Entrevista

Covid19; Entrevista, Hispanoamérica y la presencia de los afrocolombianos

 

Carlos Jara Cuevas

Analista de política internacional, seguridad y cooperación técnica internacional. Prensa internacional para Gaceta Ucayalina. 

Londres 19/06/2020

Nuestra entrevista a Leidys Emilsen Mena Valderrama, socióloga afrocolombiana, es para pensar y reflexionar desde Hispanoamérica como parte del escenario mundial y ante los sucesos del covid19 vuelven a ponerse al día la situación histórica y contemporánea de la presencia de los afrodescendientes en esta parte del continente, para presentar esta entrevista nos acercamos a conocer el análisis del problema como política de Estado desde el escenario en la República de Colombia. Asimismo haremos referencia a la situación de los afroperuanos para visualizar en parte su historia y la situación en que se encuentran con respecto a la realidad de los afrocolombianos así como para conocer similitudes históricas y la problemática de la lucha contra el esclavismo, el holocausto y la invisibilidad excluyente en la sociedad actual.

El estudio del Dr. Flaminio G. Álvarez Rodríguez sobre la presencia de lo africano en Cajamarca es una obra muy especial y particular de una región conocida no por el pasado de la trata de esclavos sino por la gran explotación minera del oro y otros minerales y metales ahí existentes pero que en nada amerita la minería porque nadie ha salido de la extrema pobreza, la población subsiste en la economía informalidad y en el trabajo del campo. Pero volvamos a su pasado histórico del Virreynato del Reino del Perú, Cajamarca es también el lugar de la batalla y captura del Inca Atahualpa por las huestes de Francisco Pizarrio y del ejército de indios a la cabeza de sus nobles señores opuesto al dominio imperial de los Incas quechuas, esa fortaleza humana y militar fue aliada del pequeño ejército conquistador en donde al cambiar el dominio se fue asentando la fuerte inmigración blanca y mestizarse con la nativa, y es interesante saber que en esta región el idioma quechua casi no se habla a diferencia de  otras regiones del Perú.

En la presentación del citado libro la profesora Socorro Barrantes Zurita señala lo siguiente; “A Cajamarca llegaron de Angola, de Malambo, de Mazambi, Cabo Verde, Mandinga, Nalú, Berbesi, Camume o Bengala entre otros lugares más. Vinieron a través de los Puerto, cruzando mares y tiempos de opresión sin límites, venciendo la fragilidad de las embarcaciones, la furia de los dioses del mar y de la tierra la malidicencia de los esclavistas que hirieron tanto a los hombres y mujeres de “color” “. En la misma presentación nos relata la compra venta de esclavos ahí en plena Plaza  de Armas de  Cajamarca al lado de la tradicional pileta virreinal y de la catedral de la ciudad en medio de una Feria organizada por el Corregidor de la época para más referencia está al frente de una cafetería conocida en la ciudad “El Salas” y el “Hotel Perú”, en este céntrico lugar era un espectáculo la venta y la compra de esclavos, tanto así que las importantes familias lucían su riqueza comprando esclavos negros para su servidumbre como quien compra un objeto de lujo o un caballo de buena cepa. La misma presentadora señala “En alguna estancia de estas tierras serranas se guarda el gemido de Francisca negra bran valorizada en 450 pesos o el de Francisca hija, de 14 años valorizada en 400 pesos, o el de Catalina o tal vez el de Juanita de 5 años, valorizada en 150 pesos o el del hijo de María, valorizado en 120 pesos o en el de Isabel negra conga, valorizada en 550 pesos”. Cajamarca fue la ciudad donde la presencia del esclavo negro fue de las más importantes durante el periodo de 1600 a 1855, ni la independencia de 28 de julio de 1821 los declaro libres en su totalidad sino solo a los que nacieron a partir de esa fecha, y en la Republica el conflicto armado entre militares encabezado por el General José Rufino Echenique y el Mariscal Ramón Castilla recién se logró el fin de la esclavitud por la oferta de uno y otro bando por integrarlos a sus ejércitos y cancelar la deuda por la compra de la libertad de los negros que termino convirtiéndose en deuda pública con el caudillo Ramón Castilla que se constituyó después de derrotar a su oponente en Presidente del Perú, por lo tanto no hay nada que agradecer sino recordar las decisiones de interés del poder económico, político y militar de la época. Los dueños de los esclavos, los hacendados no perdieron nada ni se arruinaron, muchos de estos esclavos pasaron a la condición de jornaleros autososteniendo a sus familias transmitiendo como herencia la pobreza y la marginación a sus descendientes, y los hacendados cobraron del Estado por la liberación de los negros, negocio redondo y corrupción de por medio. De esos tiempos a estos años no queda rastro de los descendientes de esclavos negros en esta región porque al parecer se fueron a ocupar la costa del pacifico más acorde al clima que al frio intenso de la sierra cajamarquina, puede que esto haya pasado como en la ciudad de Gibraleon en España donde habitaron negros esclavos que dejaron rastro de su genética en extinción y en Cajamarca es también probable, pero como explica el autor pocos estudios se han desarrollado en Cajamarca sobre esta parte de la historia del Perú.

