Augusto Lostaunau Moscol

5 años a la distancia: Javier Diez Canseco

Augusto Lostaunau Moscol *

El 4 de mayo de 2013 partió a la eternidad Javier Diez Canseco. Víctima de un cáncer, que fue la única enfermedad que logró vencerlo, nos dejó uno de los últimos dirigentes políticos de la izquierda marxista peruana que se ganó un lugar en el aprecio y la estima de las grandes mayorías de nuestro país. Jamás la corrupción, el odio, el chantaje y la venganza pudieron con él. La cárcel y el destierro fortalecieron más sus ideales y principios por construir un Perú socialista y verdaderamente justo. Nacido en Lima el 24 de marzo de 1948, en el seno de una familia de antiguo abolengo, se inclinó desde muy joven en la lucha de los más pobres y jamás beneficiados.

Su juventud se caracterizó por sus estudios de Derecho en la PUCP y de Sociología en la UNMSM, los cuales los alternaba con su militancia en Vanguardia Revolucionaria y el trabajo en los sindicatos de la capital y El Callao. Un estudiante militante de izquierda marxista típico de los años 1960; 1970 y 1980. Muchas veces hasta se dejaba de estudiar cuando el partido destacaba funciones en el campo social. Una militancia ejemplar e inimitable, incluso impensable, en los años actuales, donde una universidad venida a menos, neoliberal y posmoderna, sólo inculca el aprecio por el dinero y los grados académicos.

Como dirigente de Vanguardia Revolucionario dio una batalla muy dura a la dictadura militar, principalmente a la segunda fase dirigida por el General Francisco Morales-Bermúdez, lo cual le significó persecución política permanente. Incluso, lo intentaron asesinar y desaparecer en Argentina, como parte del Plan Cóndor, dirigido por la CIA y ejecutado por las dictaduras del Cono Sur. A su regreso, fue electo para formar parte del Congreso Constituyente de 1978-1979. La Constitución Política del Perú de 1979, nos acercó a la justicia social gracias a los aportes de los constituyentes de izquierda, destacando Javier Diez-Canseco por su demostración de humildad y humanismo.

En el discurso de clausura del III Congreso Nacional de Vanguardia Revolucionaria (enero de 1983), indicó que:
“Izquierda Unida es una creación del movimiento popular peruano. Izquierda Unida es un logro de la clase obrera, del campesinado, de los pobres de la ciudad, de la intelectualidad revolucionaria. Ese espacio que ha abierto IU es el espacio, la puerta, por la que se abre camino un movimiento social distinto a los anteriores, libre de la tutela del reformismo demagógico aprista, del populismo accio-pepecista o de las alternativas reaccionarias o fascistoides que representó el pradismo o el odrismo en el país. No es más este contingente popular una fuerza dispuesta a ser utilería de la reacción”.

Es que, Izquierda Unida nació del empuje de las grandes masas de la ciudad y el campo, por construir una verdadera alternativa de cambio. Un cambio viable que transformaría al país desde sus bases y a favor de las grandes mayorías. Por ello, Izquierda Unida fue una esperanza que, al interior del país, se reflejó en la participación popular. Fueron cientos los dirigentes populares (comunidades campesinas, pueblos jóvenes, mercados y paraditas, sindicatos, gremios estudiantiles, etc.) quienes día a día construyeron la militancia y la mística de Izquierda Unida. Hoy eso se percibe a la distancia. Tan lejos han quedado aquellos tiempos.

Es a partir de mayo de 1983 que, junto a dirigentes de Vanguardia Revolucionaria, un sector del MIR y del PCR, se inició un proceso de unificación de los sectores mariateguistas del Perú, que, finalmente, llevó la formación del Partido Unificado Mariateguista (PUM) del cual Javier Diez Canseco fue Secretario General. El PUM libró una dura batalla contra la corrupción y la violencia del gobierno de Alan García Pérez (1985-1990). Fue en esos años que logré conocer a Javier Diez Canseco y pudimos realizar muchas conversaciones sobre la realidad nacional e internacional de aquellos años. Además, sus ideas y consejos fueron muy útiles en la lucha universitaria que realizamos contra la infiltración del Partido Aprista Peruano en la Universidad Nacional Federico Villarreal. Fueron años de lucha de estudiantes que exigían la democracia en la UNFV contra los búfalos y delincuentes a sueldo que buscaban hegemonizar el control de la universidad.

Esas acciones y vivencias fortalecieron nuestro acercamiento a Javier y al partido.

Su lucha continúo contra el fujimorato y los gobiernos neoliberales del siglo XXI. Eso ha significado que, incluso hasta después de su muerte, existan viciosos representantes del modelo económico y de la corrupción que hayan buscado degradarlo, acusándolo de realizar chantajes. Son voces de la podredumbre que intentan manchar la figura y el recuerdo de uno de los políticos de izquierda marxista que gozó, y seguirá gozando, del aprecio y respeto popular. Se dice que hasta los peores enemigos en el punto más álgido de la batalla, se reconocen y se saludan. Esa costumbre ha sido olvidada por los representantes de la lumpen-política y los miembros de la narco-burguesía hoy en el poder.

Javier Diez Canseco, hoy, cinco años después, tu recuerdo es más grato a la distancia.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Aplicacionnueva b20fadd9

Vocacion 6ec01671Regional a20152bcFamilia e0a9160dPagina c29a18dbJne fe996a39Saludable 5fa274c9Escape 42989b8bPunto ec62ee0f

Horocopo3 99555a02

Qatar 3a017fa6



Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00