Luchadora mujer

Madre de Dios: abuela hace realidad su sueño al ver la moderna infraestructura del colegio donde estudió de niña

La mujer sabe que sus nietos y las futuras generaciones de Florida Alta se beneficiarán con la nueva obra, que cuenta con amplios y modernos ambientes para aprender y estudiar.

Tambopata.- Esta es la historia de una humilde madre de 65 años quien podrá presenciar la inauguración de la institución educativa inicial I.E.I. N° 442, colegio donde estudió y contribuyó para su mejora de infraestructura, que será presentado por la ministra Flor Pablo, en la región Madre de Dios.

Un millón y medio de soles ha sido destinado para un centro educativo que en tiempos remotos carecía de infraestructura y ambientes adecuados para que los profesores impartan una educación didáctica para los alumnos del centro poblado de Florida Alta, en el distrito de Laberinto de la provincia de Tambopata.

El colegio ha sido construido por el programa Nacional de Infraestructura Educativa del Ministerio de Educación como parte del Plan Selva. Esta inversión ha sido el sueño de Teresa Kacoizo, una humilde abuela que antaño estudiaba en una precaria escuela, pero que ahora se regocija de felicidad al saber que sus nietos y vecinos podrán estudiar en un moderno centro educativo.

La luchadora mujer, con 11 hijos y 25 nietos, tiene una historia conmovedora, pues comenzó a estudiar en la precaria escuela, que entonces funcionaba bajo esteras, con tablas y palos acondicionados como carpetas y troncos que servían como asientos.

Con mucho esfuerzo pudo avanzar hasta tercero de primaria. La abuela cuenta que cuando empezó la primaria, tenía entonces 8 años de edad y con mucho esfuerzo pudo avanzar hasta tercero de primaria. Pero sus partes fallecieron y tuvo que salir adelante con la ayuda de algunos familiares.

Luego de varios años conoció a Genaro Choque Sosa (76), el padre de sus once hijos, a quien convenció para unir esfuerzos y mejorar el centro educativo donde estudió.

Su esposo se convirtió en uno de los primeros presidentes de la Asociación de Padres de Familia y con el apoyo de sus vecinos logró construir la primera infraestructura artesanal del colegio, que tenía 4 salones y un campo deportivo.

“No éramos expertos pero construimos la escuela con nuestras propias manos. Compramos cemento para las bases y cortamos árboles para aprovechar la madera, techamos con calamina, y también hicimos carpetas de pino, así dimos nuestra cuota para mejorar la educación de nuestros hijos”, cuenta con orgullo Teresa, que ahora tiene 5 nietos que asisten al jardín de su localidad.

La abnegada madre y abuela está más que contenta, debido a que que sus nietos y las futuras generaciones de Florida Alta se beneficiarán con la nueva obra, que cuenta con amplios ambientes, mobiliario escolar, equipo de cómputo, sala para docentes, sistema biodigestor, torre de agua, sistema de captación pluvial y almacenamiento de agua y está protegida con pararrayos.

“En la escuela aprendí a leer, sumar, restar, dividir y multiplicar, pero me gustaría terminar la secundaria porque nunca es tarde para aprender”, confiesa Teresa con la voz entrecortada.

“Siempre quise mejorar las condiciones educativas de los niños porque yo estudié en condiciones muy precarias, y ahora el sueño de mi vida está cumplido”, dice mientras contempla los vastos salones de clase del nuevo centro educativo.

Fuente: La República


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos