Militarizan Quito

Ecuador: Radiografía de la violencia indígena contra la gestión de Lenín Moreno

Tras las protestas contra la decisión del gobierno de eliminar los subsidios a los combustibles, indígenas aceptaron el diálogo directo con el presidente de su país

Quito.- Los indígenas en Ecuador han derrocado presidentes y llegaron a ser parte de un triunvirato que gobernó fugazmente en 2005. Ahora están de vuelta a las calles para protestar contra los ajustes pactados por el presidente de su país, Lenín Moreno, con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

¿Quiénes son?

Los originarios conforman 13 nacionalidades y hacen de su país pluricultural y multilingüe. Su población representa el 25% de los 17,3 millones de habitantes.

Son temidos por su coraje y organización en las manifestaciones. Desde 1990 su influencia les permite escalar posiciones. Actualmente una indígena shuar, Diana Atmaint, preside el órgano electoral.

También han ocupado ministerios, altos tribunales y embajadas. Son vistos por los mestizos, mayoría en Ecuador, como tercos y rudos. "El mundo indígena ha sido históricamente segregado, es una cuestión de respuesta al racismo que viven a diario; solo confían en sus iguales", explicó el estudioso de la Universidad Salesiana de Quito Pablo Romero.

Ellos protestan por la eliminación de subsidios que encarecieron hasta en 123% los precios de los combustibles.

Los autóctonos lidian con la falta de servicios básicos. En este siglo aún existen aldeas sin electricidad ni agua potable. Un 50% de los niños indígenas menores de cuatro años sufre de desnutrición crónica, según el Ministerio de Salud. Gran parte de la población aborigen acata los lineamientos de la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), que en 1990 impulsó el primer levantamiento aborigen en Ecuador que movilizó a miles hacia Quito.

La Conaie, que agrupa a la Ecuarunari (sierra andina) y Confeniae (Amazonia), tiene en Pachakutik su brazo político de izquierda, creado en 1995.

Hoy ese partido ocupa cinco de los 137 escaños del Legislativo, aunque han llegado a obtener hasta un 10% de curules.

Ante medidas consideradas impopulares, la Conaie promovió protestas con otros sectores y derrocaron a los expresidentes Abdalá Bucaram (1997), Jamil Mahuad (2000) y Lucio Gutiérrez (2005)-

¿Cómo les afectan las medidas?

Un 68% de los pobres en Ecuador son indígenas. Las reformas acordadas con el Fondo Monetario Internacional implican el fin de la ayuda, US$ 1.300 millones al año, que destinaba el Estado para amortiguar el precio de los combustibles en el país petrolero.

Detrás de esa medida asoma el miedo a una inflación generalizada que afectaría las labores agrícolas y comerciales de los indígenas, pues encarecerían todos los productos y servicios.

La cosecha la sacan a los mercados por carreteras secundarias o terciarias. En sus territorios van en camioneta y camión pequeño, de preferencia de combustión a diésel, que era el más barato. El precio del galón americano de diésel pasó de 1,03 a 2,30 dólares (123%) y el de gasolina corriente de 1,85 a 2,40 (123%). Esto también implicó un aumento de 30% en los pasajes del transporte dentro de sus provincias.

Para el catedrático Romero, "en la cosmovisión indígena es normal tener muchos hijos, son mano de obra propia para el futuro, es un tema económico y de supervivencia".

¿Qué buscan?

La Conaie quiere que el gobierno dé marcha atrás en la eliminación de subsidios, que según Moreno se mantuvieron durante 40 años y le significaron al Estado unos 60.000 millones de dólares.

Las alzas llevaron a que miles, la Conaie habla de 20.000, la policía estimó unos 10.000, salieran de los andes y territorios amazónicos para protestar.

"Estamos en Quito para rechazar un modelo económico capitalista que va en contra de los diferentes niveles de economía", explica Jorge Herrera, exjefe de la Conaie.

"No tenemos ninguna otra intención, peor, menos aún, de tumbar gobiernos", manifestó a su vez el líder Salvador Quishpe.

El presidente Moreno ha dicho que sin los subsidios, el Ejecutivo recuperará unos 1.400 millones para destinarlos a los más pobres. Sin embargo, los indígenas sudan desconfianza. "No confían en alguien que toma medidas antipopulares y los reprime duramente en las calles", comentó Romero.

Al cierre

Ayer, la Confederación de Nacionalidades Indígenas en Twitter reconsideró su negativa inicial y aceptó un encuentro cara a cara con Lenín Moreno para discutir “la derogatoria o revisión del decreto”. Pero la violencia continuaba en las calles de Quito. Un grupo de encapuchados saqueó e incendió el edificio de la Contraloría. El presidente decretó el “toque de queda” y “militarización” de la ciudad.

Fuente: La República


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos