Jaime Antezana Rivera

Vraem: Diviac y Cioec responsables de la emboscada y muerte de dos colaboradores.

Escribe Jaime Antezana Rivera.- El miércoles 4 de marzo pasado, en el CP Santa Rosa, en el distrito de Canayre, Huanta, Ayacucho, una columna del clan Quispe Palomino emboscó a una patrulla de la Policía. El resultado: dos civiles muertos y cuatro policías heridos.

Esta emboscada se produjo en circunstancias que está se dirigía a la entrega de cuatro desertores en Canayre. Otros cuatro, de un grupo de ocho, habían sido ubicados por la policía el 18 de febrero.

Allí, en concreto, fueron abatidos "Raulito" y "Luciano", dos civiles colaboradores, quienes iban en la camioneta que transportaba al destacamento policial. Es un golpe al sistema de colaboradores.

"Raulito", según la versión oficial, fue capturado en diciembre de 2017 y "Luciano" era uno de los que deserto en enero pasado. Eran, pues, colaboradores que participaban en una operación.

¿Cómo una operación policial que buscaba la entrega de desertores acabo con la muerte de dos colaboradores civiles? ¿De quién es responsabilidad? ¿Qué significado tiene este golpe actualmente?

Según una fuente confiable, hubo una llamada de uno de los desertores que estaban tratando de ubicar/capturar. "Este les expreso que querían entregarse. Y quedaron en un lugar".

En torno a esa información se organizó el operativo a cargo de la Diviac y el Cioec. "Los de la Diviac y el Cioec creyeron que los desertores se entregarían", señaló la fuente. Y fueron al lugar.

Lo que hallaron fue una emboscada donde murieron "Raulito" y "Luciano" y cuatro policías heridos. En otros términos, fracasó la operación y es un golpe al sistema de colaboración.

¿Quienes son los responsables de este fracaso y la muerte de dos colaboradores? Los responsables del fracaso son la Diviac y el Cioec, según la fuente, los encargados de la operación.

"Les hicieron igual que a Fournier", señaló. En efecto, en octubre de 1999, una operación de las FFAA y Policía fueron emboscada porque creyeron que los hermanos Quispe Palomino y sus huestes se iban a entregar o rendir.

En diferente escenario geográfico y contexto le hicieron lo mismo a la Diviac y a la Cioec. Eso sí, con costos menores. En aquella ocasión abatieron a siete oficiales y se bajaron un helicóptero.

Esta vez, a diferencia del 99, las víctimas fueron civiles. Ello, sin embargo, no reduce la importancia del fracaso de la operación policial con apoyo de la "inteligencia" del Cioec. Eso tiene que investigarse.

Eso sí, con esa emboscada los hermanos Quispe Palomino cobran su primera venganza contra los colaboradores. Es decir, contra ex miembros de su organización.

Eso indica el significado de esta emboscada. Están vengándose de los colaboradores por su destacada labor en los golpes que sufrido el clan Quispe Palomino desde 2012 hasta 2019.

Y por "capituladores" al "partido" y la "revolución". Prevalece, sin embargo, lo primero. Saben que los colaboradores, no las bases militares ni los expertos de escuela, son la clave de su desarticulación. De su final.

A esa etapa parece haber ingresado la organización armada de los hermanos Quispe Palomino. Con la emboscada recuperan algo de oxigeno pero no cambia el curso general de su situación.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00