World Travel Awards

Cusco rumbo a coronarse como mejor "Destino de Ciudad Cultural"

Votación vence mañana jueves a las 19:00 horas.

Cusco.- Declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad el 9 de diciembre de 1983, la ciudad del Cusco es, junto a Machu Picchu, el principal atractivo turístico del Perú. Ahora busca coronarse como mejor “Destino de Ciudad Cultural líder de Sudamérica” en los World Travel Awards 2020, conocidos como los premios “Óscar del Turismo”.

Fundada por el inca Manco Cápac en el siglo XII, Cusco fue el centro urbano más importante del imperio del Tahuantinsuyo y alcanzó su mayor desarrollo durante el gobierno del inca Pachacútec en el siglo XV.

Su imponente arquitectura, conformada por palacios, templos, viviendas, calles y plazas, rodeadas de extensas áreas para la producción agrícola y artesanal, han perdurado en gran medida al paso del tiempo y constituyen el principal motivo de visita para turistas de todo el mundo.

La historia incaica y momentos claves en la historia del Perú están impregnados en cada rincón de esta cautivante ciudad reconocida como la “Capital arqueológica de América” y la “Roma de América” en alusión a su condición de epicentro del poder en el vasto imperio de los incas.

“La ciudad del Cusco es un ejemplo representativo de la confluencia de dos culturas distintas: inca y española, que produjo un sincretismo cultural destacado y configuró una estructura urbana y forma arquitectónica únicas”, destaca la Unesco en su declaratoria como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Lugares de indispensable visita

El punto de partida de todo recorrido en la ciudad del Cusco es la Plaza de Armas, que en tiempos de los incas fue llamada Haukaypata, palabra quechua que significa “Lugar del guerrero”. Es actualmente uno de los principales escenarios donde se celebra cada año el Inti Raymi o Fiesta del Sol.

Alrededor de la Plaza de Armas destaca la imponente Basílica Catedral, cuya edificación tuvo dos etapas: primero se construyó la Capilla del Triunfo sobre lo que fue el antiguo templo de Suntur Wasi (Casa de Dios) y luego se levantó la catedral sobre el palacio del Inca Wiracocha. En la fachada y el interior domina el estilo renacentista, con una decoración interior muy rica en tallado de cedro y aliso. Asimismo, conserva una colección importante de pinturas de la escuela cusqueña y objetos de plata repujada.

Otra de las edificaciones religiosas que resalta en la Plaza de Armas es el templo de la Compañía de Jesús, construido originalmente en 1571 sobre los terrenos del antiguo Amarucancha, el palacio del inca Huayna Cápac. Luego del terremoto de 1650 tuvo que ser reconstruido y los trabajos culminaron en 1688.

A tres cuadras de la Plaza de Armas se localiza el Barrio de San Blas, uno de los más pintorescos de la ciudad del Cusco. Se caracteriza por sus calles estrechas y empinadas y sus hermosas casas de estilo colonial. Es conocido como el “Barrio de los Artesanos” pues allí pueden apreciarse numerosos museos, talleres, tiendas de artesanías, así como presentaciones de danzas típicas y música en vivo los fines de semana.

Otra importante edificación católica es el Templo de San Blas, fundado en 1560 y conserva un púlpito barroco que constituye una obra maestra del trabajo y tallado de la madera, atribuida al artista indígena Juan Tomás Tuyru Túpac.

También destaca el Templo y Convento de La Merced, de estilo barroco, que se edificó entre los años 1657 y 1680. La sacristía guarda su tesoro más preciado: una impresionante custodia en oro y piedras preciosas de 1.3 metros de alto y 22 kilogramos de peso, coronada por una gran perla en forma de sirena. Es considerada la segunda más grande del mundo.

