Jaime Antezana Rivera

Vraem: Masivo paro en defensa de la coca ilícita

Escribe Jaime Antezana Rivera.- El gobierno está advertido. El lunes 16 de setiembre, con su gremio, la Fepavrae, dividida, sin la participación de cocaleros de varios distritos, con pronunciamientos en contra y su principal dirigente denunciado, cerca de 15 mil cocaleros se movilizaron por Pichari, San Francisco y Kimbiri en el primer día del paro preventivo.

Esta multitudinaria movilización, sin parangón con el  inicio de anteriores paros,  es la respuesta de un sector de cocaleros al anuncio de la erradicación forzosa de los cultivos de coca hecho por el presidente Martín Vizcarra en 28 de julio y confirmado, hace pocos días, por el ministro del Interior Carlos Morán.

Es, como los paros y movilizaciones precedentes, un paro en defensa de la coca que, casi en su totalidad va al narcotráfico. Es una irrupción cocalera, luego de cinco años, contra la inminencia de la primera campaña de   erradicación de la coca ilícita en esta enorme cuenca, la zona de mayor producción de cocaína del país.

¿Qué buscan los cocaleros con con este paro preventivo de 48 horas? Con su movilización, que continuará este martes 17, buscan que el gobierno desista de su decisión de entrar a erradicar a esta zona convertido en el santuario nacional de la coca y la cocaína. Buscan reeditar lo que lograron hace cinco años: que no haya erradicación forzosa.

En efecto, la movilización cocalera del 2014 logró hacer retroceder al gobierno de Ollanta Humala en su decisión de erradicar 16 mil hectáreas de coca a cambio del Provraem, un programa de erradicación voluntaria de coca por productos alternativos (cacao, café y piña). Fue una abdicación ante los cocaleros.

Algo parecido, además del retiro de Devida,  quieren ahora

¿Logrará nuevamente la movilización cocalera, impulsada por una facción de los cocaleros, hacer retroceder esta vez a Vizcarra? ¿Cuál ha sido la dimensión del primer día del paro cocalero? ¿Qué escenarios se dibujan post paro preventivo?

Empecemos por la segunda pregunta, cuál es la dimensión del primer día del paro. Su importancia radica en que esta, en gran medida, condensa y prefigura la extensión,  dimensión y tendencias que tendrá el conflicto social en el Vraem, que todos los gobiernos anteriores han rehuido dejándolo que crezca sin control.

Horas antes del inicio del paro, alrededor de las 9 p.m del domingo 15, llegaron a la ciudad de Pichari más de 4 mil cocaleros en cientos de camionetas y camiones. Pocas horas después, se sumaron enormes contingentes de Llochegua, Sivia y Pichari, sede de la concentración y del paro. Y, las primeras horas del inicio de la protesta, llegaron cientos de cocaleros de San Francisco, Kimbiri y Santa Rosa.

Lo que llamo la atención de la movilización fue, entre combis y camiones, la enorme cantidad de camionetas nuevas que desplazaron a los miles de cocaleros que se iba incrementando a su paso. Un observador del impresionante desfile vehicular señaló lo siguiente:

"Conté 670 vehículos entre camionetas, combis y camiones. Es contundente".

Fue, por llamarlo de alguna manera, un movilización motorizada. Un paro motorizado. Fue, a diferencia de otros paros cocaleros, un impresionante  despliegue de logística.

Otro rasgo del primer día del paro y movilización de los cocaleros es el predominio de los distritos del norte del Vraem (Vizcatan del Ene, Canayre, Llochegua, Sivia y Pichari) sobre los demás distritos como San Francisco, Kimbiri y Santa Rosa, el primero porque tiene poca coca y los dos últimos ubicados en el sur.

Y el tercer rasgo es la no participación en el paro de los cocaleros de cuatro distritos del sur del Vraem: Samugari, Anco, Villa Kintiarina y Villa Virgen. Estos no acataron el paro por dos razones: no están de acuerdo con los actuales dirigentes o no quieren unirse a los cocaleros de la zona baja porque están vinculados al narcotráfico y el "terrorismo". En esa zona, Anchiguay si participa del paro.

En suma, el inicio del paro preventivo de 48 horas ha logrado involucrar a la mayoría de cocaleros del Vraem, pero con un predominio de los distritos del norte. Seguido por los distritos del centro (San Francisco, Kimbiri y Santa Rosa. Y con la ausencia de los distritos del sur, con excepción de Canayre.

En esa línea, la división de la Fepavrae en dos dirigencias no ha afectado significativamente la convocatoria y movilización. En la práctica el paro ha resuelto la división. Es posible que muchos cocaleros que no se movilizaron, lo hagan.

Este nuevo paro cocalero continúa reflejando una antigua fractura entre el norte y sur del Vraem. Entre las zonas de mayor producción y las de menor producción de coca ilícita. Es muy difícil que los cuatro distritos que no han parado puedan plegarse al protesta.

Es posible, aun sin la participación de los cocaleros de Samugari, Anco, Villa Kintiarina y Villa Virgen, que la protesta cocalera involucre a más cocaleros convirtiéndose en una de las grandes movilizaciones de cocaleros del Vraem y el país en defensa de la coca ilícita.

En suma, a contrapelo de la división de la Fepavrae, el inicio del paro preventivo de 48 horas ha logrado convocar a la mayoría de cocaleros de este valle con un  notable predominio de los del norte, donde se encuentran las zonas de mayor producción de coca para el narcotráfico.

Este nuevo paro cocalero continúa reflejando una antigua fractura entre el norte y sur del Vraem. Entre las zonas de mayor producción y las de menor producción de coca ilícita. Es muy difícil que los cuatro distritos que no han parado puedan plegarse al protesta.

En esa línea, la división de la Fepavrae en dos dirigencias no ha afectado significativamente la convocatoria y movilización. En la práctica el paro ha resuelto la división. Es posible que muchos cocaleros que no se movilizaron, lo hagan.

En perspectiva, el paro adquirirá su real dimensión el segundo día. Y este es el primer capitulo de un  conflicto que recién empieza y que aún no ha mostrado a otros actores y formas de defensa de la coca que subyacen ocultos y latentes en las malezas de esta ceja de selva. Se trata de los actores de la industria criminal de la cocaína.

Este es el conflicto social ue el gobierno de Vizcarra tiene entre manos. Un conflicto muy distinto a otros conflictos sociales que ha tenido que encarar. ¿Será Vizcarra el segundo Humala, quien cedió ante los cocaleros? No lo sabemos.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Gogacetayoutube2 fd2a43c5

Congreso 7c7dcada

Normita3 f155fb4e


Más leídas - Jaime Antezana Rivera