Un comentario

La partidocracia en ocho puntos

Carlos Jara Cuevas

Analista de política internacional y políticas públicas, especial desde Londres.

Con la atención del Director de gaceta Ucayalina me permite presentar este articulo acerca de la partidocracia como teoría y concepto político, sobre el gobierno y el poder político, considero que la exposición muy y clara y contundente nos puede servir de lectura política para atender en gran medida las características en las que se ha configurado un liberalismo totalitario en el control político de las instituciones estatales de nuestra república. Es quizás el Perú el mayor experimento político en América Latina de los teóricos del liberalismo totalitario sobre la forma de gobierno y el régimen político vigente que sin ninguna duda va de la mano con una Constitución que establece la naturaleza actual del Estado de derecho basado en la condición subsidiaria del Estado haciendo del sector financiero y bancario el centro político institucional y material del poder  de la actual clase política representada en todo el arco parlamentario de los partidos políticos ahí presentes. Así con la salida de PPK se ha instalado en el gobierno una clase política burocrática y funcional a la continuidad del sistema y del modelo de crecimiento, conjuntamente con ello la ausencia de partido político detrás del Presidente Martin Vizcarra se acompaña de un gabinete de gobierno social-liberal que ha decidido establecer una neoconvivencia con la oposición afín de garantizar la alternancia política hasta el 2021 asunto que muchos auguran más que una alternancia natural un adelanto de elecciones generales presidencial y parlamentaria.  El problema del gobierno de Martin Vizcarra es que tiene solo un sendero la de continuar con la misma agenda en un esquema neofujimorista que no ha variado desde la salida del dictador Fujimori, esa línea general de continuidad uniforme hace que el partido del fujimorismo militante Fuerza Popular no acceda formalmente más allá de la oposición política y acciones tácticas con el actual gobierno. En cuanto a los demás partidos políticos son una sombra en el arco parlamentario para ejercer una oposición parlamentaria bien sea desde la centro derecha, la centro izquierda y la izquierda, a tal punto se ha llegado que su engranaje político y electoral va también acorde a ocupar su espacio como clase política del sistema de partidos a cuyo cargo está el Estado de pagar sus actividades como representantes en el Parlamento. Así se encuentra el Perú como primer país productor de cocaína estrechamente en conflicto entre el Estado formal y el ascenso de un narcoestado, esa situación observada por analistas de otras latitudes nos encuentra además de ello en un inicial proceso de conflictos sociales galopantes y una recesión económica que ya afecta en la subida de los combustibles, de los alimentos y en todo el circuito económico nacional. La crisis tendrá que manejarse desde y dentro del mismo gobierno para evitar que la crisis se resuelva en las calles de todo el Perú, por lo tanto todos los Ministerios tienen que actuar transversalmente en todos los conflictos sociales que se avecinan. Si consideramos además las próximas elecciones municipales y regionales como un termómetro político al 2021, encontramos que no hay referentes políticos partidarios solo se tiene personas y liderazgos sin partido sin doctrina y sin programa. Es hora de recuperar poder constituyente desde la institucionalidad de la Republica eso significa de una vez y por todas recuperar la República del Perú para los peruanos hay que generar una fuerza nacional republica más allá del liberalismo radical de derecha y del extremismo radical izquierdista, esa innovación de la política va convirtiéndose ya en una tarea de Estado dispuesta a cambiar el rumbo del país en lo económico y social frente a la corrupción política y a la inseguridad ciudadana. Cabe finalmente señalar que hoy en el Perú un viejo derechista o joven radical puede ser candidato en un partido de centro derecha y de izquierda los parámetros actuales demuestran que caído el comunismo, el fascismo y el nazismo la homogenización política del liberalismo totalitario y unipolar los ha convertido en las caras de la misma moneda. El siguiente texto lo cito para su lectura y discusión:…

“1. PARTIDOCRACIA: Forma de gobierno de un Estado, ya sea monárquico o republicano, por la que uno o dos grandes partidos, coexistiendo con pequeños partidos bisagra con los que se establecen acuerdos puntuales o estables, asumen el poder, durante periodos limitados en el tiempo, tras la celebración de elecciones indirectas, con listas cerradas y reparto porcentual.

2. FONDO: La forma de gobierno partidocrática implica la existencia de dos proyectos de Estado o más, dependiendo del número de partidos que puedan llegar a alcanzar el poder. La inexistencia de representación ciudadana produce una constante sensación de frustración por parte de los electores, que observan atónitos como los partidos que han votado practican, cuando llegan al gobierno, lo contrario a lo prometido en la campaña electoral (puro teatro).

