Turismo Vivencial

C. N. Boca Capirushari: Un nuevo rumbo de turismo vivencial que propone Satipo

Se ubica a 699 m.s.n.m. en la ecoregión Selva Alta o Rupa Rupa.

Satipo / Junín.- Un nuevo rumbo turístico en la comunidad nativa Boca Capirushari en el distrito de Mazamari, provincia de Satipo, región Junín, promueve la cultura, el turismo vivencial y el panorama nativo de una etnia asháninka, situada en el centro-oeste del Perú, que goza de sol casi todo el año.

Un detalle muy particular se desarrolla al ingresar a la comunidad asháninka, que se halla a poco más de quince minutos de Satipo, pues los lugareños, la totalidad de ellos con atuendos típicos exhiben a los visitantes sus bailes oriundos.

El arte es un modo de expresión cultural que por supuesto está presente y se manifiesta mediante los cantos y danzas que ofrecen. Posteriormente, les consultan a cada uno de los visitantes respecto a su estado civil; en base a la respuesta, se define la forma y los colores del pintado de la cara con el achiote.

Los turistas tendrán la oportunidad de conocer diversos atractivos, entre ellos, las costumbres ancestrales de esta comunidad, cuyo nombre significa “donde hay capiro”, una especie de planta que prospera en la amazonía, como el tiro al blanco con flecha.

También se puede practicar una actividad deportiva muy similar al voleibol pero con una pelota de plantas. "Satipo ofrece esta tendencia en el turismo. Estamos tratando de conectar a los turistas con la historia, población y cultura de nuestra provincia", manifestó a la Agencia Andina el gerente de Desarrollo Económico de municipalidad de Satipo, Marco Campos.

Otra de las experiencias que propone Boca Capirushari, que cuenta con 48 habitantes, los cuales, de acuerdo a la costumbre de esta etnia, está representada por un jefe, es el proceso de elaboración de sus alimentos con el uso de fogatas de palos y leñas para cocinar animales de la zona como las gallinas de corral.

Del mismo modo, se pueden observar sus actividades agrícolas, cotidianas. La principal actividad económica de esta comunidad es la agricultura, a través del cultivo de yuca, café, cacao, plátano, maíz, sacha inchi y crianza de aves de corral.

La comunidad cuenta con una pequeña escuela primaria bilingüe, construida con materiales de la zona como troncos, palos, carrizo y techo de hojas de palmeras como el humiro, mismo material con que están construidas la mayoría de viviendas aledañas.

Al igual que las demás comunidades su bebida oficial es el mazato, bebida típica de la selva preparada a base de yuca y camote, que no solo sirve de refresco sino que, una vez fermentado, se convierte en bebida alcohólica de la cual beben grandes y pequeños.

Finalmente, se pueden encontrar a la venta aretes, pulseras, llaveros, adornos para la casa. Además de prendas con tintes naturales. Todo confeccionado por las mujeres de la zona.

Fuente: Andina


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos