Opiniones

La solidaridad en medio de la pandemia

Augusto Lostaunau Moscol

Mientras al gobierno de Francisco Sagasti (Partido Morado) sólo se le ocurre -siguiendo lo implementado por el fracasado gobierno de Martín Vizcarra/Antonieta Alva- publicar día a día las cifras de los infectados, recuperados, internados y fallecidos por la actual pandemia; en las redes sociales -y en la realidad real también- podemos conocer los rostros y nombres de esas cifras frías que maneja el Ministerio de Salud dirigido de manera desastrosa por Pilar Mazzetti. Todos tenemos un familiar, amigo, colega, compañero o conocido que en estos últimos 11 meses se ha infectado o fallecido por la Covid-19. Sólo el gobierno del Partido Morado los ningunea.

Frente a la imposibilidad de conseguir una cama UCI, un balón de oxígeno o medicamentos, los peruanos han optado por retornar al tradicional Ayni. Ese trabajo cooperativo o favor de una persona o familia y que se debe retribuir en una ocasión especial. Ni el más radical y sectario discurso liberal, neoliberal o ultraliberal ha logrado extirpar del pensamiento de millones de peruanos la existencia del “favor por favor”. Ayer fueron las llenadas de techo; luego las polladas; hoy es la Colecta de Solidaridad.

En las redes sociales se publican avisos indicando que una persona o un familiar es víctima de la pandemia, pero es más víctima de la ausencia total de un sistema de salud y una política de salud pública. Además, sin una cultura de la salud, todos estamos expuestos a ser contagiados en cualquier momento y al menor descuido. A cocachos hemos aprendido a usar mascarillas o lavarnos las manos por más de 20 segundos. Al principio resultó increíble observar la propaganda televisiva donde se le indicó a las personas cómo lavarse las manos. El Bicentenario se celebra con personas que no saben lavarse las manos. 200 años sin educación ciudadana.

Entonces, se pide una colaboración solidaria. Algunas veces en dinero y otras veces en implementos. Otros piden ayuda para poder internar al familiar enfermo en un hospital. Dónde venden balones de oxígeno. Dónde los pueden recargar más rápido o más barato. Las redes sociales en el Perú han empezado a reemplazar a los antiguos medios de comunicación privados. Cuando uno los visita, puede encontrar en ellos el día a día de sus usuarios. Lo que al principio parecía un medio sólo para compartir frivolidades, hoy es una herramienta efectiva para enfrentar y superar los problemas personales y sociales.

Señora Pilar Mazzetti visite las redes sociales de los médicos y enfermeras del Perú, quizás así pueda dejar de ser tan inhumana y acepte renunciar por el bien del Perú. Los médicos y las enfermeras mueren todos los días y usted no se entera. O no se quiere dar por enterada. La gente vive desesperada y con temor. Los medios de comunicación privados y que participan de la publicidad estatal nos quieren vender una imagen diferente a la realidad real.

Siempre muestran imágenes de miles de ambulantes tratando de trabajar para lograr algo de dinero y mantener a sus familias. Los culpan de ser reacios a la cuarentena o de poner en riesgo la vida de todos los peruanos. De ser incapaces de entender las medidas de bioseguridad. Pero, jamás les preguntan a los ambulantes por qué son ambulantes. Cuántos de ellos fueron víctimas arbitrarias de la abusiva suspensión perfecta. A quiénes jamás les ha tocado un bono, ni siquiera el Universal que jamás lo fue. Nada. Sólo imágenes e imágenes con una voz de fondo que trata de hacernos creer que son las grandes mayorías los grandes culpables de la actual miseria que vivimos los peruanos.

Entonces, los pobres han decidió apelar a la solidaridad de los peruanos para solucionar la falta de empleo, la imposibilidad de trabajar y la permanente agresión que sufren por parte del régimen de turno. Se utilizan las cuentas bancarias o aquellas que permiten trasladar o recibir dinero en forma inmediata. Ya no se pueden vender polladas o frijoladas. Esas polladas que nacieron en los hogares más pobres y que de manera muy rápida lograron trepar hasta las clases dominantes.

