Jaime Antezana Rivera

El suicidio de Alan García: Ni honor ni dignidad, solo miedo y cobardía.

Escribe Jaime Antezana Rivera.- Tras el fallecimiento del ex presidente Alan García Perez, con las condolencias a su familia, que no tienen por qué asumir lo que éste hizo, los operadores apristas señalan que su suicidó fue como producto de una "persecución fascista".

O que lo sucedido con García Pérez "es la concreción de todo un mecanismo de persecución de búsqueda de popularidad enfermiza por parte de algunas personas induidas de poder" (Correo 17.0419).

O sea, el suicidio de este fue una "decisión de dignidad y de honor" (Mauricio Mulder dixit). Fue "un acto de honor". Y que es una persona que asume sus responsabilidades frente al Perú, frente al pueblo y frente a la historia".

Lo que buscan es presentar el suicidio de su ex jefe como el último acto de valentía frente a una persecución de fuerzas protervas o - como han llamado los alanistas- "fascistas". Casi un acto de honor, como el de Bolognesi ante los chilenos.

¿Que buscan con eso? Convertirlo en un mártir. Glorificarlo. Convertirlo en un prohombre. Elevarlo a la gloria a un hombre "inocente" y desvalido que toma esa extrema decisión ante la superioridad de sus enemigos. Ese ese objetivo.

¿Es cierto que la autoeliminación del ex presidente García Pérez es un "acto de dignidad y honor" y que, en verdad, tenía real interés en asumir sus responsabilidades con el Perú, el pueblo y la historia? La respuesta es no.

Su autoeliminación es una decisión fruto del miedo y cobardía a la cárcel. Le tenía pánico. Eso quedo en evidencia cuando –hace meses- fracaso en su intento de obtener asilo en Uruguay. Fue un acto para evadir la justicia.

Su suicidio es un acto de evasión de sus responsabilidades frente al Perú, frente al pueblo no aprista y la historia. Podrá, desde la juridicidad, quedar como inocente. Pero para Accomarca, Cayara, los penales, los indígenas del “Baguazo”, etc. es culpable.

Y en cuanto a la corrupción, quedara como uno de los ex presidentes más corruptos de nuestra historia republicana, solo superado por Alberto Fujimori. Miedo y cobardía a enfrentar sus responsabilidades es el significado más profundo de su suicidio.

Fuente: Jaime Antezana Rivera


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Olvi1 10717088

Star2 1b4555d5


Más leídas - Jaime Antezana Rivera