Augusto Lostaunau Moscol

Periodismo ciudadano y corrupción en el Perú de hoy

Augusto Lostaunau Moscol *

Este 2018 va llegando poco a poco a su final y será de gran recordación entre los ciudadanos peruanos. La lucha contra la corrupción ha empezado a dar sus frutos. Un indulto mal habido fue corregido. Una candidata está investigada por el financiamiento de su campaña. Un ex presidente está prófugo en los Estados Unidos de América. Un ex presidente no fue asilado. Mejor dicho: parece que la impunidad ha empezado a ceder espacio frente al avance de la justicia.

Pero, ¿qué ha generado esta situación? Una respuesta es el desarrollo, cada vez más importante, de la prensa ciudadana. Howard Rheingold sostiene que:

“Los medios digitales, en las manos de miles de millones de personas, están cambiando las instituciones y la práctica profesional del periodismo y, por lo tanto, también la propia naturaleza de la democracia. Los ciudadanos no solo están cambiando el periodismo. El periodismo define y redefine lo que significa ser un ciudadano. La democracia no solo es elegir a quienes ejercen el poder. La democracia requiere asimismo que los ciudadanos estén bien informados sobre las actividades del Estado, que sean suficientemente libres para expresar y debatir sus opiniones y que hayan sido educados a fi n de decidir por sí mismos. En lo que a esto se refiere, el periodismo es esencial en relación al concepto de «ciudadano», que yo defino como una persona libre, que no es propiedad de un monarca, sino parte de un público que influye sobre la política. Sin saber lo que están realmente haciendo aquellos que ejercen el poder, la ciudadanía no puede elegir libremente a sus líderes; y sin los medios para trasladar la opinión pública a quienes están en el poder, la ciudadanía no puede influir en la política. Como intermediario entre el ciudadano y el Estado, el periodismo no solo precede a las democracias constitucionales, sino que las hace posibles”.

Así es. El control hegemónico de la “verdad” ya no la tienen los medios de comunicación privados y negocio de sus propietarios; por el contrario, hoy la verdad está en manos de la prensa ciudadana. Aquella prensa que utiliza todos los medios electrónicos para informar. Vale decir, hoy por hoy, los medios electrónicos son utilizados por los ciudadanos para denunciar cualquier atropello de parte de la autoridad. Los vídeos circulan por la internet. Los textos son cada vez mejor elaborados y se dirigen a la denuncia del abuso del poder, la corrupción y el intento de mantener la impunidad.

Howard Rheingold agrega que:

“Los medios digitales y las redes no están transformando directamente el periodismo, pero hacen que esa transformación sea posible concediendo nuevos poderes –para lo bueno y para lo malo– a grupos enteros de personas. Hemos visto este tipo de transformación indirecta antes en la Historia: la aparición de los medios impresos de comunicación de masas en el siglo XV no creó la democracia, pero la invención de los tipos móviles permitió la aparición de la opinión pública; y la opinión pública se deshizo de los monarcas creando las constituciones. De modo similar, pero a mucha mayor escala hoy, el crecimiento explosivo de los medios digitales y las redes sociales está permitiendo que la gente transforme las herramientas, las instituciones y la forma de hacer periodismo. Con cinco mil millones de teléfonos móviles (centenares de millones de ellos equipados con cámaras) y dos mil millones de cuentas de Internet, un porcentaje significativo de la raza humana dispone de una rotativa, una estación de radio, un organizador político y un mercado en su ordenador de sobremesa y en su bolsillo. Ahora mismo, no está en absoluto claro si las instituciones en que se apoya el verdadero periodismo van a sobrevivir o cómo lo van a conseguir. Pero no hay duda de que los ciudadanos están actuando, ya no como reporteros, sino como periodistas”.

Los ciudadanos se han convertido en los verdaderos medios que luchan contra la corrupción y la injusticia. Cada vez es mayor la cantidad de información que circula por los medios electrónicos y las redes sociales sobre casos específicos de corrupción. Un vídeo grabado desde un celular moviliza más conciencias que todas las tomas hechas para un noticiero televisivo. Un texto subido al internet, es más leído que muchas notas de la prensa escrita. Es más creíble aquello que hace circular la prensa ciudadana.

Por ello, Howard Rheingold sentencia que:

“La emisión de vídeo en directo desde millones de (teléfonos) móviles inteligentes (smartphones) no es un sueño de ciencia ficción sino una realidad. La primera imagen borrosa, enviada directamente desde la escena de los ataques terroristas de 2005 en el metro de Londres fue solo el comienzo. La imagen mucho más nítida del increíble aterrizaje de un 747 en el río Hudson, enviada directamente a Twitter, fue otro hito, como también lo fue el descorazonador vídeo de la muerte de Neda Agha Soltan en las protestas que se produjeron durante las elecciones en Irán, en 2009. Los blogueros estadounidenses de izquierdas que investigaron la historia de las declaraciones racistas del senador Trent Lott y los blogueros de derechas que filtraron a la CBS los documentos sobre el historial de George W. Bush en la guerra de Vietnam eran periodistas ciudadanos. Wikileaks, las llamadas de teléfono realizadas desde el avión de United Airlines que fue secuestrado durante los ataques terroristas del 11 de septiembre, el uso de mensajes SMS para monitorizar el fraude electoral en Kenia, los informes que llegaban vía Twitter durante las primeras horas de los ataques terroristas en Bombay… la lista podría extenderse varias páginas”.

Siempre se proclamó que la lucha contra las mafias de la corrupción debe ser un acto de la propia sociedad. Hoy, la prensa ciudadana está jugando un rol muy importante en limpiar la política peruana de aquellos que han instrumentalizado el voto ciudadano para lograr un cargo público y servirse de él. Es necesario que más peruanos se incorporen a la prensa ciudadana. Todos podemos aportar en liquidar la impunidad.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652

Gogacetayoutube2 fd2a43c5

Congreso 7c7dcada

Elecciones2020 1 068e2517

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Normita3 f155fb4e


Más leídas - Augusto Lostaunau Moscol