Jaime Antezana Rivera

Venezuela: Crisis y desborde popular contra la dictadura chavista

Escribe Jaime Antezana Rivera.- La pequeña sublevación de militares de Cotiza de la madrugada del lunes 21 de enero pasado, en Caracas/Venezuela, que fue sofocada rápidamente por las fuerzas de seguridad del gobierno dictatorial de Nicolás Maduro, dio paso al estallido social.

El epicentro de ese estallido social fue Cotiza, una zona pobre que -hasta hace poco- apoyaba al régimen de Maduro: decenas de pobladores hicieron sonar sus cacerolas desde sus viviendas y, luego, pusieron barricadas y se enfrentaron con la policía.

El estallido social no cesó con la represión de las fuerzas de seguridad del gobierno. Prosiguió. No solo eso. La noche del martes 22, las protestas se extendió a otros barrios populares de Caracas: alrededor de diez barrios de Caracas.

Instalando barricas con la exigencia de libertad y el rechazo al gobierno de Maduro, los pobladores de esos barrios populares, otrora zonas de apoyo del gobierno, se enfrentaron a las fuerzas de seguridad.

Asimismo, las protestas focalizadas se extendieron a otras regiones político-administrativas de este país. En ese contexto, la Asamblea Nacional (el congreso venezolano) convocó a una marcha nacional contra el régimen chavista.

Así, el estallido social proveniente de los sectores populares que, dicho sea de paso, se habían mantenido al margen de anteriores protestas, adquirió no solo una dimensión nacional sino multitudinarias. Más que las protestas precedentes.

Se ha configurado, pues, una nueva crisis política y un gran desborde popular contra un régimen que, con la asunción de Maduro a su segundo mandato, dejó de tener la apariencia democrática que tenia.

Hasta el momento, se había reportado por lo menos nueve muertos y decenas de detenidos como producto de la brutal represión de las fuerzas de seguridad a la movilización en Caracas y otras regiones de Venezuela.

El régimen chavista, que oscila entre una narcodictadura y un Estado mafioso, es insostenible. Ya no tiene legitimidad interna ni externa y se ha profundizado, como lo mostró la sublevación de los militares de Cotiza, las fisuras al interior de las FFAA.

Ahí no acaba todo. El presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó se autoproclamo como "presidente encargado" de Venezuela. Casi inmediatamente, los gobiernos de Canadá y EEUU lo han reconocido como presidente transitorio.

También ha sido reconocido por la Organización de Estados Americanos (OEA) y los gobiernos de Chile, Brasil, Paraguay, Argentina y Ecuador. Es muy probable que otros gobiernos hagan lo mismo. Se acentúa el aislamiento de Maduro.

O sea, que en estos momentos Venezuela tiene dos gobiernos: por un lado, el gobierno de Nicolás Maduro que aún tiene el poder real y, de otro, el "gobierno transitorio" de Guaidó que es aún "formal".

La crisis y desborde popular que vive Venezuela, como queda claro, no ha llegado a su fin. Esperemos que tenga un desenlace con el menor costo social y que sean los propios venezolanos quienes lo resuelvan.

Fuente: Jaime Antezana Rivera


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652



App3 77e98d41

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Expo2 b509ba58

Olvi1 10717088