Reportaje

Loreto: El drama de Belén, la mal llamada ‘Venecia peruana’ que esta inundada de COVID-19

Este distrito alberga también el principal mercado de la ciudad de Iquitos, donde casi el 100% de comerciantes dieron positivo al coronavirus.

Loreto.- Iquitos, la capital de Loreto, alberga el principal punto infeccioso de la región: el mercado de Belén, el centro de abastos más importante de la ciudad, ubicado en el distrito del mismo nombre, también conocido como ‘la Venecia peruana’, pues en la época de crecida queda completamente inundado por el río Itaya. Sin embargo, lejos de ser un lugar turístico, es un foco contaminante de dengue, leptospirosis y ahora de COVID-19.

Hasta el 10 de mayo, cuando ya los casos de coronavirus rebasaban la capacidad del Hospital Regional de Loreto, el comercio en este punto se desarrollaba con normalidad, es decir, sin las medidas sanitarias ni el debido distanciamiento social obligatorio, conviviendo con los desperdicios y la basura en sus exteriores, como parte del panorama.

La inmovilización total a partir de las 4:00 p.m. en esta región, por ser una de las más afectadas con COVID-19, lejos de ayudar a reducir las visitas al mercado belenino, contribuyó al hacinamiento, y por lo tanto a la multiplicación de los casos. Para conocer el nivel de contagió se tomaron muestras rápidas a los comerciantes, quizá adelantándose a lo predecible, y el 11 de mayo las autoridades locales decidieron cerrarlo completamente.

La casona habilitada para la venta y los puestos ambulantes instalados irregularmente en sus alrededores no reciben gente desde entonces.

El resultado de los test dio cuenta de la magnitud de la infección. El presidente Martín Vizcarra informó el miércoles 13 pasado que casi el 100% de comerciantes del mercado Belén dieron positivos, lo que se refleja en la demanda hospitalaria en Loreto.

“Cuando esta pandemia empezó se notó que ciertos puntos de Belén eran focos de contagio, el mercado era el principal, pero las autoridades constataron que los mismos vendedores que salían positivo seguían vendiendo porque guardar aislamiento más de dos o tres semanas para ellos es casi imposible”, explica el jefe de Epidemiología del Hospital Apoyo de Iquitos, José Villacorta.

Y es que siendo uno de los distritos más pobres de Loreto, es prácticamente imposible estar en cuarentena domiciliaria. La gran mayoría de los vecinos de Belén son comerciantes en el mercado, viven del día a día, aquí también la disyuntiva es morir de hambre o morir por COVID-19.

“El mercado de Belén es propiamente la casona, sin embargo por 40 años se han incrementado los vendedores ambulantes que han ido ocupando las pistas y veredas con mesas y estructuras de madera.

Se entiende que hay una necesidad social, pero debido a la enfermedad y las muertes que se han registrado se ha retirado todo”, comenta Josué Paredes, Gerente de comercialización del municipio de Belén.

Inundados de contaminación

Belén concentra alrededor de 2.600 familias, la gran mayoría no cuenta con agua potable, ni sistema de drenaje, ni pasos peatonales y cuando empieza el aumento del caudal, se valen de canoas o peque peques para movilizarse.

En estas condiciones, el constante lavado de manos para protegerse del COVID-19 no es una posibilidad real. “Los mismos desperdicios de las casas van a parar al río y en ese mismo río juegan los niños y los vecinos lavan sus cosas.

Ahora es un foco de infección del COVID-19, pero siempre ha sido de otras enfermedades como la leptospirosis”, señala Villacorta.

La leptospirosis, por ejemplo, se transmite por el contacto directo con la orina de los animales infectados y las ratas son el principal reservorio de la bacteria leptospira.

Además, se presenta con síntomas similares al coronavirus, lo que hace mucho más crítico el requerimiento en los hospitales, “también te puede dar una neumonía con compromiso pulmonar y en cierta etapa avanzada es un poco difícil diferenciarlo”.

Desde el 2016 existe un proyecto para reubicar a los habitantes de la zona baja de Belén, pero no hay autoridad que logre trasladarlos hasta el kilómetro 19 de la carretera donde se pretende construir una ciudad nueva.

Alternativas para frenar el virus

Con 2.315 casos positivos, según el último reporte de la Dirección Regional de Salud, Loreto es la tercera región más afectada por el coronavirus, y solo resta una semana para que se levante la cuarentena.

Ante el riesgo que conllevaría tener nuevamente las conglomeraciones en el principal foco infeccioso de la ciudad, el municipio ha dispuesto tres mercados itinerantes en diferentes ejes del distrito, pero que empezarían a funcionar todavía en unos días.

“El 24 de mayo termina la cuarentena pero el virus no va terminar, si hay que educar a la gente vamos a tener que volver a educar. Para cubrir la demanda es posible que estos mercados itinerantes se mantengan hasta diciembre de este año”, dice Paredes.

Aunque Belén es el cuarto distrito con más casos en la provincia de Maynas, para las pruebas de descarte del COVID-19 una de las preguntas a los pacientes era si habían visitado el mercado de Belén. La gran mayoría respondió que sí.

Este mercado cubre la demanda de los habitantes de todos los distritos, incluso de los más alejados como Punchana y San Juan Bautista.

Hablamos de cerca de 500 mil habitantes que al menos una vez a la semana visitan este centro de abastos y que ante su cierre y con la restricción de vuelos y transporte fluvial, las únicas vías para llegar a Loreto, hoy sufren por el desabastecimiento y los precios exorbitantes.

A la falta de oxígeno y medicamentos, el hambre pronto será otro problema en esta región.

Fuente: El Comercio



Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00