Uno de los lugares más visitados por los turistas en el centro histórico es el Templo y Convento de Santo Domingo, edificado sobre el Palacio de Qorikancha que, según los cronistas españoles, era una de las edificaciones más impactantes del Cusco incaico, dado que lucía en su interior paredes enteras recubiertas con láminas de oro porque era el templo principal del dios Sol.

Un lugar de indispensable visita es el Museo y Convento de Santa Catalina, edificados en 1605 sobre el antiguo Acllahuasi o “Casa de las Escogidas” (las acllas eran mujeres dedicadas a labores especiales para el inca). Su arquitectura corresponde a las últimas etapas del renacimiento y se caracteriza por sus arcos de estilo romano. Tiene exposiciones de pintura, textiles, tallas en madera y retablos coloniales. Las piezas que destacan son las pinturas de Diego Quispe Tito y la alfombra de la galería de Las Arcadas, además de ornamentos religiosos hechos con hilos de oro y plata.

También destaca el Palacio Arzobispal, una construcción virreinal de influencia árabe, que fue levantada sobre las bases del palacio del soberano Inca Roca. Actualmente es la sede del Museo de Arte Religioso. Está ubicado en la intersección de la calle Hatunrumiyoc y el jirón Herrajes.

Quienes transitan por la calle Hatunrumiyoc se detienen para apreciar y tomarse fotos junto a la impresionante Piedra de los Doce Ángulos, famosa por el perfecto trabajo y ensamblaje de sus esquinas.

El recorrido por la ciudad imperial obliga a detenerse para visitar el Palacio del Almirante, una antigua casona que en la actualidad es sede del Museo Inca. Alberga una importante colección arqueológica de la cultura inca, así como de las culturas que la antecedieron en el territorio del imperio del Tahuantinsuyo. Incluye piezas de cerámica, orfebrería, tejidos y momias.

La Casa del Inca Garcilaso de la Vega es otro lugar de imprescindible visita. Se trata de un predio que perteneció al célebre escritor mestizo Garcilaso de la Vega, hijo del capitán español Garcilaso de la Vega y Vargas, y de la princesa cusqueña Chimpu Ocllo. Fue autor de dos trascendentales obras: “Comentarios Reales” y “La Florida del Inca”, ambas impulsadas por la necesidad de rescatar la historia del imperio incaico. La casa es en la actualidad sede del Museo Histórico Regional.

También es muy visitado el Museo de Arte Precolombino, que funciona en una casona donde vivió el conquistador español Alonso Díaz en 1580, así como del conde Cabrera en 1850. Fue totalmente restaurada para ser el Museo de Arte Precolombino desde junio del 2003. Reúne, en sus 11 salas, 450 obras que datan desde 1250 a. C. hasta 1532 d. C. Está ubicado en la plazoleta Nazarenas.

El recorrido por el centro histórico de la ciudad imperial se completa en parte con la visita a la Casa Concha, sede del Museo Machu Picchu, donde se exponen más de 360 piezas halladas durante los trabajos de exploración de Hiram Bingham y que fueron devueltas por la Universidad de Yale al Perú el año 2013. Se pueden apreciar vasijas de cerámica, contextos funerarios, objetos de cantería y de metal. Está ubicado en la calle Santa Catalina Ancha N° 320.

También se puede visitar el Museo de Arte Contemporáneo, edificación construida en 1848, donde se encuentran en exhibición pinturas, cerámica, esculturas y otras obras de arte pertenecientes a renombrados artistas nacionales y extranjeros de arte contemporáneo de los siglos XX y XXI.

Otro lugar importante para visitar es el Museo de Arte Popular, fundado en 1937 y que cuenta con numerosas piezas de imaginería, cerámica, artesanía, tallas en madera y piedra. También presenta una extensa colección de muñecas. Asimismo, el Centro Qosqo de Arte Nativo, ubicado en la avenida El Sol 604, donde se presentan espectáculos de música y danzas folklóricas de diversas provincias, distritos y comunidades del Cusco. También se exhiben trajes típicos e instrumentos musicales.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00