Augusto Lostaunau Moscol

Una cumbre para el olvido

Augusto Lostaunau Moscol *

Lima ha sido la sede de la VIII Cumbre de las Américas. Una cumbre que pasará al olvido ya sea por lo pésimo de su organización, el nivel de la información y por los acuerdos finales.

Desde un principio, la Cumbre estaba dirigida al fracaso. La invitación y des-invitación que realizó el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski al Presidente Nicolás Maduro, significó la primera gran demostración de la intolerancia y el totalitarismo ideológico imperante entre los organizadores. De esta manera, no se cumplió con el respeto a la libre determinación de los pueblos. Si el modelo implementado en Venezuela desde Hugo Chávez es el “principal” problema, la Cumbre era el espacio político para hacerlo saber. Pero, criticar duramente y no permitir la palabra no es una demostración de “gobernabilidad democrática. Desde ese momento, la Cumbre ya estaba manchada. El –por ahora- presidente Martín Vizcarra no corrigió dicha demostración de radicalismo y, por el contrario, la acentuó con sus comentarios hechos para ganar bancadas en el Congreso de la República.

La ausencia de Donald Trump, quien se quedó en su país para dirigir “asuntos verdaderamente importantes”, demuestra el nivel de importancia que el actual gobierno de los Estados Unidos le asigna a la Cumbre. Es más importante tirar bombas sobre ciudades que iniciar políticas para luchar contra la corrupción y la discriminación. Hubiese sido interesante escuchar a Trump hablar sobre la importancia de luchar contra la discriminación subido en un muro que separa países. Pero, esa ausencia “forzada” fue cubierta por su hija Ivanka. La señora Ivanka Trump se ganó todos los flashes y las miradas. La prensa nuestra (esa prensa amaestrada por el dinero) estaba encandilada por su belleza. En todo momento se destacó que era “una importante empresaria”. O sea, bella y empresaria. Que era muy joven y atlética. O sea, bella, empresaria, joven y atlética. Que tiene su propia línea de ropa. Mejor dicho: bella, rubia, alta y vestida a la moda. El sueño de todo alienado que acepta que la belleza es de piel blanca. ¿Cuántas Ivankas han nacido en los últimos días? ¿Cuántas nacerán en los próximos días?

Y, para completar esta Cumbre que se convirtió en la Semana de la Moda de Lima, no se dejó pasar la noticia de los “platos bandera” que comerían los invitados. Tragos. Bailes. Danzas. La Cumbre se convirtió en una suerte de Feria Nacional de la Huachafería. ¿Y la política? No estaba invitada. La cancelaron.

Pese a todo este circo cumbrense, los mandatarios y representantes (burlescamente llamados “líderes”) lograron reunirse. Después de mucha comida y bebida; baile y danza; desfile de modas y más; lograron reunirse y elaboraron un documento que busca implementar los siguientes puntos:
-Transparencia y acceso a la información.
-Participación de la sociedad civil en el seguimiento de la gestión gubernamental.
-Protección de informantes y libertad de expresión.
-Educación en valores democráticos.
-Rol del sector privado en la lucha contra la corrupción.
-Financiamiento de los partidos políticos.
-Transparencia en obras públicas y compras gubernamentales.
-Intercambio de información y evidencia jurídica entre las fiscalías.
-Cooperación entre los sectores bancario y judicial.
-Profundización de iniciativas de recuperación de activos.
-Medidas contra el cohecho y soborno internacional.

Mejor dicho; más de lo mismo. Sobre estos puntos ya tenemos leyes que no se cumplen. Lo interesante es que se busca incluir a los empresarios en la lucha contra la corrupción. Simplemente suena increíble. En el Perú, un grupo de empresarios de la construcción (y dueños de medios de comunicación) fueron enviados a prisión preventiva –aunque en forma inmediata salieron de prisión- precisamente por haber cometidos actos de corrupción. ¿Los empresarios serán juez y parte? Es simplemente un atentado contra la libertad del pueblo a exigir justicia.

El portal France 24 señala que:
“El acuerdo firmado por los países que participaron en la VIII Cumbre de las Américas se divide en siete capítulos que proponen, en total, 57 soluciones para que cada Gobierno implemente en la lucha contra la corrupción y en otros temas…Las propuestas pretenden fortalecer la democracia, incrementar la confianza de los ciudadanos, prevenir la corrupción en contratos públicos y en el financiamiento de campañas en periodos electorales, entre otros”.

Interesante resaltado el del portal France 24: Fortalecer la democracia. Cuando, es bajo el modelo democrático electoral donde se han producido la mayor cantidad de casos de corrupción en América Latina. No existe país en nuestra región donde un presidente electo haya estado vinculado en casos de corrupción. Casos como Salvador Allende (en Chile) o José Mujica (en Uruguay) son la excepción. Nosotros tenemos un bicentenario de corrupción.

Cabe resaltar que, en medio de la Cumbre, los opositores al régimen de Nicolás Maduro –tanto venezolanos residentes en Lima como miembros de partidos políticos vinculados a casos de corrupción- realizaron una manifestación contra la presencia de los representantes de ese país en la Cumbre. Y la policía no los reprimió. Esperemos que ese mismo accionar tenga la Policía Nacional del Perú con los ciudadanos peruanos que marchan en las calles de las ciudades del país exigiendo sanción contra los corruptos. Esperemos que un ciudadano peruano sea tratado con respeto en su propio país por las autoridades que –según ley- lo deben defender.

Como ya se dijo, la Cumbre simplemente fracasó. Es el primer gran fracaso del presidente Vizcarra. Y estamos seguros que no será el último. Pronto se conocerán más casos de corrupción. Pronto habrá más escándalos. Pronto todos se olvidarán de la Cumbre.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú.

Banner grande

Más leídas - Augusto Lostaunau Moscol

Comentarios