Jaime Antezana Rivera

Alto Huallaga: El inicio del conflicto contra las concesiones mineras

Escribe Jaime Antezana Rivera.- Después de muchos años, la zona conocida como el Alto Huallaga, particularmente, la provincia de Leoncio Prado, en el departamento de Huánuco, volverá a ser escenario de un  conflicto social.

No se trata de un paro o movilización de los cocaleros contra la erradicación forzosa de la coca ilegal. Tampoco del accionar de una estructura armada como la que lideró "Artemio" entre 1983-2012. Ninguno de esos dos.

Se trata de un conflicto de signo distinto: diversos sectores expresaran su rechazo a las concesiones mineras en dos distritos de esta parte de la selva huanuqueña en defensa del medio ambiente.

¿Cuál es el epicentro de este rechazo? Los pueblos de Anda y Árabe, en el distrito de Santo Domingo de Anda y Alto Marona, Porvenir de Marona y Flores de Belén, en el distrito de Daniel Alomia Robles. Los alcaldes distritales y agricultores lo expresan.

El acto inicial de este nuevo conflicto: la convocatoria a una marcha contra las concesiones mineras para el lunes 13 de mayo, en el parque Ramón Castilla de la ciudad de Tingo María. La convocatoria a la "marcha pacífica" cuenta con el apoyo del Frente de Defensa provincial.

El objetivo concreto: el rechazo al inicio de las operaciones de las mineras Iberandina y Davis SAC en los caseríos aludidos. El inicio de las operaciones de estas empresas desencadenó la convocatoria de esta marcha a realizarse en la ciudad de Tingo María.

Sin embargo, la marcha tiene un objetivo mayor: "Pedir la suspensión de todas las concesiones mineras en trámite y tituladas otorgadas por el Instituto Geológico Minero Metalúrgico (Ingemmet) en la provincia de Leoncio Prado. Eso plantea el frente de defensa.

Hasta aquí, el discurso dominante en los actores locales que impulsan la marcha es de rechazo total a las concesiones o inversiones mineras en el Alto Huallaga. Que se suspendan todas; no aceptaran ninguna. No hay nada que dialogar.

Sin embargo, eso no significa que no exista voces discrepantes con ese discurso dominante. Los hay. Incluso, en las mismas zonas donde están las concesiones. Lo que ha pasado es que la mayoría ha impuesto un acuerdo corporativo.

Es probable que en la cancha provincial haya más voces discrepantes con la "suspensión de todas las concesiones mineras" y punto. Esas voces ya se están --y seguiran- expresando. La razón: la coca destruyo, como nadie, el bosque de esta zona sin que los actuales antimineros lo defendieran.

Un silencio salta a la vista: la indefinición del gobernador regional Juan Alvarado. Los alcaldes y los dirigentes de productores exigen que tome una posición clara al respecto. ¿Su silencio expresa a los sectores a favor de las concesiones? No lo sabemos.

La dimensión de la marcha antiminera será gravitante en la posición que adopte el gobernador regional. Aunque los actores locales presionan que señale su posición antes. Más aún, si en la campaña su posición habría sido contra las concesiones mineras.

En síntesis, tal como están las cosas, la marcha del lunes 13 de mayo próximo será el inicio de un conflicto contra las concesiones mineras, en curso y por venir, en Alto Huallaga. Por el momento, aparentemente no hay márgenes para la negociación.

Fuente: Jaime Antezana Rivera


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Fiesta ad95d509

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Expoama2019 1 82293635

Click1 43ced3e7

Olvi1 10717088