Jaime Antezana Rivera

Vraem: Tensa calma

Escribe Jaime Antezana Rivera.- ¿Qué hizo el Ejecutivo tras la convocatoria a un paro indefinido de los cocaleros del Vraem para el 23 de octubre, en defensa de los cultivos ilícitos de coca de la erradicación forzosa en el norte de este valle? ¿Es posible la erradicación de estos cultivos sin conflicto con los cocaleros de esta zona donde nunca antes se erradico?

Dos reuniones con dos actas.

Veamos. El lunes 14 de octubre pasado, en las instalaciones del  Viceministro de Gobernanza Territorial de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), el Ejecutivo tuvo -en horarios diferentes- dos reuniones con representantes de las organizaciones, autoridades municipales de esta cuenca y la autoridad regional de la región Ayacucho.

La primera reunión, fue entre el Premier Vicente Zeballos, el Viceministro de Gobernanza Raúl Molina, el jefe de Devida Rubén Vargas y otros funcionarios del Ejecutivo con dirigentes de la Fepavrae, la Asociación de Municipalidades (Amuvrae), Comites de Autodefensa (Cadvrae), Clubes de Madres (Fecmavrae) y el gobernador regional Carlos Rúa.

Tras varias horas de diálogo, arribaron -según el acta firmada-a dos acuerdos. El primero: "El Ejecutivo evaluará la propuesta de no erradicación forzosa presentado por la Fepavrae. Y, segundo: "Sobre esa base se realizará una reunión en el Vraem el día 24 de octubre a las 10.00 am, el lugar se coordinará con el gobernador regional y se comunicará en la presente semana".

Estos acuerdos eran, sin duda, generales. El Ejecutivo solo se comprometió a evaluar la principal demanda de la Fepavrae: la no erradicación forzosa de la coca en todo el Vraem. Esa evaluación será presentada en la reunión que se realizará el próximo 24 de octubre en la misma zona. Eso es todo.

Poco después, se realizó la segunda reunión. Está reunión contó con la participación del Viceministro de Gobernanza y el jefe de Devida por el Ejecutivo y dirigentes de la Junta Transitoria de la Fepavrae y de otras organizaciones de productores de café y cacao y de emprendedores del Vraem.

Dos datos relevantes: el Premier Zeballos y el Gobernador Rúa se retiraron de esta reunión a los pocos minutos que empezó. Por esa razón, este último no firmó el acta. Tampoco firmo el representante de la Amuvrae. "En ese grupo solo había 8 personas. Solo firme una sola acta", señalo Rúa.

Igual, luego de varias de reunión, suscribieron -según el acta- dos acuerdos. El primero: "Mientras continúe el diálogo con la Fepavrae no se intervendrá con acciones de erradicación en los distritos de su jurisdicción (Vizcatán del Ene-Chungui; Villa Virgen-Pichari)". El segundo, se informó los avances de tres actividades: "el estudio de la demanda legal y tradicional de la hoja de coca", "el censo agrario" y "la reestructuración y auditoría del Programa de Reconversión Productiva".

En suma, el Ejecutivo sostuvo dos reuniones y suscribió dos actas con organizaciones del Vraem que, en lo medular, versan sobre la erradicación forzosa previsto para inicios del mes de noviembre. La primera, fue con la Fepavrae y la mayoría de organizaciones representativas de esta cuenca; la segunda fue con la Junta Transitoria de la Fepavrae y pequeños gremios de productores sin coca.

Junta transitoria: División marginal

¿Cómo se  explica que el Ejecutivo haya suscrito dos actas, la primera en la que se compromete a evaluar la no erradicación y la segunda en la que "logra" que acepten la erradicación en algunos distritos del Vraem? La única explicación sería que la Fepavrae este no solo dividido, sino que las facciones en disputa sean realmente representativas. ¿Es así? La respuesta es no.

Si bien, a fines de agosto, surgieron dos dirigencias de la Fepavrae, una encabezada por Julián Pérez Mallqui y la otra, la Junta Transitoria, por Desiderio León, sin embargo, estas no tienen la misma legitimidad. Pérez Mallqui fue elegido una asamblea realizada en Pichari, el 25 de agosto, con más de 5 mil cocaleros, y León fue elegido en Villa Kintiarina, el 31, con unos 500 cocaleros. La diferencia es abismal.

Hay más. Posteriormente, ante el anuncio del ministro del Interior Carlos Morán que la "primera campaña" de erradicación empezará en el norte del Vraem, la Fepavrae dirigido por Julián Pérez Mallqui convocó a un paro preventivo de 48 horas para el 16 y 17 de agosto. Este paro no solo logró paralizar más del 80% del valle, sino la mayor movilización de cocaleros nunca antes visto en el área: más de 20 mil cocaleros.

