Opiniones

Keiko Fujimori: del "Terruqueo" a la "izquierda radical"

Por Jaime Antezana Rivera 

El fujimorismo es la matriz del "terruqueo". Esa palabra (un neologismo de "terruco" que sustituyo a terrorista) ha sido profusamente utilizada para sindicar como "terruco" a un abanico de sectores sociales, particularmente a las izquierdas y las protestas sociales sin ninguna vinculación con Sendero Luminoso.

La sindicación con este término insultante y estigmatizante era suficiente para descalificar y desprestigiar a quien o quienes pensaban diferente al fujimorismo o protestaban contra inversiones mineras, etc. El uso del “terruqueo” se generalizó a todos los sectores que se adhirieron al fujimorismo y sus aliados mediáticos.

En los 90 y gran parte de este siglo, el "terruqueo" tuvo un notable éxito. Eso se produjo, como sostiene Virginia Zavala, porque los significantes de ‘terruco’ e ‘izquierdista’ se aglutinaron “en un mismo campo semántico y…(han) terminado significando lo mismo”. Eso fue posible por el poder del lenguaje.

Sin embargo, en los últimos dos años (2018-2020) el obsesivo “terruqueo” fue perdiendo la capacidad deslegitimadora que tuvo antes. El debilitamiento de esa capacidad descalificadora está asociada a la detención de Keiko Fujimori con la cúpula de Fuerza Popular y al colapso político del fujimorismo.

El colapso tuvo cifras. Una encuesta nacional de Ipsos, en agosto de 2018, señalaba que el 80% desaprobaba su desempeño, su índice más bajo de popularidad. Solo un 15% aprobaba su desempeño. Ergo, el colapso político del fujimorismo y su aliado natural, el Apra, iba de la mano su invención: el “terruqueo”.

Pero ha sido en el marco de las masivas movilizaciones, del 9 al 14 de noviembre pasado, contra el golpe mafioso y el gobierno de facto de Manuel Merino que el "terruqueo" mostró su agotamiento como “arma” deslegitimadora. Así, cuando intentaron "terruquear" a los jóvenes, los principales protagonistas esas marchas, estos salieron más.

No tuvo los resultados que quisieron sus autores intelectuales y materiales: debilitar las protestas nacionales. Al contrario: fue envolvente, multitudinaria y descentralizada (llego hasta el ámbito rural). Los "terruqueadores", repitiendo con matices el mismo “rollo”, se mostraron como lo que son: vacíos, desfasados e insultantes.

Lo mismo paso el segundo día de protesta de los trabajadores de las empresas agroexportadoras de Ica, a la que se sumó Virú (La Libertad), el "terruqueo" volvió a fracasar estrepitosamente. No solo no lograron deslegitimar la protesta social, sino que –al indignar- la fortaleció y gano el respaldo nacional. Lograron la derogación de la Ley Chlimpler.

Y los principales autores de “terruqueo”, Jaime De Althaus, quien afirmó que la protesta es “tipo” sendero y el hijo del candidato presidencial Fernando Cillóniz, Benjamín Cillóniz dijo que “es lo más parecido a lo que vivimos en el terrorismo”, quedaron en ridículo en sus afanes de "terruquear" la protesta de los trabajadores de Ica.

Ante el fracaso del "terruqueo", dejaron de hacerlo. Esta vez, duro un día. Pero no se quedaron inactivos. Intentaron inventar otros responsables de los disturbios y destrucción: la CGTP, Antauro y muy sutilmente al Frente Amplio, organizaciones ubicados en la izquierda que no tenían nada que ver dicha protesta.

¿Quién abrió el abanico de otras fuerzas de izquierda y a un gremio considerado de ese lado del espectro político (la CGTP) como los autores de los bloqueos y disturbios? Jaime De Althaus, uno de los pocos fujimoristas que intentó interpretar las protestas de noviembre más allá del obnubilante “terruqueo”. Sus tuits son la prueba.

La profusa critica que recibo por intentar “terruquear” la protesta de Ica, lo llevo a inventar a otras fuerzas de izquierda como los responsables de la violencia de los trabajadores de Ica. Es posible que, tras haber descendido a la coprolalia de los fujitroll, se haya dado cuenta que el “terruqueo” ya no funciona como antes.

Tres días después, el 4 de diciembre, la heredera natural del fujimorismo, Keiko Fujimori, quien esta con prisión domiciliaria en un “mensaje a la Nación” salió con un discurso aparentemente diferente y superior al “terruqueo”. ¿Qué dijo en su mensaje? No mencionó, como siempre, directamente que derrotaron al terrorismo, la base del “terruqueo”.

Veamos por partes lo que dijo. La primera parte: “Hay una ideología que generado ya mucha pobreza y retraso en nuestro país; una ideología que habla en nombre del pueblo, pero que solo lo utiliza para ganar poder; una ideología que quiere que los pobres sigan siendo pobres para poder hablar en su nombre”

Un primer análisis de su mensaje es que hay una “ideología” que ha generado mucha pobreza, atraso y los quiere mantener en esa situación para seguir hablando a nombre de ellos y que habla a nombre del pueblo para tener poder. En resumen, genera pobreza, los mantiene en esa situación para hablar en nombre de ellos y tener PODER. Veamos la siguiente parte.

Es “una ideología que miente, confunde, se infiltra y utiliza los problemas reales de la población; una ideología que se aprovecha de la desilusión de los peruanos y hoy ataca con todo: la izquierda radical». Aquí aparece quienes encarnan esa ideología: sin hacer ninguna distinción lo resume en dos palabras la Izquierda Radical.

Así, Keiko Fujimori coloca a la “Izquierda Radical” como el nuevo adversario y se compromete a enfrentarla. ¿Es la Izquierda Radical el abandono del “terruqueo”? El nuevo “enemigo” es la Izquierda Radical. Pero quienes forman la “Izquierda Radical”, no lo dice. Pero lo desliza sin hablar del terrorismo.

Al decir que “nosotros ya hemos confrontando a esta ideología en los momentos más dramáticos de nuestra historia. Tenemos la gran responsabilidad de hacerlo nuevamente”. Visto así, Izquierda Radical es igual a SL o terrorismo. En lo medular, todas las fuerzas de izquierda, sin diferenciarlas de SL, son parte de la "Izquierda Radical".

Es, entonces, un cambio de nombre. ¿Seguirá los fujimoristas y la ultraderecha criminal “terruqueando”? Si. También utilizaran el “comunismo”, el “chavismo”, etc. Lo que busca Keiko colocar como blanco a la “izquierda radical”, en la que engloba a los senderistas (terroristas) con las demás fuerzas de izquierda.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Gubanner2 b3d7e6eb

Consulta 553c8ed7

Saludable 5fa274c9Familia e0a9160dJne fe996a39Pagina c29a18dbPunto ec62ee0fVocacion 6ec01671Regional a20152bcEscape 42989b8b

Telegram gaceta 24344613

Horocopo3 99555a02



Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00