Somos un país en donde la población mayoritaria  es indígena, así como el mestizaje racial conforma un mosaico multicultural que se expresa en la sociedad peruana enfrentada históricamente al racismo y a la xenofobia, y  en el caso del pueblo afroperuano, se distingue de manera abismal la invisibilidad de más de 4 millones de afroperuanos que pueblan toda la costa peruana y a quienes las instituciones del Estado no los representan ni lo integran sino lo discriminan y lo marginan por el hecho de su condición de afrodescendientes. Un ejemplo son los afros del primer puerto del Perú del Callao con ellos convive la deserción escolar y universitaria por falta de recursos, y en el ámbito de la salud conviven dentro del 44% de personas que en esa región padecen, el TBC, la anemia, la desnutrición y la drogadicción muy aparte de la delincuencia,  siendo una región como el Callao la  más rica en economía por recibir el canon aduanero que está por encima de los 2 mil millones de soles y aun así la infraestructura en educación y salud está en desgracia total en medio del drama del covid19,  y habiendo en altamar factorías de pescado no siquiera se logra poner a disposición como ayuda humanitaria el pescado en todo los asentamientos humanos de la provincia constitucional donde además hay carencia de agua potable y saneamiento, creemos que con un mínimo criterio de la autoridad regional y municipal deberían apelarse a la responsabilidad social empresarial y las obras por impuesto para erradicar estos males.

El pueblo afroperuano no tiene ni siquiera una Ley de integración y reconocimiento así como su reivindicación de sus derechos históricos, civiles, económicos y políticos por su originaria condición de la trata triangular del esclavismo practicado en el Perú del Virreynato y durante las primeras décadas de la Republica y solo se produjo la libertad de los negros como hemos dicho antes, en tiempos del Gobierno del Mariscal Castilla en el que se les dio la libertad por interés de caudillos militares y porque ya no era negocio tenerlos en las haciendas a cargo de sus amos. En tal sentido sus raíces históricas y de arraigo social y cultural han sido postergadas hasta el día de hoy no basta con el llamado “perdón histórico” que planteo Alan García en el 2009, solo fue un saludo a la bandera, no existen políticas de Estado afirmativas ante la deuda histórica por su condición histórica de esclavos, tampoco lo hay en las diversas políticas publicas transversales, la sola existencia de la Comisión Parlamentaria donde converge la problemática afroperuana no se traduce en iniciativas legislativas favorables a su visibilización en todas las instituciones públicas como por ejemplo la cuota afro dentro de ellas hasta ahora no  reconocida.

Nelson Mandela decía “perdono pero no olvido”, en su lucha contra el apartheid en Suráfrica, de estar condenado 30 años en prisión salió de las mazmorras carceleras para asumir el mandato Presidencial de su país. Aquí el olvido es histórico y vigente por generaciones, porque nadie se pregunta el cómo será vivir bajo la piel de un negro, en cambio los afroperuanos si lo saben.

Ante el  Bicentenario de la independencia criolla que tanto lo publicita el Presidente Vizcarra, no significa un hito histórico porque no le deben nada a este acontecimiento ni al General San Martin y menos a Simón Bolívar, sino más bien al perenne recuerdo de su esclavitud de su dolor y de sus cadenas sufridas en muchas de las haciendas de los antepasados de las doce familias dueñas de los grupos monopólicos del poder bancario y financiero especulativo que hoy controlan monopólicamente la economía y la política pública del país. Y para vergüenza de este gobierno la ex Ministra de Cultura Sonia Guillen público en todos los medios un panfleto excluyente para los negros en el Perú de cómo deben cuidarse en pleno covid19 los negros, esta autoridad racista y xenófoba motivada además por la corrupción rampante en su Ministerio término renunciando a su cargo sin ni siquiera pedir disculpas por tamaña torpeza.

