Opiniones

La TV y las letras a que nos seducen verla

Por Armando Avalos

La televisión es un show y como todo espectáculo debe sorprender y cautivar. Para cautivar no solo usa mensajes directos sino muchos subliminales. Aquellos que van dirigidos al subconsciente, ese subconsciente donde se define nuestras principales decisiones de compra o para acceder a un servicio. Uno de los elementos claves para inclinar la balanza y hacer que el espectador quede cautivado con lo que ve, son las letras que acompañan a las imágenes.

Por ejemplo, cuando alguien ve el programa “Esto es Guerra”, el efecto que generará este programa se debe en un 40% a las imágenes de los protagonistas, otro 40% al sonido, la música y ambientales de las competidoras y un 20% al simbolismo de los gráficos, fotos o letras que ahí aparezcan (debido a su ubicación, forma y diseño, entre otros aspectos).

Analicemos un afiche del programa “Esto es Guerra” y veamos los numerosos simbolismos ocultos que tiene y que van directo al mundo inconsciente de las personas, a su lado más instintivo, a lo que algunos llaman el cerebro primario o reptiliano.

En el afiche que mostramos, se aprecia a 3 jóvenes guapos, fuertes y sanos al lado de tres chicas atractivas y sonrientes que han sido colocadas en la parte derecha de la foto, lo que para la psicología de la escritura, es el lado que simboliza el objetivo que uno se traza, la meta que uno desea alcanzar, el lado positivo y aspiracional del mundo.

Luego vemos que el nombre de “Esto es Guerra” es escrito con iniciales no solo grandes sino muy grandes. Podría decir, que desproporcionadamente grandes. ¿Qué significado le dan los grafólogos a esto?

Las letras mayúsculas muy grandes simbolizan sobreestimación de la propia importancia de la persona. Es una manera de vender externamente la seguridad de los atributos que podamos tener o tratamos de mostrar al mundo.

Es decir, cuando el espectador ve estas mayúsculas muy grandes en el nombre del programa, inconscientemente lo simboliza como un espacio que tiene confianza en lo que muestra.

Ahora, hay un pequeño gran detalle en la letra “G”. Los diseñadores del programa de televisión aprovecharon un atributo muy singular que tiene la letra “G” dentro del alfabeto. Y es que esta letra es la que tiene mayor implicancia y simbolismo de tipo sexual y de elevación de la libido en el ser humano.

La sexualización subliminal del mensaje escrito, es reforzada con las imágenes de los jóvenes varones guapos y fuertes, siempre al lado de las chicas bellas y con ropa deportiva sugerente. Es más, si observa con cuidado, verá que la letra “o” de la palabra “Esto” es reemplazado por el símbolo sexual masculino y debajo de él, se coloca el símbolo del sexo femenino. En neuromarketing, nada es coincidencia.

Recordemos que el programa es dirigido a jóvenes, que ven a los protagonistas de este reality, a personajes que tienen esas características que ellos desean: Fama, belleza y fortuna. Irradian juventud y sexualidad. Las y los modelos en la foto lucen sonrientes y como es sabido en neurmarketing, mostrar los dientes es simbolismo de salud pero también de alegría, vitalidad y cortejo sexual.

Cuando un joven ve realitys como “Esto es Guerra” u otros de este tipo, llamados telerrealidad, ven un mundo de fantasía y sexualidad que ellos también quisieran vivir. Ahí se activa en su cerebro las llamadas neuronas espejo o de imitación. Sienten al ver estos espacios, inconscientemente que también son por breves momentos, esos guerreros o combatientes que salen en la tele. Pero no solo eso, las neuronas espejo son muy fuertes porque están relacionadas a la segregación en el cerebro de un neurotransmisor muy poderoso, la dopamina.

La dopamina es una de las sustancias químicas más adictiva que existe en el mundo. Es la que nos hace sentir placer y por la que consumimos tanto las redes sociales.

Ahora que ya conoce un poco más de la magia oculta que va detrás del mundo de la televisión, podrá comprender por qué algunos programas que usted quizá no comparte, tienen más éxito que otros. Para los comunicadores, está el reto de usar los conocimientos que tenemos para hacer producciones educativas y que ayuden a la gente a ser mejores, o podemos utilizar nuestros conocimientos, para hacer dinero, cautivar al público para fines nada positivos y embrutecer a la gente. La delgada línea que depara estos dos caminos, es la ética y si tenemos un propósito digno al ejercer una profesión.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Aplicacionnueva b20fadd9

Pagina c29a18dbRegional a20152bcVocacion 6ec01671Punto ec62ee0fFamilia e0a9160dEscape 42989b8bSaludable 5fa274c9Jne fe996a39

Anuncioscomerciales a7590232

Qatar 3a017fa6



Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00