Opiniones

El indulto como oferta en la campaña electoral 2021

Por Augusto Lostaunau Moscol

El último fin de semana (17 de enero de 2021), la campaña electoral subió la temperatura y se calentó hasta convertirse en una nueva pandemia. La candidata presidencial Keiko Sofía Fujimori Higuchi, de Fuerza Popular, indicó -en un programa de televisión nacional- que, de ser electa presidenta del Perú en las elecciones generales del próximo 11 de abril de 2021, indultará a su padre, el expresidente Alberto Fujimori, quien se encuentra cumpliendo una condena privativa de la libertad por delitos cometidos durante la década de 1990.

Inmediatamente, la temperatura se elevó y empezaron los comentarios a favor y en contra; las opiniones a favor y en contra; los análisis a favor y en contra. El país se dividió. No cabe duda de que el anuncio ha determinado que algunos sectores que se identifican con los actos realizados durante la dictadura fujimorista dejen la comodidad y se lancen otra vez al ruedo político electoral. También están aquellos que opinan en función de una posible estrategia de Keiko Fujimori por empezar a sanar las heridas internas que mantiene con su hermano Kenji y sus seguidores, quienes jugaron un rol muy importante en el frustrado indulto de la Navidad de 2017 y que significó la salida del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski (marzo de 2018), luego de comprobarse que el indulto fue producto de un negociado por debajo de la mesa entre un sector de Fuerza Popular y el partido PPK para mantener a Kuczynski en el poder. Ese intento de indulto fue el detonante de un periodo de inestabilidad política que nos ha llevado a tener 4 presidentes en 5 años (bueno, hasta ahora).

Pero, la oferta electoral de indultar a su padre, también se puede leer como la aceptación de los delitos cometidos por el exdictador. Hasta hace un poco tiempo atrás, los fujimoristas se caracterizaron por desmentir la participación de don Alberto en los hechos delictuosos. Sostenía, y repetían, que el único culpable era el asesor presidencial Vladimiro Montesinos, quien aprovechó del la amistad y la confianza brindada por un buen hombre sentado en la Casa de Pizarro.

Esa defensa llevó al propio sentenciado a gritar desaforadamente “Soy Inocente”, durante las audiencias. Grito que ha quedado grabado en la memoria popular como una forma bastante irónica de defensa judicial y una especie de burla a la verdad histórica.

Y, como anotamos, la promesa de indulto es prácticamente una aceptación de la participación directa y consciente de Alberto Fujimori en los delitos sentenciados por el Poder Judicial Peruano y confirmados a nivel internacional. Se acabó el negacionismo, ahora es mejor buscar una solución política a los años de cárcel producto de la sentencia firme que pesa sobre el convicto.

El fiscal español Manuel Carlos Jiménez Alarcón sostiene que:

“Con el perdón obtenido por el indulto, el reo extingue su responsabilidad penal total o parcialmente, luego lo que se perdona no es el delito cometido sino la pena en todo o en parte, distinción esta fundamental para distinguir al indulto de la amnistía (que siendo igualmente un derecho de gracia implica una vez concedida, la inexistencia de algo antijurídico o prohibido por la Ley, esto es, la inexistencia del ilícito o delito), por tanto la consecuencia lógica de lo que acabamos de decir es que mediante el indulto no se cancelan los antecedentes penales del reo que se ha beneficiado del mismo a diferencia de lo que ocurre con la amnistía que cancela los antecedentes y además restituye al amnistiado en todos los derechos de que gozaba en el momento en que fue condenado”.

La precisión que nos brinda el magistrado hispánico Jiménez Alarcón es doblemente importante. Por un lado, nos indica que el indulto es una figura legal que, al ser otorgada, el reo ve extinguir en todo o en parte la sentencia penal que se encuentra purgando. Aunque, el indulto no significa que los delitos cometidos desaparezcan legalmente. Por más que la señora Keiko Fujimori -de ganar las elecciones 2021- indulte a su padre preso, los delitos seguirán existiendo y sobre los mismos podremos investigar y escribir miles de artículos y libros. Finalmente, la verdad histórica siempre se ha impuesto sobre la verdad judicial.

Por otro lado, de alguna u otra forma, la desesperación de los fujimoristas es equiparable a la desesperación de la desaparecida organización política Sendero Luminoso, quienes se agruparon en diferentes movimientos y colectivos con la idea de inscribir un partido político en el Jurado Nacional de Elecciones, buscando lograr presencia en el Congreso de la República para promover una amnistía a favor de la cúpula de su organización que actualmente cumple cadena perpetua por los delitos cometidos durante un poco más de una década de violencia política que azotó al país. Pero, en caso de la amnistía -y siguiendo lo expuesto por el fiscal Manuel Carlos Jiménez- no sólo se cancela la pena, también el delito, por ende, los amnistiados, recuperan todos sus derechos. No olvidemos que, durante la década de 1930, el Partido Aprista Peruano cometió una serie de asesinatos (incluyendo el magnicidio del presidente Luis M. Sánchez Cerro) y atentados terroristas, siendo muchos militantes encarcelados, aunque durante el primer gobierno de Manuel Prado Ugarteche, lograron indultar a todos sus presos. Es decir, el proyecto político que actualmente siguen las organizaciones a favor de la amnistía de la cúpula del desaparecido Sendero Luminoso, ha sido planificado a partir del estudio del caso del Partido Aprista Peruano.

Además, el fiscal Jiménez Alarcón señala que:

“El indulto no debe de concederse sino con pleno conocimiento de los hechos y de todas sus circunstancias, y después de un estudio detenido sobre las consecuencias que haya de producir, bajo el aspecto de la justicia, de la equidad o de la conveniencia social. Por esto se prohíben en absoluto y se declara la nulidad de los indultos que se concedan en términos generales y sin determinar la pena que se remite. Los indultos de este modo concedidos llevarán en sí mismos la prueba más incontrovertible de la ligereza o de la irreflexión con que han sido otorgados”.

Mejor dicho, de producirse un indulto al preso Alberto Fujimori, la supuesta presidenta Keiko Fujimori tendrá, necesariamente, que reconocer los delitos cometidos y por los cuales fue juzgado y sentenciado el reo beneficiario del indulto. De esta forma, el discurso fujimorista sobre la sola culpabilidad de Vladimiro Montesinos y de un aprovechamiento sobre un ingenuo don Alberto ya no podrá ser utilizado nunca más. El fujimorismo tendría que aceptar que don Alberto ordenó los actos de Barrios Altos, La Cantuta y los casos de corrupción. Mejor dicho, el indulto de Keiko será la sentencia histórica de don Alberto, del fujimorismo y la aceptación de la verdad histórica.

¿Estarán de acuerdo Hiro, Sachi y Kenji que, por la ambición de la hermana mayor por llegar a la presidencia de la república, la sentencia judicial actual sobre don Alberto, se convierta en una sentencia histórica sobre los Fujimori? Ya imagino a muchos actuales fujimoristas argumentando que “yo no sabía lo que sucedía en las esferas más altas del gobierno”.

Y, como sentencia el magistrado Manuel Carlos Jiménez:

“Por el indulto vuelve el delincuente a adquirir los siempre importantes derechos de que le había privado justamente la sentencia. Esta sola indicación es suficiente para demostrar cuán necesario es alejar hasta la sombra de la duda sobre los efectos que ha de producir la gracia que se otorgue”.

Un indulto es una gracia presidencial que se concede luego de estudiar, analizar e interpretar todas las posibles repercusiones de su aplicación. Un indulto no puede ser una promesa electoral. De cumplirse originará graves problemas en la gobernabilidad del país; de no cumplirse, originará graves problemas en la gobernabilidad del país. En ambas posibilidades, el Perú está en juego. La desesperación y la inmadurez irracional siempre ponen en riesgo a la sociedad peruana en su conjunto. Pero, frente a la desesperación y la irracionalidad de una candidata a la presidencia, se debe imponer el pensamiento crítico.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00