La historia de los afros en Hispanoamérica es la historia del holocausto hasta hoy nunca reparado, es la huella más sangrienta del trabajo deshumanizante del ser humano en estas tierras por la trata triangular en la comercialización de esclavos promovidos por el imperio portugués, Británico y monarquías de los países bajos con el cual nacieron las más grandes fortunas de la vieja Europa monárquica, aristocrática y oligárquica financiera, de nada vale tumbar estatuas  de grandes tratantes de esclavos amparados como corsarios y piratas de aquellos reinos e imperios, cuando el problema sigue estando pendiente en el planeta. Ahora en el África y en el medio oriente donde todavía subsisten los tratantes de esclavos bajo el manto de las guerras religiosas, del terrorismo y del control de los recursos naturales como el petróleo, los diamantes o las experimentaciones de vacunas de las corporaciones farmacéuticas contra esta población siendo instrumentalizadas como fuentes de explotación y riqueza continua esta postergación humana. Esta crisis del covid19 está demostrando que estos hechos siguen reproduciéndose dentro de un plan geopolítico contra la humanidad y su futuro, es decir el Estado nación contra los globalizadores corporativos sin nación ni patria.

Y antes de iniciar con la entrevista cito una composición musical “El Payande” del compositor Vicente Olguin interpretada por la cantante afroperuana Lucha Reyes fallecida en la década del 70 del siglo XX en el que relata el holocausto afrodescendiente; https://www.youtube.com/watch?v=qQIDWBqLuVk

Nací en las playas de magdalena
Bajo las sombras de un payande
Como mi madre fue negra esclava
También la marca, yo la lleve

Ay suerte maldita llevar cadenas
Y ser la esclava,
Y ser la esclava de un vil señor
Ay suerte maldita llevar cadenas
Y ser la esclava,
Y ser la esclava de un vil señor

Cuando a la sombras de un palmera
Busco esconderme del rudo sol
Látigos fieros cruzan mi espalda
Y me recuerdan que esclava soy

Ay suerte maldita llevar cadenas
Y ser la esclava,
Y ser la esclava de un vil señor
Ay suerte maldita llevar cadenas
Y ser la esclava,
Y ser la esclava de un vil señor

Si yo pudiera coger mi lanza
Vengarme airada de mi señor
Con gusto viera yo arder su casa
Y le arrancara el corazón

Ay suerte maldita llevar cadenas
Y ser la esclava,
Y ser la esclava de un vil señor
Ay suerte maldita llevar cadenas
Y ser la esclava,
Y ser la esclava de un vil señor 

Por todo ello tenemos la oportunidad de contar con la Socióloga afrocolombiana *Leidys Emilsen Mena Valderrama, experta en la materia y de larga trayectoria en el análisis y estudios de esta problemática social con quien abordaremos la situación en la que se encuentran, los problemas neurálgicos de su población y los niveles alcanzados de reconocimiento jurídico y legal así como el estado actual de la exclusión social de una buena parte del ciudadano afrocolombiano en la República de Colombia.

1.- Cual es el escenario del pueblo afrocolombiano ante la crisis económica y el covid19.

Actualmente en las comunidades afrocolombianas se están haciendo evidente los siglos de abandono y desigualdad. Las comunidades afrocolombianas representan más del 10% de la población total de Colombia, pero son las que peores condiciones de vida tienen, en la región pacífico, región donde se concentra el mayor número de personas afrocolombianas están los índices de pobreza y pobreza extrema más altos de todo el país, el departamento del Chocó, por ejemplo, que tiene el índice de población afrocolombiana más alto con un 82%, es uno de los cuatro departamentos de la región pacífico donde la pobreza ha empeorado. Tres de los cuatro departamentos con mayor número de afrocolombianos no tienen hospitales de segundo nivel para atender emergencias de salud como la generada por el Covid-19, igualmente se carece de servicios básicos como agua potable, servicios de alcantarillado al 100%, y los índices de desempleo son también los más altos de todo el país.

