Tecnología

Historia del automóvil

Fue en 1860 cuando se inventó el primer vehículo por motor de propulsión interna, que funcionaba con gasolina.

Si decidimos hablar de la historia del automóvil en sentido estricto deberíamos remontarnos al pasado siglo XIX, época en la que se podían ver vehículos de tracción animal, muy lejanos de los que actualmente conocemos. Fue en 1860 cuando se inventó el primer vehículo por motor de propulsión interna, que funcionaba con gasolina. A partir de entonces empezaron a salir a la venta muchos otros con diferentes características en cuanto a forma exterior, tamaño y, por supuesto, aplicaciones. Esta última parte es la que más nos preocupa hoy en día. De hecho, en 1990 comenzó también la preocupación por la seguridad y el medio ambiente. Poco a poco, todo ha ido avanzando. En el año 2000 surgió la preocupación por ahorrar combustible, lo que dio lugar a los coches de la era de la tecnología híbrida. Diez años depués se desarrollaron las baterías más económicas hasta ese momento, que tenían más eficiencias, lo que pasó a definirse como coche eléctrico. 

No se puede saber con exactitud, pero se puede intuir cuáles serán los siguientes pasos de la evolución del automóvil.

En primer lugar, todos incluirán sistemas que actualmente solo incluyen algunos. Entre estos se encuentran los siguientes:

- Un asistente que ayuda que el vehículo se mantenga en el carril, lo que evitaría que se pudiese invadir el carril colindante en caso de que el conductor se distrajera, poniendo así en peligro a los demás usuarios de la vía. Si este sistema detecta que nos cambiamos de carril de forma brusca y sin intermitente, corregiría la dirección automáticamente.

- Un sistema de controle el conocido ángulo muerto, gracias al cual el conductor tendría una mejor visibilidad de lo que está pasando a su alrededor. Estos avances funcionan mediante láseres, radares o cámaras. Entonces, todos los coches emitirán sonidos insistentes y luces estratégicamente colocados en caso de que nos acerquemos mucho a otro vehículo o de que éste pase muy cerca. De esta forma, estaríamos avisados de la presencia de otros vehículos  aunque en ese momento no los veamos.

- Aunque no veamos señales verticales a nuestro alrededor, que nos avisen del límite de velocidad permitido o de si está o no permitido el adelantamiento, podremos saberlo gracias a unas cámaras que memorizan la última información que apareció en la vía en la que circulamos. Ésta se mantendría expuesta en la pantalla del vehículo y se renovaría cuando aparecieran otras señales que, posiblemente, no hayamos visto, haciendo que el conductor sepa en todo momento a cuántos kilómetros/hora puede ir. Así se evitarían multas, pero también accidentes, ya que si no estamos seguros de la velocidad podemos ir a mucha más de la permitida o a mucha menos, lo que sería peligroso para aquellos que vienen detrás de nosotros y no están avisados de las circunstancias de nuestro automóvil.

- Un mecanismo que incorpora sensores al volante para detectar el sueño y la fatiga. Este sistema nota los pequeños cambios de dirección que el conductor va haciendo y emite unas leves vibraciones en caso de que estos sean involuntarios, es decir, si se nota que no estamos controlando el volante. Si notamos dichas vibraciones, lo más recomendable es que paremos y prosigamos cuando estemos más descansados.

- Incorporación de cámaras tanto frontales como traseras, que permitirán pmaniobrar con mucha más facilidad y visualizar mejor el estado de la vía.

- Todos los coches incluirán un sistema GPS, advertirá en caso de que estemos circulando en sentido contrario. Esta tecnología servirá, sobre todo, cuando no conocemos la zona y estamos muy perdidos, lo que puede pasar con gran frecuencia en los viajes.

- Uno de los más grandes avances, que ayudará a evitar muchos accidentes, será un sistema que obliga al conductor a que sople en una boquilla para saber si éste ha ingerido drogas o bebidas alcohólicas. En caso de que así sea, el coche no arrancará.

- Existirán también sensores que reconocerán objetos cercanos o la presencia de peatones. Se trata de un sistema que sería bastante útil en caso de que la carretera tuviese restos de accidentes como partes de neumáticos o partes pequeñas de vehículos. Asimismo, avisaría de la presencia de personas cercanas para evitar atropellos. 

- Actualmente muchos de los coches incorporan el sistema de velocidad crucero, es decir, el regulador de velocidad, pero en el futuro todos lo tendrán, añadiendo un extra que haría que también el sistema ayudase a mantener la distancia de seguridad, es decir, en caso de que el carril en el que circulamos está saturado o de que el vehículo de delante circula a una velocidad mucho menor de la nuestra, nuestro automóvil frenaría evitando que nos acercásemos demasiado.

- Se pondrá a la venta el automóvil de hidrógeno, donde este elemento y el oxígeno estarán relacionados para generar electricidad y agua. 

- Años después, aproximadamente cerca del 2030 existirá el automóvil autónomo, que carecerá de volante, lo que significa que te recogerá y llevará a donde desees. Será incluso más seguro que los coches dirigidos por personas ya que estará comunicado con otros vehículos, lo que evitará la congestión de los mismos.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos