Opiniones

Entrevista a Esteban Mira Caballos

Autor del libro: Francisco Pizarro, una nueva visión de la Conquista del Perú.

Por Jorge Rojas Luna

Esteban mira caballos, es doctor en historia de América por la Universidad de Sevilla, especializado en las relaciones entre España y América del siglo xvi y autor de 23 libros.

Un libro que nos brinda datos importantes respecto a Francisco Pizarro y que puede cambiar la imagen del conquistador en el ideario del peruano.

1.-En su obra, usted nos da a conocer detalles muy importantes sobre la procedencia de Francisco Pizarro, por ejemplo, la fecha y lugar de su nacimiento y su cercanía sanguínea con Hernán Cortés, ¿Qué motivó a Pizarro a iniciar tamaña empresa como la de conquistar el Tawantinsuyu, fueron las riquezas o la fama?

Francisco Pizarro ya era un rico hacendado en Panamá, si lo que hubiese querido fuese dinero seguramente se habría conformado con permanecer en el istmo, dedicándose a la empresa agropecuaria y a la extracción de oro. No hay que olvidar que eran personas de su tiempo que ambicionaban viejos ideales caballerescos, como la honra. El trujillano no se conformaba con dinero, quería más, soñaba con encontrar un rico imperio al que someter, ganando fama y honra para él y sus sucesores. 

2.-La historia de los grandes personajes de la humanidad casi siempre está rodeada de misterios e ideas conspirativas, de Pizarro se ha dicho mucho y su investigación aclara algunos de esos puntos ¿cuál cree que es la opinión de la opinión pública (España –Perú) respecto a Pizarro, siendo que vivimos en un mundo interconectado y que la información es más accesible?

Hay que diferenciar dos niveles, primero el mundo académico y después el de la opinión pública en general. A nivel académico no hay grandes diferencias entre los historiadores peruanos y los españoles. Somos profesionales, sabemos lo que pasó, no ignoramos el drama. Se acabó trágicamente con el mundo de los incas y, como ocurre siempre, tras la destrucción, brotó un nuevo orden, el del Perú mestizo que hoy conocemos.

Otra cosa muy diferente ocurre cuando hablamos de la opinión pública. En Perú está muy generalizada la opinión negrolegendaria del Pizarro despiadado, genocida, analfabeto y porquero que no se ajusta exactamente a la realidad. Al parecer, repiten las enseñanzas que oyeron en la escuela, en la que se contrapone el idílico mundo de los incas frente al terror de los hispanos. Los incas encarnan el edén y los españoles el inframundo. Obviamente, ni son ciertos estos extremos ni tampoco que el enfrentamiento fuera entre españoles e indígenas, sino más bien de indígenas contra indígenas en las que en uno de los bandos participaban un pequeño contingente de europeos.

 Con respecto a la opinión pública española, y aunque le pueda parecer increíble a un peruano, Francisco Pizarro es un desconocido. Algunas personas de oídas les suena Hernán Cortés, pero casi nadie conoce a Francisco Pizarro, ni siquiera en su Extremadura natal. Y quizás por eso la gente se sorprende cuando escuchan o leen en las redes sociales a algún peruano acusar a los españoles en general, o a un tal Pizarro, de ser un porquero genocida.

3.-¿Qué hay de cierto en lo de la leyenda del Pizarro como “cuidador de cerdos”?

La leyenda porcina sostenía que pasó su infancia y juventud rodeado de piaras de cerdos, algo que era totalmente incierto. El trujillano, aunque ilegítimo, fue reconocido desde su nacimiento como un miembro más de la familia, de ahí que usase el apellido Pizarro. Era un hidalgo que vivió su infancia y juventud sin grandes lujos, pero sin aprietos económicos ya que el capitán Gonzalo Pizarro se encargó de su manutención.

La leyenda porcina se la inventó directamente el biógrafo pseudo oficial de Hernán Cortés, Francisco López de Gómara, con la intención de desacreditar a un rival que había conquistado un imperio ocho veces más grande con muchos menos hombres. Y aunque el Inca Garcilaso ya advirtió que esta leyenda no tenía ninguna verosimilitud, desgraciadamente se ha perpetuado en el tiempo, especialmente entre la opinión pública peruana.

4.-Pizarro un hombre que vivió de acuerdo a su época, y que se manejó en la ambivalencia de la bondad y la crueldad, ¿Cuál cree que fue la postura del trujillano frente a Atahualpa?

Francisco Pizarro fue consciente de que se la jugaba frente a un caudillo del poder de Atahualpa que tenía prácticamente ganada la guerra civil con su medio hermano Huáscar. De hecho, Atahualpa acudió a Cajamarca con más curiosidad que temor, a sabiendas del reducido número de fuerzas de los extranjeros. Pero Pizarro tenía un as en la manga, el efecto sorpresa. Lo jugó y ganó, empezando la conquista con jaque mate. Si le hubiese salido mal la jugada y Atahualpa lo apresa, está claro que éste hubiese bebido chicha en su cráneo vaciado.

5.-Para llegar a vencer a un imperio, el Marqués tuvo que haber llevado a cabo muchas estrategias militares y de carácter de inteligencia militar, ¿cuáles fueron las principales acciones que le llevaron a la victoria en la guerra de la conquista?

Pizarro era un guerrero experimentado. Su padre luchó junto al Gran Capitán Gonzalo Fernández de Córdoba que con sus tercios asombró a toda Europa, derrotando a grandes ejércitos. Él había luchado en Europa y, cuando empieza la invasión del Tahuantinsuyu, era un baquiano, un experto en la forma de hacer la guerra indiana. Conocía la superioridad de la caballería, el efecto sorpresa de las armas de fuego, el papel de los canes y la necesidad de encontrar aliados entre los naturales. Su principal ventaja es que conocía la forma de hacer la guerra de los indígenas, pero estos desconocían casi todo de los hispanos. Una ventaja que supo aprovechar para acabar con un imperio de dos millones de km2 en poco más de dos años.

6.-¿Cómo fue el gobierno de Francisco Pizarro en la Ciudad de los Reyes (Lima) y por qué cree que hubo tantas diferencias entre los conquistadores y que las mismas  produjeron una guerra civil entre ellos?

Francisco Pizarro era lo que era, un experimentado guerrero, pero con una nula formación académica. No se le pueden pedir peras al olmo; no fue un gobernador eficaz simplemente porque no tenía la preparación adecuada para ello. De ahí, que al igual que otros descubridores y conquistadores –Cristóbal Colón, Hernán Cortés, Hernando de Soto…- fracasara en las tareas gubernativas.

A nivel político, permitió el surgimiento de enemistades entre españoles e indios y entre los propios españoles que dieron lugar a las guerras civiles. La administración de la hacienda real fue igualmente caótica, y tanto él como Gonzalo o Hernando Pizarro tomaron dineros de la hacienda real cada vez que les interesó. Su asesinato fue la crónica de una muerte anunciada, fruto de los odios mutuos entre pizarristas y almagristas.

7.-¿Cómo veía el desempeño de Francisco Pizarro en esta parte del mundo la Corona Española; cree que le reconocieron como se debía?

A la Corona lo único que le interesaba era la llegada de metal precioso, y desde Nueva Castilla llegaba a raudales. Francisco Pizarro fue reconocido con una gobernación y con un marquesado. Recuérdese que las concesiones de títulos a conquistadores fueron muy pocas. En breve tiempo pasó de ser un hidalgo de pueblo a un noble titulado con más dinero que la mayoría de ellos. Francisco Pizarro murió prematuramente y fue su hermano Hernando Pizarro el encargado de terminar de encumbrar a la estirpe, situándola entre la alta nobleza castellana.

8.- ¿Se sabe a cuánto ascendía la riqueza que obtuvo Francisco Pizarro, no solo en el Perú, sino también, en sus aventuras militares en América?

Los hermanos Pizarro llegaron a amasar una inmensa fortuna, que disfrutó en España el único superviviente, Hernando Pizarro. Este se desposó con su sobrina Francisca Pizarro Yupanqui, consiguiendo reagrupar la fortuna de todos los hermanos. Se construyó un bonito palacio en su Trujillo natal, compraron la jurisdicción de la Zarza, y lo que es más importante, instituyó una Obra Pía con fines sociales. Y digo que es importante porque esta institución sobrevive con gran pujanza en pleno siglo XXI: la Fundación Obra Pía de los Pizarro. Ésta realiza una gran labor social y cultural en España y sobre todo en Perú, donde tiene firmados numerosos convenios con universidades e instituciones del país. Me parece un caso excepcional de la imbricación entre pasado y presente de una institución, que de alguna forma trata de compensar una vieja deuda, revirtiendo la parte más importante de sus rentas anuales en proyectos peruanos. 

9.-La resistencia inca, es uno de los temas que aborda en su obra sobre Pizarro, y que es importante ya que es un lapso histórico que recién está siendo conocido en el propio Perú, ¿podemos decir que los incas no se rindieron tan fácilmente y que a la España imperial le costó muchas décadas terminar de conquistar a los tawantinsuyanos?

Los incas nunca se rindieron del todo y durante muchos años conservaron la idea –sin duda utópica- de recuperar algún día el perdido Tahuantinsuyu. La caída de Vilcabamba en 1572 no supuso el fin de ese sueño de reposición del viejo orden inca. Las rebeliones indígenas del siglo XVIII, como la de Túpac Amaru II o la de Tomás Catari revelan que la ilusión seguía viva. Ahora bien, aunque la resistencia ha continuado prácticamente hasta nuestros días es obvio que en 1533 perdieron definitivamente el poder para no recuperarlo nunca más.  

10.-¿Cuál cree que es el legado que nos deja la historia de Francisco Pizarro?

Creo que en pleno siglo XXI todos sabemos lo que era un conquistador del siglo XVI, un guerrero que invadía territorios en nombre del emperador y de Dios. La conquista del Tahuantinsuyu fue extremadamente violenta, pero forma parte esencial de la historia de la nación peruana. La historia no se puede escamotear, sino que debemos afrontarla, por dura que ésta sea.

Ahora bien, es importante contextualizarla para no caer en leyendas; los españoles no inventaron la guerra, sino que muy al contrario se remonta al menos a los orígenes de la civilización. Obviamente, no menos daño causó los romanos en su expansión por Hispania con cercos dramáticos como los de la ciudad de Numancia, con ejecuciones en masa; un verdadero drama para los pueblos iberos, celtas y celtíberos que habitaban la Península Ibérica y que en muchos casos se resistieron hasta el final a la invasión. Pero lo hemos asimilado con naturalidad como parte de nuestra historia.

La historia ha sido siempre así; sobre las cenizas de viejas culturas o civilizaciones se han levantado nuevos mundos con renovadas esperanzas. Sobre las cenizas del destruido mundo incaico se produjo un doloroso alumbramiento de lo que hoy es la nación peruana. Para mí, Francisco Pizarro es uno de los padres –o padrastro si se quiere- de la nación peruana, querido y odiado, pero padre, al fin y al cabo.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Frecue1 56d3840d

Gubanner2 b3d7e6eb

Vocacion 6ec01671Jne fe996a39Regional a20152bcEscape 42989b8bFamilia e0a9160dPagina c29a18dbPunto ec62ee0fSaludable 5fa274c9

Asesoria f7d79570

Pod2 e0df9c0c


Más leídas - Jorge Rojas Luna


Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00