Algunas comunidades afrocolombianas de las zonas rurales de predominio afro están cultivando productos primarios, pero no hay una política clara para hacer llegar esos productos a los mercados y plazas de las urbes, a muchos se les están perdiendo las cosechas mientras otras comunidades están sin alimentación.

2.- Explícanos cuál es la situación legal de los afrocolombianos en la Constitución de la República de Colombia.

Las comunidades negras en Colombia fueron reconocidas como sujetos de derechos colectivos y parte constitutiva de la nación con la Constitución Política de 1991, en el artículo séptimo de la constitución se reconoce la diversidad étnica y cultural de la nación. En este proceso constituyente también se crea el articulo transitorio 55 que ordena la creación de una ley para las comunidades negras, esa ley se denominó Ley 70 de 1993 Ley de comunidades negras, esta norma recoge los derechos colectivos de las comunidades negras, se les reconocen unos territorios como ancestrales y se ordenan las acciones respectivas que el Estado deberá ejecutar para garantizar el cumplimiento de esos derechos. La Ley 70, reconoce a las comunidades negras que habían ocupado tierras baldías en las cuencas ribereñas de la Región del Pacífico, de acuerdo con sus prácticas tradicionales de producción y el derecho a la propiedad colectiva, se reconoce el derecho a la tierra desde la cosmovisión de las propias comunidades. La ley también tiene el “propósito establecer mecanismos para la protección de la identidad cultural y de los derechos de las comunidades negras de Colombia como grupo étnico, y el fomento de su desarrollo económico y social, con el fin de garantizar que estas comunidades obtengan condiciones reales de igualdad de oportunidades frente al resto de la sociedad colombiana”. (Ley 70, 1993 ).
Varios años siguientes se empezaron a expedir los decretos reglamentarios de la ley, algunos de esos son: El Decreto 1745 de 1995 “Por el cual se reglamenta el Capítulo III de la Ley 70 de 1993 y se adopta el procedimiento para el reconocimiento del derecho a la propiedad colectiva de las “Tierras de las Comunidades Negras”.

El Decreto 22 48 de 1995, establece los parámetros para el registro de organizaciones de base de las Comunidades Negras, para que ejerzan la titularidad sobre los territorios colectivos.

El Decreto 3770 de 2008 busca “reglamentar la Comisión Consultiva de Alto Nivel de Comunidades Negras, Afrocolombianas, Raizales y Palenqueras y establecer los requisitos para el Registro de Consejos Comunitarios y Organizaciones de dichas comunidades”.

Posteriormente surge el Auto de cumplimiento 005 de 2009 emitido por la Corte Constitucional, que busca la protección de los derechos fundamentales de la población afrodescendiente víctima del desplazamiento forzado producto del conflicto armado colombiano.

http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.asp?ruta=Leyes/1620332

3.- Como aprecias la explosión social mundial del asesinato de George Floyd en EE. UU. que problemas de los afrodescendientes se han puesto sobre la mesa de la política internacional.

Lo sucedido con George Floyd fue la copa que rebosó el baso, porque las comunidades afrodescendientes en el mundo sufren el racismo como si aún la esclavitud no se hubiese terminado. Aproximadamente 1 de cada 1.000 hombres y niños negros en Estados Unidos puede morir a manos de la policía, por lo que los niños y hombres negros en USA tienen 2.5 veces más de probabilidad que los hombres y niños blancos de ser asesinados por policías, en Estados Unidos las personas negras representan el 16% del total de los habitantes del país, pero constituyen el 40% de la población carcelaria de ese país. En Brasil más del 71% de los asesinados por la policía en Brasil son negros. En Latinoamérica las personas negras/afrodescendiente son el 26% de la población total sin embargo más del 75% de ellas viven en condiciones de pobreza y extrema pobreza. Las condiciones de marginalidad extrema que caracterizan la vida de las personas negras se crean con el colonialismo, y aunque se supone que la esclavitud ya terminó, sus consecuencias no, y las mismas se profundizan cada día más, las personas negras son más asesinadas por el racismo que es producto del colonialismo, no se les mata porque son más malos o más criminales, se les mata porque el colonialismo determinó que sus vidas no valen, no importan, estas dinámicas de subordinación que oprimen a las comunidades afrodescendientes constituyen la estructura social, es por eso que Estados Unidos no es distinto de Latinoamérica ni de ningún otro país. Los cánones occidentales hijos de la esclavitud y el colonialismo designaron un nolugar para los afrodescendientes. Por estás precarias condiciones sociales de las personas negras las manifestaciones en contra del racismo están justificadas, son razones de sobra las que impulsan que las personas negras rechacen la violación sistemática de sus derechos.