Incluso, se puede percibir que esa solidaridad es iniciada o fomentada por grupos de personas. El Centro Federado de Derecho y Ciencia Política de la UNMSM publica afiches pidiendo solidaridad para compañeros que presentan familiares infectados. El Centro de Estudiantes de Ciencia Política de la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la UNMSM. Los Centros de Estudiantes de la Facultad de Letras de la misma UNMSM también han recurrido al mismo método andino. Autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales; de la Facultad de Educación o de la Facultad de Economía de la UNMSM también utilizan las redes sociales para publicar afiches de Solidaridad para con alumnos, docentes o trabajadores afectados por la pandemia. Los estudiantes de Estudios Generales Base 20 también recurren a la Solidaridad.

En diciembre de 2019, los estudiantes de Estudios Generales realizaron una Gincana -o Yincana- a favor de una de sus compañeras que fue atropellada por un mototaxi. Su situación física fue terrible. Colaboraron con premios. Los docentes regalamos diferentes premios. Libros. La actividad fue un éxito. Alumnos de Letras, Educación, Derecho y Ciencia Política, y de Ciencias Sociales, alegremente colaboraron. “Todos los números tienen premio”. Y así fue. Los jóvenes se comprometen rápidamente con las causas sociales justas. Una autoridad le indicó a la señora madre de la alumna atropellada que su hija tenía una semana para mejorar y dar los exámenes finales. ¿En qué momento un docente de aula se transforma en una autoridad sin compasión? Aparte vendieron panchitos. En la UNMSM existe la avenida de los panchitos. Siempre es bueno tener un sol extra para colaborar.

La Coordinadora Democrática Estudiantil que agrupa estudiantes libres e independientes de la UNFV también lo hace. ¿Se puede hablar de Calidad Educativa cuando los propios alumnos o alguno de sus familiares están contagiados causando una alteración total en la vida personal y familiar? Primero es Calidad de Vida. Luego es la Calidad Educativa. Alumnos de la UNI también se han unido a la Solidaridad.

Hoy la Universidad Nacional esta jugando un rol muy importante para enfrentar la pandemia. Las vacunas se han probado y experimentado en la UNMSM; mientras que la UNI construye plantas de oxígeno. Cierto es que no ha cumplido con los tiempos de entrega, lo que ha significado un festín de hienas por parte de los medios de comunicación beneficiarios de la publicidad estatal. ¿Actuarían igual si el incumplimiento de tiempo lo hubiese efectuado una Universidad Privada? ¿O una Universidad extranjera, principalmente estadounidense? La incapacidad de un par de autoridades de la UNI no afecta el prestigio nacional e internacional de dicha Universidad Nacional.

Ahora, vemos que se publican más afiches sobre la Solidaridad con las ollas comunes que sirven para alimentar miles de niños de los pueblos jóvenes. Con mujeres en estado de vulnerabilidad. Con personas con habilidades diferentes y que día a día son agredidas con una política de Capacitismo. El Capacitismo es una agresión de la sociedad contra los ciudadanos con capacidades especiales. Se busca que ellos vivan según las normas sociales impuestas y desarrolladas por los “normales”. Eso jamás sucederá. Y la pandemia se ha portado agresiva contra este sector social; pero el gobierno y la sociedad se han portado mucho más agresivos contra ellos.

Los sindicatos y gremios de trabajadores también están publicando afiches de Solidaridad. Algunas iglesias han recurrido al mismo método. Solidaridad donando alimentos, ropas, útiles escolares, incluso se esta pidiendo recursos tecnológicos para ser entregados a los niños más pobres y, de esa forma, no pierdan el año escolar 2021. Un teléfono celular en desuso para una persona es la posibilidad de educación formal para un niño.

El Milagro Económico Neoliberal Peruano fue una fantasía. Un espejismo. Un cuento burgués. El Milagro jamás existió. Los proyectos mineros no han significado salir de la crisis y desarrollar industria nacional. Lo mismo se puede decir de la agroindustria. La Pesca y de todas las actividades extractivas. Se dijo que el modelo Neoliberal origina abundancia de trabajo. Pero, las condiciones laborales pésimas. Las protestas de los trabajadores agroindustriales han desnudado el Milagro. No ha significado crear y forjar un sistema de salud; mucho menos un sistema educativo o cultural.

La Solidaridad o Ayni permanece resolviendo los problemas de las grandes mayorías peruanas. Ni la privatización ni el discurso individualista ha logrado resolver los problemas de las mayorías. El viejo Imperio del Tawantinsuyu sigue presente frente a la seudo modernidad. Los afiches están en las redes sociales, quien quiera ver, los podrá ver; quien no quiera ver, se convierte en un indolente ciego social.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00