Opiniones

El huancavelicano en la Guerra del Pacífico (1)

Cuando los peruanos recibieron la noticia de que Chile declaraba la guerra al Perú (5 de abril de 1879) el patriotismo invadió sus corazones, sin embargo, en las comunidades campesinas y las haciendas del centro del país no se sabía aun sobre la nueva pelea de los viracochas.

Pronto muchos hombres y mujeres de la tierra del mercurio (cuyos nombres permanecen en el anonimato) se batirían en las batallas libradas en el sur peruano y en la defensa de Lima. Cáceres, infatigable defensor del honor nacional no acepto rendición alguna de la clase política peruana y de una parte del ejército, contrario a eso, inició la resistencia de la Breña y caminó incansablemente por Huancavelica, tierra famosa por sus quebradas, inmensos cerros y abismos profundos, y en ella sostuvo batallas contra el enemigo chileno y la naturaleza.

Huancavelica aportó un legado singular de valentía y amor a la patria, ayudando al esfuerzo bélico peruano con dinero, bienes, alimentos, bonos de guerra, vestimenta y sobretodo con sus hijos, con miles de campesinos que dieron todo de si por su “Taita”, es por eso, que, en sus memorias, el Brujo indica que los huancavelicanos eran sus “Guerrilleros Chancas”.

Lo que le daba fuerza y diferenciaba a la resistencia huancavelicana del resto, era que en su gran mayoría estaba conformada por ayllus, por lo que los “soldados del pueblo” estaban unidos por sus costumbres y lazos familiares; eran combatientes arrojados y valientes; civiles y patriotas, pero sobretodo,  amantes respetuosos de la Pachamama, a la que vieron ser mancillada por el invasor (algo que es característico de los huancavelicanos desde siempre, es su amor por sus tierras y sus recursos).

Los guerrilleros chancas, participaron en la guerra uniformados con ojotas, vestidos de balleta, cordellate, con un rejón al ristre y una waraka a la bandolera; mientras que Cáceres, aprovechando su dominio del runa simi y su entendimiento de la cosmovisión del hombre andino, empleó el conocimiento del terreno, y la adecuación al clima de una tierra milenaria de extremos contrastes del campesino huancavelicano.

Los invasores sureños, no sabían lo que esta tierra telúrica y magnética les tenía reservada como respuesta a la afrenta a su tierra y a sus gentes.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Vision b91d938c

Gubanner2 b3d7e6eb

Jne fe996a39Escape 42989b8bPunto ec62ee0fRegional a20152bcFamilia e0a9160dVocacion 6ec01671Pagina c29a18dbSaludable 5fa274c9

Bono1 e44a856b

Pod2 e0df9c0c


Más leídas - Jorge Rojas Luna


Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00