3. EFECTOS: En una partidocracia lo importante no son los ciudadanos, sino los intereses particulares del partido. La partidocracia es una forma de gobierno contradictoria en sí misma, pues los partidos se consideran los “representantes” de una determinada ideología, pero desprecian la representación ciudadana, la cual condenan con la falacia del consenso, que no es otra cosa que la imposición de la voluntad de unos partidos sobre la sociedad civil, que ve mermados sus derechos y libertades en pro de los lobbies partidocrácitos y sus engranajes pseudo-ideológicos.

4. FINES: Cuando un partido alcanza el poder, jamás busca complacer a los ciudadanos, sino imponer su proyecto de Estado. Por eso los cambios de gobierno en partidocracia son una mera rutina para el sistema y en cambio un gran trauma para los ciudadanos, que observan con estupor como el nuevo gobierno deroga y pisotea lo que ha aprobado el anterior por meras consideraciones “ideológicas” e interesadas de partido, y nunca por necesidad ciudadana. Cuando un partido ocupa el Estado, puede legislar cuestiones que jamás había planteado antes de las elecciones. Su acción es imperativa y “justifica” sus obras, de nuevo, apelando a su carácter de “representante ideológico” de una parte de la ciudadanía.

5. MEDIOS: En las elecciones “partidocráticas” no importa nada el ciudadano, sino la opción ideológica (oportunista e interesada) que se plantea, por ello se permite que voten habitantes que hayan abandonado el país hace años, porque de lo que se trata en esos sufragios no es de las cuestiones particulares y generales que afectan a los nativos residentes de un determinado territorio, sino del proyecto superior que el propio partido representa en sí mismo. En la forma de gobierno partidocrática no se contempla la posibilidad de que los ciudadanos puedan revocar el mandato imperativo, sólo los partidos pueden hacerlo, porque se consideran “la voz del pueblo”.

6. ESTRUCTURA: Realmente importa poco cómo se estructuren los poderes y sus administraciones en un régimen con forma de gobierno partidocrática, porque el partido es lo fundamental, está por encima de todos, incluso de sus propios dirigentes (no digamos de los gobernados). Los paridos controlan el sistema judicial, el parlamento, el ejecutivo y el sistema financiero, etc… en forma piramidal, destacando siempre un líder, que suele ser un zote rodeado de aduladores y asesores a sueldo. El zote ostenta el poder absoluto y camufla dicho poder bajo el ya mencionado consenso y un adoctrinamiento generalizado de sus bases en particular y de los ciudadanos en general, de forma directa o indirecta, en escuelas o medios audiovisuales (cuyas licencias otorgan y controlan). Los partidos afirman, “nosotros somos el pueblo y por eso somos la democracia”. Lo cual es mentira en ambos casos.

7. FINANCIACIÓN: En una partidocracia, Nación y Estado se llegan a confundir, y se hace con maldad. La Nación queda presa del Estado, que subvenciona a los partidos y se regula a sí mismo al margen de la sociedad civil. Por eso las crisis económicas se ceban con la Nación, y son los ciudadanos los que sufren, mientras los partidos viven ajenos de la realidad de la calle bajo el paraguas de un Estado (partidos) que hunde si cabe más a su “pueblo” incrementando impuestos y limitando derechos para resguardarse de la hecatombe económica.

8. HERRAMIENTAS: La partidocracia se adueña de las herramientas reivindicativas de la sociedad civil; por ello se asocia con los sindicatos y patronales mayoritarios, a los que alimenta con subvenciones para que no se rompa el “pacto social”, es decir, para que la ciudadanía no descubra que en realidad se encuentra siempre en desamparo. El Estado protege al Estado y a todos sus miembros parasitarios. De nuevo “el consenso” se convierte en una falacia antidemocrática para justificar la partidocracia.”

PACO BONO SANZ

Diario de la República Constitucional

NOTA: Artículo inspirado en las ideas de Don Antonio García-Trevijano, recogidas en su libro de teoría política titulado “Teoría pura de la república”. Editorial el Buey Mudo. 2011.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Chela2 b2b72599

Comer3 e6883ef7

Vocacion 6ec01671Punto ec62ee0fPagina c29a18dbSaludable 5fa274c9Familia e0a9160dRegional a20152bcJne fe996a39Escape 42989b8b

Anuncioscomerciales a7590232

Pod2 e0df9c0c



Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00