Opiniones

La importancia de cuidar a nuestros médicos en medio de la guerra

Escribe Jorge Luna Rojas.- Desde su aparición, el hombre ha luchado por la supervivencia de la especie, contando con dos armas importantes: su inteligencia y sus manos, con ellas formo ciudades y sociedades; creo la tecnología; con ellas se defendió y atacó; creo las armas; luego, el hombre creó esa acción fratricida y deshumanizante que destruye, eso que llamamos “guerra”.

En la historia bélica de la humanidad, siempre han destacado los médicos, considerados como elementos importantes para ganar las batallas, ellos curan a los heridos en medio de duras y peligrosas circunstancias, movidos por el amor a la vida y una vocación de servicio. En este articulo tocaré solo dos ejemplos de su trabajo en las guerras, dos ejemplos de médicos que lucharon en dos guerras que se desarrollaron en el área geográfica del océano pacifico.

En la campaña de La Breña (durante la Guerra del Pacífico entre Perú, Chile y Bolivia), el Brujo de los Andes nos cuenta: “Los médicos del servicio de sanidad…trabajaban sin horas para el descanso, a tiempo completo. Marchaban con la tropa, unas veces en mula o en caballejos serranos -trotones de poca alzada- y en muchos casos a pie, con su caja de instrumentos quirúrgicos que cuidaban como un tesoro”. Por ejemplo, el médico huancaíno, galeno de la Resistencia, Ignacio Dianderas, hermano político de Cáceres, contrajo pleuresía, lo que le llevó a la muerte estando a inmediaciones de Jauja. ¿Imaginan ustedes amigos lectores, como habrá sido la labor de los médicos en las batallas de Tarapacá, en el morro de Arica, en las batallas de Lima, Chorrillos y Miraflores?

En la otra guerra del pacífico, la que protagonizaron sobretodo los Estados Unidos y Japón (en la Segunda Guerra Mundial), también se narran historias de valor y entrega; Derrick Wright en su obra “La Batalla de Iwo Jima” nos informa: “Los sanitarios en primera línea trabajaban en condiciones atroces. Siempre era necesario que se expusieran al fuego enemigo para atender a los heridos…El sanitario debía tratar de ayudar a los caídos a llegar a un abrigo, evaluar la gravedad de sus heridas, detener las hemorragias, aplicar entablillados provisionales, vendar heridas, tratar de prevenir el shock, aliviar el dolor y llamar a los camilleros”; los sanitarios o médicos de ambos bandos eran objetivos codiciados por el enemigo y casi siempre eran victimados.

El por qué se pierde una guerra tiene muchas causas, una de ellas es la falta de personal especializado para las distintas acciones que se deben realizar. Al terminar la Segunda Guerra Mundial en Europa, los aliados encontraron fabricas de armamento en la que habían aviones de guerra sin usar, esto se debía a que los pilotos veteranos y con mayor experiencia habían muerto o fueron hechos prisioneros; durante la defensa de Berlín, fue el pueblo (ancianos, niños y mujeres) el que defendió su capital del avance soviético, ya que prácticamente el ejercito alemán y los nazis, habían sido aniquilados. En el lado del teatro del pacifico ocurrió algo similar, ya que los experimentados pilotos de guerra japoneses ya habían sido abatidos, por lo que su fuerza aérea cayó en la mediocridad y desesperación empleando a pilotos jóvenes y sin experiencia de combate; claro está que  en ambos casos la tecnología de los aliados jugó su parte.

En el caso nuestro, una de las causas de la derrota, fue el hecho de que el ejército peruano carecía de una buena logística, existía caudillaje, el factor político fue fundamental y sobretodo que nos quedamos sin militares profesionales; quedando unos pocos al mando del Brujo de los Andes. La defensa de Lima se sostuvo en su mayoría por el pueblo, un ejército de abogados, médicos, escritores, comerciantes, zapateros, sastres, jóvenes universitarios, campesinos, “rabonas”, etc.

En esta guerra atípica en la que estamos inmersos y en la que el enemigo es un virus y nuestra propia conducta, esta desnudando nuevamente nuestras falencias; la primera línea de batalla esta conformada por los médicos y el personal de salud, si no cuidamos de ellos con todo el apoyo posible de parte del estado y del pueblo, estamos destinados a perder esta guerra; de ello depende la victoria.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00