¿Qué hizo la Junta Transitoria? Solo emitió pronunciamientos contra del paro sin ningún impacto real. Así, el paro preventivo mostro que, en los hechos, esa facción existe básicamente en el papel o, es una división marginal. Ni siquiera representa la histórica fractura existente entre una parte del sur con el norte de este valle. Peor aún, la mayoría de cocaleros lo perciben vinculada a Devida.

En sentido contrario, la Fepavrae liderada por Pérez Mallqui es el gremio cocalero más representativo de ese valle y del país. Ahora, ¿Siendo así por qué el Ejecutivo firmó un acta con la Junta Transitoria de la Fepavrae adjudicándole como “logro" que no se erradicará en su "jurisdicción" mientras "continúe el diálogo", es decir, de Vizcatán del Ene hasta Chungui, en Ayacucho, y de Pichari hasta Villa Virgen, en Cusco?.

A la luz de los hechos, firmar esa acta era un desatino. Es claro que, aunque ese acuerdo se ajustaba a su objetivo, pues le “permitía” erradicar justo en las zonas anunciadas, es decir, en las comunidades indígenas de Pangoa, Río Tambo y Mazamari, pero no se puede proporcionar legitimidad a la Junta Transitoria a través de una firma de un acuerdo que no goza de una legitimidad propia capaz de contrapesar con la otra facción.

Esa jugada resulto un fracaso. Fue un error firmar un acuerdo tan importante con una organización sin representación significativa. Entonces, había otra opción: el Ejecutivo buscaba “profundizar” la división y generar confusión en los cocaleros. O ganar tiempo. ¿Valió la pena hacerlo? Los hechos indican que no. Eso, obviamente, iba a provocar una reacción del lado más fuerte.

Cero erradicación o paro indefinido.

Eso ocurrió. Al día siguiente, el 15, la Fepavrae emitió un pronunciamiento. Allí, lamentan y rechazan el "comportamiento bipolar y falta de seriedad: del Vice Ministro de Gobernanza de la PCM y el Presidente Ejecutivo de Devida, por haber “realizado una…reunión con otra supuesta dirigencia, a espaldas del Premier con el solo objetivo de desestabilizar, dividir y traer abajo el diálogo…para el día 24 de octubre, en el Vraem".

Además, prosigue: “…los traidores de la supuesta Junta Transitoria, Devida y el Vice Ministro de Gobernanza..., han elaborado un acta, indicando que no habrá erradicación en los distritos de Vizcatán del Ene, Chungui, Villa Virgen y Pichari, con el único afán de dividir y mostrar su real intención de erradicar compulsivamente los cultivos de coca en los demás distritos del Vrae". 

Así, pues, exigen: "Pedimos al Premier...la destitución inmediata del Vice Ministro de Gobernanza...y del Presidente Ejecutivo de Devida...". Y "Ratificamos...nuestro pedido del retiro de Devida del Vrae…”. Y finalmente señala: "Ratificamos el Paro Macroregional indefinido en el Vrae y las cuencas cocaleras del Perú, programado para el 23 de octubre con mucha mayor fuerza y contundencia".

Conclusión: el acta con la Junta Transitoria fue un error no solo porque exacerbo a la Fepavrae sino porque mostro que, al aceptar la erradicación en el norte, eran parte de un plan de división. Y, esto es lo más importante, se han cohesionado en que si la erradicación ingresa al norte será para que después ingrese al centro del Vraem. Por eso, no aceptan, aun cuando plantean la reducción gradual y concertada de la coca, que se erradique en ningún distrito y comunidad.

Tampoco los ha hecho retroceder de su posición de cero erradicación el anuncio del jefe de la Central ashaninka de Río Tambo, quien públicamente señalo que “los comités de autodefensa de esa cuenca lucharan” junto al gobierno para que los cultivos ilícitos no se cultiven en sus comunidades y que no “les tiemble las manos cuando van a recuperar los territorios indígenas”. Se ratificó el apoyo de los líderes indígenas a la erradicación.

Solo se ha habido un ligero cambio: han decidido no iniciar el paro indefinido el 23 de octubre, sino esperar al Premier Vicente Zeballos y la respuesta del Ejecutivo a su propuesta de no erradicación total de los cultivos de coca y el retiro de Devida el 24 de octubre, tal está en el acta firmada. Eso sí, si no va el Premier o no hay acuerdo, inmediatamente empieza el paro. El Ejecutivo, por su parte, no ha tenido otro acercamiento con el sector hegemónico de los cocaleros. Hay, pues, una tensa calma.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652

Normita3 f155fb4e

Congreso 7c7dcada

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Gogacetayoutube2 fd2a43c5


Más leídas - Jaime Antezana Rivera