Pez ornamental

Científicos peruanos elaboran protocolo pionero en reproducción inducida de la piraña roja

Proyecto del Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana obtuvo alevinos de ese pez amazónico en cautiverio

Iquitos.- Un protocolo pionero a nivel mundial en reproducción inducida en cautiverio de la piraña roja, un pez amazónico muy valorado como especie ornamental por acuarios internacionales, viene siendo desarrollado con éxito por el Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP) en la región Loreto.

El equipo de investigadores y técnicos, liderado por la bióloga Miriam Alván Aguilar, participa en el proyecto “Desarrollo de protocolos de reproducción en cautiverio de pirañas en la región Loreto”, financiado por el Innóvate Perú del Ministerio de la Producción y ejecutado por el IIAP gracias a un convenio con la empresa Acuario Valentina E.I.R.L. de Iquitos, dedicada a la crianza y exportación de peces ornamentales amazónicos.

Si bien es amplia y muy reconocida la experiencia del IIAP en el manejo reproductivo de peces amazónicos de consumo humano, como doncella, gamitana, paco y sábalo, es la primera vez que se trabaja con una especie como la piraña roja (Pygocentrus nattereri), muy demandada por la piscicultura ornamental internacional para mostrarse en acuarios de países como Canadá, Estados Unidos y México, y en los últimos años por países asiáticos, refirió Alván Aguilar en diálogo con la Agencia Andina.

Pez ornamental

La piraña roja es una de las diez variedades de piraña que existen en la Amazonía peruana, de las cuales siete se encuentran en la región Loreto (selva norte) y tres en la región Madre de Dios (selva sur). 

De todas ellas, la piraña roja se caracteriza por su vientre rojizo (de allí el nombre), el color plateado del resto de su cuerpo; las aletas dorsal y caudal azuladas, así como el iris de sus ojos de color naranja. Por ello, es una especie preferida para exhibición en los acuarios.

Debido a esta creciente demanda, teniendo en cuenta que la piraña roja es extraída como alevino o cría de los ríos que son su hábitat natural y durante la temporada de lluvias (diciembre a abril) que es la época reproductiva, se genera un serio impacto sobre la población que amenaza su supervivencia como especie. 

Por ese motivo es cada vez más difícil encontrar peces que cumplan con la talla autorizada, de 3 a 5 centímetros de longitud, para exportación al mercado ornamental internacional. Dicha talla permite un mejor embalaje y transporte de la especie. 

Y siendo Loreto la región que concentra el 90 % de la exportación de peces ornamentales, surgió la preocupación conjunta del IIAP y de la empresa Acuario Valentina de evitar la extinción de este importante recurso hidrobiológico mediante su manejo sostenible. Por ello, se planteó el proyecto de asociación público-privada que involucra un protocolo de reproducción inducida de la piraña roja en cautiverio para su aprovechamiento económico, pero preservando la especie.

Reproducción inducida

Existen investigaciones sobre la piraña roja en su hábitat natural (ríos amazónicos), pero no hay documentos científicos ni tampoco protocolos de reproducción en cautiverio o en espacios controlados (estanques), por lo que el proyecto del que forma parte el IIAP constituye un importante precedente a nivel nacional y mundial.

La investigadora Alván Aguilar explicó que la reproducción inducida se basa en el uso de hormonas obtenidas a partir de la glándula pituitaria, que se encuentra en el cerebro, del pez carpa. Esta hormona, de mayor acceso comercial, es la más utilizada en la reproducción piscícola en general. Con ella se estimulan los órganos sexuales de las pirañas rojas hembras y machos, a fin de producir embriones que se transformen luego en larvas, alevinos y peces adultos.

Destacó que la ventaja de la reproducción inducida en cautiverio permite obtener peces durante todo el año y no solamente en temporada de lluvias, como sucede en su hábitat natural.

Los trabajos experimentales se llevan a cabo en el Centro de Investigaciones Fernando Alcántara Bocanegra (CIFAB) del IIAP, ubicado en la localidad de Quistococha, a la altura del kilómetro 4.5 de la carretera Iquitos-Nauta, en la región Loreto.

Allí se encuentran los estanques donde el equipo de doce personas, entre biólogos, ingenieros y técnicos del IIAP monitorea y evalúa el comportamiento reproductivo y desarrollo biológico de unos 40 ejemplares de pirañas rojas que fueron extraídas del río Nanay que bordea la ciudad de Iquitos, y que han empezado a generar sus primeros embriones y alevinos.

Todos los peces estudiados cuentan con un chip que permite evaluar las características biológicas, talla, peso, los órganos reproductivos para determinar su sexo (hembras y machos), así como el desarrollo embrionario.

Logros

“Logramos la reproducción inducida de las primeras larvas y alevinos de piraña roja en cautiverio y hemos obtenido que, luego de tres semanas de nacidas, en promedio, las crías alcancen las tallas autorizadas para la exportación”, subrayó Alván Aguilar, quien es bióloga formada en la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP) con sede en Loreto, y con maestría en Ciencias Biológicas en el Instituto Nacional de Pesquisas da Amazonia de Manaos (Brasil).

Indicó que si bien la pandemia del covid-19 detuvo por algunos meses la investigación del desarrollo larvario de la piraña roja, esta se ha retomado hace pocas semanas para avanzar con el proyecto y completar el paquete tecnológico que permita transferir la tecnología y avances científicos a los productores piscícolas a través del protocolo de crianza en cautiverio, que se espera tener listo en el primer trimestre del año 2021.

“Con la transferencia tecnológica adecuada, el sector privado estará en la capacidad de reproducir este pez de manera sostenible y reducir la presión de pesca en ambientes naturales de esta especie”, enfatizó.

Esta investigación del IIAP sobre la piraña roja servirá como punto de partida para otras investigaciones con las otras nueves variedades de pirañas y otras especies de peces ornamentales identificadas en la Amazonía peruana con potencial de exportación, pero sin depredarlas.

“Queremos que todo el conocimiento generado sobre la piraña roja, no solo en el ámbito reproductivo, sino de su biología en conjunto, sea difundido en publicaciones científicas”, expresó.

De este modo, y como ocurre con muchas otras investigaciones vinculadas a la biodiversidad amazónica de nuestro país, el IIAP pone a disposición sus capacidades para el desarrollo de tecnologías que contribuyan al manejo sostenible de los valiosos recursos naturales.

Fuente: Andina


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00