Jaime Antezana Rivera

"Narcoavioneta no se cayó, no pudo despegar en Tocache". La dimensión oculta del narcotráfico en San Martín.

Escribe Jaime Antezana Rivera.- "La avioneta en el sector de Challuayacu, en Tocache, no se cayó. La avioneta no pudo despegar. Era el quinto vuelo que se iba a realizar en esa zona", señaló Pedro Bogarín gobernador regional de San Martín en un evento preparatorio de la Cade organizado por IPAE.

Según Bogarin, la narcoavioneta de matrícula boliviana no solo no pudo despegar, sino que, lo que es peor, era el quinto vuelo que los narcotraficantes iban a realizar en ese sector del distrito de Pólvora, en Tocache. Fue una afirmación señalada sin ambages ni cálculos.

Lo dicho por la autoridad regional de San Martín en ese evento echa por la borda la versión mediática, basado en información policial, que se difundió: que la narcoavioneta boliviana encontrado quemado en el sector de Challuayacu, en el distrito de Pólvora, el 14 de junio pasado, se cayó.

Conclusión: el camino vecinal de Challuayacu era una pista de aterrizaje de narcoavionetas bolivianas. Este dato nos retrotrae a los años 90 periodo que hubo varias pistas de aterrizaje en Tocache: en Uchiza, en Campanilla, se usaba el aeropuerto de Tocache, etc.

O sea, después de más de 20 años el narcotráfico vuelve a usar una pista de aterrizaje en esta zona. ¿Cuándo empezaron los narcovuelos en Challuayacu? No se sabe con exactitud. Pero si iba a realizarse el quinto narcovuelo podemos colegir que habría empezado en el primer semestre de este año.

Un tiempo suficiente para que la policía antidrogas de San Lucia se dé cuenta. Siendo necesario saber cómo es posible que estando la base antidrogas de Santa Lucia cerca (se ubica en Uchiza) no haya detectado la pista de aterrizaje y la avioneta haya sido encontrada incinerada, hay otra cuestión medular que es elucidar.

La pregunta más relevante radica en lo que esa confirmación revela: ¿De dónde provino los cargamentos de cocaína que se "exporto" a Bolivia y el que se iba a "exportar" en la avioneta que no pudo despegar y los narcotraficantes la quemaron? Responder esta pregunta es clave.

¿Por qué? Porque oficialmente se ha vendido la idea del "milagro" San Martín, es decir, que en San Martín y, en particular, en Tocache, no habría mucha coca y el narcotráfico habría retrocedido. ¿Será que por esa razón los medios titularon que la avioneta se "cayó"? Probablemente.

Al respecto, la afirmación del gobernador regional cuestionaría esa versión oficial. En efecto, como no es posible aceptar que la droga haya venido del Vraem o de Pichis-Palcazu hasta esa zona, lo que cabe es que en ella haya mucha más producción de coca y cocaína que las cifras oficiales indican.

Asimismo, es poco probable que la droga proceda de zonas de La Libertad, en especial de las provincias de Pataz o Sánchez Carrión, pues esas zonas son ruta de la droga de Tocache y otras provincias de esta región. Además, que también se ha reportado la existencia de pistas de aterrizaje en esa región.

Descartando esas posibilidades quedan dos cosas. Primero, que pese a las cifras de erradicación (en 2018, se habría erradicado 8 mil hectáreas de coca en la provincia de Tocache) habría más cultivos de coca de lo que se reporta en San Martín. Así, la dimensión del narcotráfico sería mayor en la zona.

Y, segundo, que las cargas de cocaína sean una confluencia de cargamentos de Tocache y otras zonas de San Martín donde la coca se ha incrementado a contrapelo de las cifras oficiales: en Campanilla y Sión en Mariscal Cáceres, en Caynarachi y Barranquita en Lamas y Papaplaya, Pelejo y Huimbayoc en San Martín.

Hay más: en la zona de Alto Mayo, que comprende territorios de las provincias de Moyobamba y Rioja, los cultivos de coca han crecido junto a la marihuana y amapola. Eso mismo ha ocurrido -y prosigue- en zonas de las provincias de Picota y Bellavista.

En ambos casos la revelación que la narcoavioneta encontrada incinerada en el distrito de Pólvora era el quinto vuelo que no pudo despegar cuestiona no solo las cifras oficiales de coca y cocaína sino el "éxito" o "milagro" San Martín, sino que lo coloca como una región de expansión de los narcovuelos.

El narcotráfico tiene, pues, una dimensión mayor en San Martín. Dimensión y complejidad que ha sido "ocultada" por la estadística oficial. Desde esa perspectiva, lo no aparece en las imágenes de los satélites y aéreas no existe. O, cabe esa posibilidad, lo que no se percibe no existe. Es el fetichismo de la estadística.

Pero la realidad se impone. Eso sí, lo que llama la atención es el silencio oficial en lugar de aceptar la realidad. Ese silencio cruza transversalmente el gobierno: va desde el jefe de Devida, pasando por el ministro del Interior y llega al premier Salvador Del Solar y al presidente Martín Vizcarra,

Reconocer la realidad antes que el narcotráfico nuevamente tenga el control, a través del lavado de activos y la corrupción, de San Martín y acabe con los reales éxitos que los programas de desarrollo alternativo, sea con apoyo de EEUU y Europeo, es lo que hay que hacer.

No cerrar los ojos a la realidad.

Fuente: Jaime Antezana Rivera


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652




Olvi1 10717088

Pasa3 8520705b

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Expo2 b509ba58