas ya que la industria se negó a comprar su grano a un precio que incluye un impuesto que mejora la calidad de vida de las familias que trabajan en el área.

Esta iniciativa, creada en 2019, pretende lidiar con la pobreza de los agricultores con una prima fija de “ingreso de vida” a las ventas de cacao. No obstante, ante la negativa de la industria a hacerse cargo de la misma, los productores se vieron obligados a compensar esta prima reduciendo otras partes del precio de venta del grano de cacao que se acumulaba en los campos.  

"Costa de Marfil y Ghana, con el 65% de la producción mundial, todavía deben asumir precios; si fueran el 90% no tendrían que ser los que asumen los precios," recordó Michel Arrion, director de la Organización Internacional del Cacao (ICCO) en el marco de una conferencia sobre cacao sostenible, que se llevó a cabo a finales de febrero.

Además de este rechazo, los productores tuvieron que hacer frente a factores externos en los últimos meses. “La pandemia ha tenido un impacto en la demanda, claramente es una situación excepcional”, comentó a DW Jon Walker, Asesor Senior de Cacao de la organización Fairtrade Internacional.

“El consumo doméstico de chocolate a nivel mundial ha bajado por las circunstancias de las cuarentenas y las complicaciones económicas y sociales de la pandemia. En general se nota una reducción promedio de 10% en la molienda, es decir, el procesamiento de cacao, con respeto a la misma época el año anterior”, complementó a DW Giovanni Ginatta, consultor en negocios verdes y sostenibilidad. “Recordemos que el sector de restaurantes y hotelería se ve seriamente afectado a nivel mundial”, agregó el consultor externo, que ha trabajado para el Observatorio del Cacao Fino de Aroma para América Latina.

El mercado mundial del cacao corriente está dominado por los países africanos, mientras América Latina concentra su producción en los llamados cacaos finos.

¿Un problema para la región?

Estos factores, que han conducido a una sobreproducción en los países africanos, han hecho dirigir la mirada a Latinoamérica. No obstante, “no conozco ningún país cacaotero de América Latina que se haya quedado represado con alguna parte de su producción exportable”, dijo a DW Rey Loor, Responsable del Programa Cacao y Café del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias de Ecuador. “No creo que se hayan tenido problemas de exportación por algún superávit”, recalcó, considerando que no se trata de un problema en la región.

”Los países de la región latinoamericana representan más del 90% del cacao fino que se comercializa a nivel mundial y este mercado tiene una demanda que anualmente supera la oferta mundial”, agregó. Igualmente, subrayó que “en los últimos años Ecuador ha visto aumentar significativamente su capacidad exportable, vendiéndose toda sin problema”.

Según datos de la Organización Internacional del Cacao se espera que en este país la producción se eleve a 340.000 toneladas en 2020/21. Asimismo, se estima que la producción de cacao en Perú sea de 150.000 toneladas y se prevé que en República Dominicana se mantenga al igual que la campaña pasada, con 75.000 toneladas.

Una cuestión de precio y diferenciación

Aunque la recuperación económica ha hecho aumentar los precios de las materias primas agrícolas, los precios del cacao apenas han sufrido cambios. Arrion recalcó que para que el sector sea sostenible, los precios deben ser más altos y por ello abogó por una unión de esfuerzos entre los mayores productores africanos junto a otros países, para conseguir unos precios más elevados.

“El precio del cacao es demasiado bajo”, criticó Walker, subrayando la importancia de establecer unos precios mínimos que cubran el costo de producción sostenible ya que “de esta manera están protegidos de las fluctuaciones de la oferta y la demanda”.

Y es que “el mercado mundial del cacao se mueve en función de la oferta y la demanda, ya sea por los cacaos denominados corrientes o por los llamados cacaos finos”, recordó Loor, que apostó por una diferenciación de la producción latinoamericana.

“América Latina tiene mucho potencial de diferenciarse por sabor, calidad, sostenibilidad y manejo social”, aseguró Ginatta, que explicó que ello le permite destacarse de los cacaos africanos “que son en gran parte un cacao tipo commodity general”. “El cacao de África ha logrado el diferencial más bien por un cartel productivo pero no por su valor ambiental, social o de calidad de sabor especial”, aclaró, lamentando que la actual política de precios no valora estos atributos.

“Este es el reto de la región desde el punto de vista de mercadeo. Los países deben establecer un catálogo geo-referenciado de calidad y sabores, con esquemas modernos de trazabilidad que permitan crear un valor vinculado con un diferencial real que pague el mercado”, consideró el consultor, apuntando que desde el Observatorio del Cacao Fino de Aroma para América Latina se estaba promoviendo la creación de un modelo de cacao diferenciado por sus características organolépticas.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00