4.- Que están haciendo los organismos internacionales por los afrodescendientes en Hispanoamérica.

Los organismos internacionales al igual se dedican a hacer recomendaciones sobre políticas que los gobiernos deberían aplicar para que las personas afrodescendientes tengan garantías en el ejercicio de sus derechos, pero esto no trasciende a la práctica, son simples letras muertas. Por lo que la gente está cansada, porque van siglos de promesas y promesas, pero las condiciones de vida no mejoran.

5.- Cuales son las reivindicaciones más urgentes de los afrodescendientes desde las instituciones y el derecho humanitario internacional, ante el actual orden internacional.

Inicialmente podríamos decir que se requieren políticas educativas que permitan la eliminación gradual de las practicas racistas discriminatorias contra la población afrodescendiente. Latinoamérica ha negado su huella afro y esa negación ha fortalecido las practicas racistas, emprender políticas para transformar esto es necesario y urgente. La diferencia no puede seguir siendo considerada como una amenaza o como inferioridad, debemos dar este salto.

6.- Que significa ser afrocolombiano en la República de Colombia.

Ser afrocolombiano significa ser todo y ser nada a la vez, ser todo porque las comunidades afrocolombianas han sido fundamental en la construcción de la nación, desde la colonia hasta hoy, pero ser afrocolombiano es nada también por la negación de estos aportes en la historia oficial, hechos que son productos del racismo estructural que está anclado en toda la estructura social del país.

* Leidys Emilsen Mena Valderrama 

Es socióloga de la Universidad de Antioquia, etnoeducadora y especialista en procesos psicosociales, realizó estudios en educación básica, en género y políticas públicas de primera infancia y es maestrante en Estudios Culturales.  

Ha sido Consejera Municipal para Asuntos y Políticas Públicas Afrodescendientes en Medellín y Consultiva Departamental de Comunidades Negras en Antioquia. 

Ha trabajado como formadora étnica y conferencista en el país y como asesora de políticas públicas con enfoque diferencial en instituciones públicas y privadas, y posee algunas experiencias en Sudamérica, Estados Unidos y Europa. 

Algunos reconocimientos:

- Galardón (2019) "Dispersos e Inéditos D. Emilio Castelar 2019" Reconocimiento por la Defensa y Promoción de los DDHH, la Educación en Valores y la Divulgación de la Cultura Africana y Afrodescendiente. Madrid, España.

- Reconocimiento (2017) “Lideresa Comunitaria” (mención de honor) Gerencia de Negritudes Gobernación de Antioquia y Dirección de Etnias Alcaldía de Medellín.

- Reconocimiento (2016) “Afro-referente” de la Gerencia de Negritudes, Gobernación de Antioquia.

- Reconocimiento (2015) “Medalla al Mérito Femenino Versión Oro” de la Alcaldía de Medellín.

- Reconocimiento (2014) “Mujer Educadora Popular y Comunitaria” Medalla de Oro Secretaría de las Mujeres Alcaldía de Medellín.

- Reconocimiento (2013) “Mujer Constructora de Paz y Reconciliación” de la Honorable Corte Constitucional de Colombia.

- Reconocimiento (2012) “Colombianas que cambian el mundo – Pedagoga de la Noviolencia” AECID – Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Es autora del libro "Etnoeducación y Cátedra de Estudios Afrocolombianos-CEA". Coordinadora de la organización étnica Lospalenkes, Delegada de la Fundación Vida - Grupo Ecológico Verde para América Latina y El Caribe y creadora de la plataforma de visibilidad cultural y fomento educativo Choco the choloate of Colombia.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Frecue1 56d3840d

Gubanner2 b3d7e6eb

Familia e0a9160dPagina c29a18dbEscape 42989b8bSaludable 5fa274c9Vocacion 6ec01671Jne fe996a39Regional a20152bcPunto ec62ee0f

Asesoria f7d79570

Anuncio newsletter gaceta f29c7558


Más leídas - Carlos Jara Cuevas


Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00