Gran variedad de aves endémicas

Conoce la gran biodiversidad que se conserva en la región Amazonas

Su capital Chachapoyas celebra 481 aniversario de fundación española

Chachapoyas.- La región Amazonas, cuya capital Chachapoyas celebra 481 aniversario de fundación española, ostenta una gran diversidad biológica que se conserva en sus áreas naturales protegidas. Se trata de un patrimonio natural de enorme interés para la ciencia y el ecoturismo.

A continuación, repasemos la variedad de fauna y flora que existe en las diversas áreas naturales protegidas que existen en la región Amazonas.

Parque Nacional Ichigkat Muja-Cordillera del Cóndor

Creado el 10 de agosto del 2007, esta área natural protegida está ubicada en los distritos de Río Santiago y El Cenepa, en la provincia de Condorcanqui. Tiene una extensión de 88,477 hectáreas.

Dentro de los objetivos de este Parque Nacional se encuentra la conservación de la única muestra de la Ecorregión de los Bosques Montanos de la Cordillera Real Oriental, así como la conservación de la diversidad biológica y los procesos de la Cordillera del Cóndor y la protección de las cabeceras de cuenca de dicha cordillera a fin de garantizar la calidad y cantidad de agua para las comunidades ubicadas en su entorno.

La Cordillera Real Oriental se extiende desde el norte del Perú hasta el sur de Colombia y atraviesa Ecuador. Se caracteriza por ser un hábitat premontano escarpado, cuya vegetación dominante varía dramáticamente con las gradientes altitudinales en un espacio relativamente pequeño.

Además, es considerado como un bosque tropical estacional siempre verde donde predominan las especies vegetales de hoja ancha. En las áreas de menor elevación, llamadas localmente ceja de montaña, los bosques son cerrados y exuberantes. Conforme se incrementa la altitud los bosques disminuyen su estatura y en altitudes elevadas se convierten en bosques de nubes y finalmente en bosques enanos.

La importancia de esta área natural protegida se debe a que es el refugio de las especies de flora y fauna de tan singular ecorregión y por poseer áreas de importancia cultural y mística de una de las culturas más singulares de América, los jíbaros.

Fauna y flora

Dentro de las especies de fauna más representativas del parque nacional se encuentra el maquisapa cenizo, el oso de anteojos y el tapir de páramo.

Entre las más de 150 especies de aves registradas destacan el paujil de vientre blanco, el loro alipunteado, el perico paramuno, el mochuelo de Parker, el picaflor de Villavicencio, el colibrí ecuatoriano, el vencejo de pecho blanco, la viudita plomiza, la tangara leonada y otras. Entre los mamíferos destaca un marsupial endémico recién descubierto, el caenolestes condorensis.

En cuanto a la flora, la vegetación tipo tepui, formación única para el Perú, se encuentra restringida a las zonas altas de las formaciones de rocas de areniscas de la cordillera del Cóndor. Esta zona está cubierta de matorrales, praderas herbáceas y roca viva.

Zona reservada Río Nieva

Comprende una superficie de 36,348.30 hectáreas y se ubica en el distrito de Yambrasbamba, provincia de Bongará. Con su creación, el 1 de octubre de 2010, se contribuye a la conservación de la biodiversidad y ecosistemas como las yungas peruanas.

Tiene como objetivo principal el fortalecimiento de la continuidad de los procesos ecológicos, conservando la alta biodiversidad existente en la cuenca del río Nieva a favor de las poblaciones locales que se benefician con el abastecimiento de agua limpia, siendo el caso específico el de las comunidades Awajún, quienes aprovechan los recursos naturales de la zona para fines de autoconsumo.

Por otro lado, esta área natural protegida fortalece la conectividad entre las áreas naturales protegidas del Bosque de Protección Alto Mayo y el Santuario Nacional Cordillera del Colán, y el Área de Conservación Privada Abra Patricia-Alto Nieva, con la finalidad de contrarrestar la fragmentación del hábitat de las especies únicas de la ecorregión, al permitir un flujo o movimiento de fauna silvestre y de semillas de un área natural a otra.

Además, la importancia de esta zona reservada es que permite la creación de un gran corredor de conservación biológica en las yungas peruanas, de esta manera, gracias a su conectividad se constituye también parte del corredor internacional Condor–Kutuku, promovido por varias instituciones que trabajan en la zona.

