Augusto Lostaunau Moscol

Corrupción y crisis política

Augusto Lostaunau Moscol *

En el artículo La Discusión sobre las Causas de la Corrupción **,  de Pilar Arroyo, la autora cita a Fernando Vivas; Nelson Manrique y Sinesio López en sus propuestas para tratar de entender la relación entre Corrupción y Poderes del Estado.

Según Arroyo, el analista político Fernando Vivas sostiene que:

“Concluye que este gran ciclo de corrupción gestado por las transnacionales brasileñas está asociado al poder que la tecnocracia ha adquirido en el Perú en ausencia de partidos políticos. Son los tecnócratas los operadores de la corrupción”.

Según Arroyo, Nelson Manrique sostiene que:

“Para él “Creció el poder de los lobbies, la tecnocracia se convirtió en la justificadora de este orden de cosas y se implantó la puerta giratoria: funcionarios de empresas que se convierten en ministros y luego regresan a sus empresas para disfrutar de sus recompensas. Ahí donde se concentran el poder económico, político y simbólico la democracia se pervierte y los contrapesos institucionales dejan de funcionar. La corrupción seguirá gozando de buena salud mientras esto no cambie”.

Según Arroyo, el sociólogo Sinesio López sostiene que:

“Señala que “En el Perú neoliberal post-90, los tecnócratas asumen un mayor peso político en relación con los partidos personalistas que tienen poca importancia. En realidad los tecnócratas, además de ejercer el conocimiento de los expertos, deciden en alianza con el Presidente de la República y refuerzan esta coalición con el respaldo de los poderes fácticos. Este respaldo arrebata el carácter autónomo que algunas veces tiene la tecnocracia”.

Es decir, para los tres autores citados por Pilar Arroyo, la existencia y desarrollo de la corrupción al interior de los tres Poderes del Estado en el Perú, se debe a una suerte de “ausencia” de políticos y la “presencia” de tecnócratas. Es decir, la corrupción actual existente en los diferentes gobiernos no es producto de los políticos sino; de los tecnócratas de mando medio.

Con esto, los ex presidentes de la república, los ministros, los congresistas, los gobernadores regionales y los alcaldes no serían los “culpables” de la corrupción y, por lo tanto, las denuncias, investigaciones y sanciones no tendrían porque alcanzarlos. Ellos “habrían” cometido el “error” de entregar el poder de la toma de decisiones a los “tecnócratas” que los acompañaron en sus regímenes.

Mejor dicho, los casos de corrupción conocidos sólo implicarían a los llamados tecnócratas o funcionarios de mando medio. Así que, las denuncias, investigaciones y sanciones sólo deberían alcanzarlos a ellos. Quienes ocuparon los cargos más altos del poder político del país en los últimos 40 años estarían exentos de culpabilidad alguna. Cometieron el grave error de confiar en sus funcionarios medios.

Bajo esta lógica interpretativa, los ex presidentes Alberto Fujimori, Alejandro Toledo Manrique, Alan García Pérez, Ollanta Humala Tasso y Pedro Pablo Kuczynski Godard, no serían culpables de los cargos que puedan existir en contra de ellos. Por el contrario, todos ellos serían víctimas de los tecnócratas y funcionarios de mandos medios que, durante sus gobiernos, aprovecharon para realizar actos de corrupción. Todos ellos serían víctimas de su buena fe y de creer en la capacidad moral de los tecnócratas y funcionarios de mando medio que asignaron en los cargos de confianza. Todos ellos serían políticos que gozan de buena fe y capacidad moral.

Más allá del discurso neoliberal que impera en los medios de comunicación privados y con intereses, donde se sostiene que “sólo los tecnócratas salvarán al Perú”; sucede todo lo contrario. Desde la imposición del modelo neoliberal, los altos cargos del gobierno siempre han contado con la presencia de políticos. Todos los ex presidentes, ministros, congresistas, gobernadores regionales y alcaldes son políticos. Los tecnócratas no pueden gobernar un país porque no tienen capacidad política de toma de decisiones. Los tecnócratas sólo realizan labores asignadas por quienes ocupan los altos cargos. Los tecnócratas sólo ejecutan las acciones que forman parte del plan político de los gobernantes.

Si los tecnócratas son los que han realizado los actos de corrupción –como sostienen los tres autores citados por Pilar Arroyo- es porque recibieron órdenes de los políticos que ocupaban los altos cargos del gobierno. No se puede tapar el sol con un solo dedo. No se puede tapar la corrupción con un funcionario de mando medio. Quizás la amistad existente hace imposible una percepción de la realidad.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú,

**Existe versión en PDF.


Conoce más todo sobre el Referéndum Aquí. El que se llevara acabo el 9 de diciembre del 2018.


También te puede interesar



Pre 214a9fd2

Referen2 074b4065


Más leídas - Augusto Lostaunau Moscol


Comentarios