Jorge Apolitano Rodríguez

El suicidio: ¿Acto de honor o enfermedad?

Escribe Dr. Jorge Apolitano Rodríguez.- Investigando algunos autores que han estudiado las causas del suicidio no han encontrado que sea un acto de honor y de hombres valientes, más bien es una autoagresión llevada a cabo  con la intención de  morir o un acto por el que una persona de forma deliberada se provoca la muerte.

Los estudiosos han concedido que por lo general el suicidio es consecuencia de la desesperación derivada a una enfermedad mental, depresión, trastorno bipolar, la esquizofrenia o trastorno límite de la personalidad, abuso de sustancias o el acoso psicológico.

En cuanto al método del suicidio lo más comunes son el ahorcamiento, el envenenamiento y la manipulación de armas de fuego.  Según la OMS, unas 800 mil personas se suicidan cada año, lo que representa una tasa estimada de 11,4 muertes por cada 100 mil habitantes

Tradicionalmente las religiones abrahámicas lo consideran un pecado, debido a su creencia en la santidad de la vida. En la era de los samuráis en Japón, el harakiri era respetado como una manera de resarcir un fracaso.

Sin embargo el suicidio consumado suele ser la consecuencia de la suma de diversos factores determinantes, precipitantes o predisponentes, ya sea de índole social, biológicos o el padecer alguna enfermedad mental como trastorno bipolar, esquizofrenia, o el abuso de sustancias, etc. En situaciones extenuantes, el suicidio puede ser empleado como un método de escape.

Recordamos que Jaime Bayly conto en una oportunidad que el ex presidente Alan García, tomo esta decisión de suicidarse en 1979 y que fue internado en una clínica limeña y fue tratado por el psiquiatra Horacio Estabridis por un problema de depresión y esquizofrenia.

Todos conocemos que el carbonato de litio es un sal inorgánica y es usada en psiquiatría rama de la  medicina para tratar el trastorno bipolar, la depresión mayor, el trastorno límite  de la personalidad y el trastorno esquizoafectivo.

A lo largo de la historia son varios los personajes que tomaron esta determinación tan extrema como es el suicidio, destacando a Nerón, Adolf Hitler, Salvador Allende entre otros. Ellos son personajes totalmente distintos que no guardan cercanía ni similitud entre uno y otro. Lo único que tienen en común es que se suicidaron cuando afrontaban el momento más crítico de sus vidas. 

Adolf Hitler mató a millones de personas por causas raciales con su régimen nazista conocido como Tercer Reich. Es recordado por sus atroces abusos a los derechos humanos y ha pasado a la historia como uno de los genocidas más repudiados. Adolf Hitler y su esposa, Eva Braun, se suicidaron.

El ex presidente de Chile Salvador Allende, siempre ha generado polémica y ha mantenido dividida a la opinión pública del país sureño. Mientras que algunos aseguran que se suicidó, otros indican que fue asesinado. 

Sin embargo, los expertos explican que las personas que padecen trastorno bipolar poseen niveles de energía muy elevados, lo que contribuye a contar con mejores grados de creatividad e inteligencia, que en muchos casos alcanza la genialidad.

El ex presidente suicida tuvo virtudes de oratoria, pero no comparto que el suicidio sea un acto de honor, o de hombres valientes, mártires o héroes. Estaba acorralado y no quiso afrontar la investigación por actos de corrupción que se le imputaba y mucho menos ponerse en manos de la justicia. Este hecho que nos sirva de reflexión, que la política es garantizar el bien común en la sociedad, es  servir y no servirse de ella.

Fuente: Jorge Apolitano Rodríguez


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Olvi1 10717088

Click1 43ced3e7

Expoama2019 1 82293635

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Fiesta ad95d509