En cuanto a sus características, la Zona Reservada Río Nieva se encuentra cubierta por un abrigo eterno de niebla, que le permite tener un espacio natural siempre verde donde la constante humedad es la pieza clave para el funcionamiento de este interesante ecosistema.

Fauna y flora

La fauna está representada por un gran número de especies endémicas y en peligro, pudiéndose citar entre ellas especies paraguas de gran importancia como el oso de anteojos, el mono choro cola amarilla, de distribución bastante restringida, el “Tutacho”, el mono chiclero, la “carachupa” y el “maquisapa cenizo”. También hay un gran número de aves en algún estado de amenaza como el águila arpía. En esta zona se encuentran también 2 especies de primates endémicos como son: mono choro de cola amarilla y el “Tutacho” o mono nocturno.

Respecto a la flora, existen 19 especies endémicas y de árboles con valor maderable como shimbillo o sampi, copal, caimitillo o quinilla, siringa, cumala, además de helechos arbóreos. Las asociaciones vegetales ocupan relieves montañosos y fríos; bosques bajos y densos a dispersos, abundan matorrales y epifitos; ocurren comunidades de palmeras andinas y bosques esclerófilas.

En tal sentido, el área mantiene una diversidad florística particular con una variedad de asociaciones y comunidades vegetales, que incluye valores medicinales como ecológicos para el sostenimiento de las demás especies de esta zona.

Zona reservada Santiago-Comaina

Creada el 1 de octubre de 2010, esta área natural protegida se localiza en la provincia de Condorcanqui. Con una superficie de 398,449.44 hectáreas, su principal objetivo es la conservación de la Cordillera del Campanquiz, la cual es una compleja formación geológica de la región y uno de los más bellos paisajes del país, la cual a su vez brinda condiciones ecológicas y evolutivas que sostienen y generan una gran riqueza biológica en su interacción con la llanura amazónica.

Esta área protegida está enclavada en la región de la selva alta e inicios de la selva baja, enmarcada por las estribaciones bajas de la vertiente oriental andina, y constituida por los bosques de trópico húmedo. Se encuentra contigua al Refugio del Pleistoceno y Centro de Evolución del Marañón, y podría tratarse, de realizarse un exhaustivo estudio, del área natural protegida de más alta diversidad de fauna del país.

El paisaje es propio de la ecorregión de bosques montanos de la cordillera Real Oriental en su zona de encuentro con la llanura amazónica. En esta zona habitan también miembros de la familia jíbaro, que incluye a los grupos Shuar y Ashuar, a los Aguaruna y a los Huambisas. En cuanto a la diversidad biológica, se encuentra muchas especies de flora y fauna nuevas para la ciencia, así como especies amenazadas.

Fauna y flora

Presenta una diversidad biológica única donde aún se encuentra a diversas poblaciones de especies amenazadas y poco estudiadas. En fauna destaca la presencia del cóndor andino, el oso de anteojos, el lobo de río, el mono araña o maquisapa, el manatí y la tortuga charapa.

Además, se ha registrado la presencia de tigrillo, añuje, zorro, majaz, huangana y tapir de altura. Se ha reportado adicionalmente más de 838 especies de aves, entre las que destacan por número de especies colibrí, loros y águilas.

En cuanto a la flora se ha identificado cerca de 2,100 especies de plantas entre las que destacan el cedro, la caoba, la lupuna, el tornillo y la capirona. En general, existen muchas especies de utilidad medicinal, alimenticia y ornamental en buen estado de conservación.

Área de conservación regional

El área de conservación regional Bosques Tropicales Estacionalmente Secos del Marañón fue creada el 15 de junio de 2018. Tiene una extensión de 13,929.12 hectáreas y se ubica en los distritos de Balsas, en la provincia de Chachapoyas, y de Cocabamba, Ocumal, Pisuquia y Providencia, en la provincia de Luya.

Alberga a 143 especies de plantas, 22 de aves y 14 de reptiles endémicos. El área se encuentra entre los 600 y 1,200 metros de altitud con montañas rocosas de Cordillera Oriental y en medio del río Marañón con sus 17 subcuencas.

Fuente: Andina


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos